miércoles, diciembre 14, 2011

La crísis como oportunidad para evolucionar


Mis hijas y el hijo de mi pareja
Hace un año compartí una lista de agradecimientos que en realidad escribí el año anterior, por estas fechas. Quería reconocer públicamente los gestos de cariño, empatía y ayuda de familia, amigos y conocidos.

Este año he podido escribir un post resumiendo todo lo que he conseguido a lo largo de los últimos tres años, y en especial cómo ha culminado todo mi esfuerzo el los meses más recientes.

No se me olvida, ni quiero que se me olvide, que hace sólo dos navidades mis hijas recibieron regalos de navidad de una organización caritativa. Recuerdo echarme a llorar cuando dos voluntarias entraron en mi apartamento con dos bolsas enormes llenas de juguetes envueltos para mis nenas. Y cuando me dieron una tarjeta-regalo para comprar la cena de navidad, entendí lo que significa el que alguien te tienda una mano en los peores momentos.

Es difícil haber tenido buena posición personal y profesional y perderlo todo. Y sé que muchas personas que lean esto pueden encontrarse en semejante encrucijada.

¿Cómo me mantuve a flote? Escribiendo, creyendo en mis habilidades, a veces llorando cuando mis hijas dormían, pero tenía (y sigo teniendo) ese hambre del que hablaba Steve Jobs … Esas ganas de aprender, de mejorar, y de ingeniármelas para salir adelante. Y lo conseguí.

En Miami, un día después de aceptar el puesto de editora
Hace unos días recibí un e mail de una amiga felicitándome por mi nuevo puesto de editora jefe en VOXXI Mujer. Era el primer e mail que me enviaba en un año, y me confesaba que su silencio se debía a su enfado porque yo no le había dedicado el tiempo y atención que una amiga merece. Me dolió, claro.

Pensé que era imposible que ella me enviara semejante correo, si en realidad fuera consciente de que como madre, todos mis esfuerzos debían dirigirse a encontrar la manera de remontar profesionalmente y personalmente. Que realmente había pasado momentos de verdadera necesidad y que una amiga que se precie comprende que lo primero es sacar adelante a los hijos, como sea. En fin, no respondí al correo, y aunque mi lucha me haya hecho perder amigos en el camino, que quizá nunca lo fueron, me ha hecho ganar muchas más cosas: empatía, otros amigos más afines, perspectiva, fe, satisfacción, amor, el poder dormir por las noches, y disfrutar de mis hijas y de la vida.

Este año, como hice el año pasado, yo donaré a la organización que me ayudó a mí. Y seguiré como reza el dicho: a Dios rogando y con el mazo dando.
¡Felices fiestas!

Si te gusta este blog, sígueme en Facebook o Twitter
Lorraine C. Ladish es autora de 17 libros, y una experta mamá latina. Desde Diciembre de 2011, es editora jefe de la sección VOXXI Mujer en www.voxxi.com

7 comentarios:

Lola Romero Gil dijo...

Lorraine, acabo de conocerte por medio del muro de FB de una amiga en común. Me he sentido identificada con tu historia, no sabes cómo. Estoy en el mismo camino y parecidas circunstancias a las tuyas. Yo también lo tuve todo,económicamente, y me he visto sola con mis hijos,de repente. Y estoy saliendo a flote con mi pasión de siempre: escribir. Felicidades, me alegra mucho que te vaya bien, y gracias por tu testimonio,valiente y sincero.Es otro ejemplo más para seguir con mayor ánimo. Gracias, y un beso.

Lorraine C. Ladish dijo...

Gracias x comentar, y bueno, sólo y puedo decir que paciencia y ánimo. No cejar en el empeño, concentrarse en soluciones, pedir ayuda y reiventarse. Un beso enorme enorme.

jimmy dijo...

No sabia esta parte....enhorabuena, resulta inspirador por que estoy strugling en estos mismos momentos por la situación económica como no te puedes imaginar como

Lorraine C. Ladish dijo...

Jimmy, sí, sí me lo puedo imaginar. Yo sé lo que es no tener comida en el frigorífico, ni gasolina para conducir y eso en USA es primordial. No hay que perder la esperanza, sobre todo en los peores momentos.

ciri dijo...

Hola, es inspirador leer estos reportajes, para ya no quejarnos tanto de las nimiedades que a veces sufrimos, ya que la vida es como la rueda de la fortuna a veces estamos arriba, enmedio y abajo.

Laura @SuperGlueMom @MOMables dijo...

Lorraine,
Me encanto este post! Yo misma he visto a mi madre hacer lo que sea para sacarnos adelante y tambien he observado a gente que creiamos que eran amistades antes no hacernos caso y luego (una vez que nos saco adelante) llamarnos para re-establecer la relacion. Ahora, siendo madre, entiendo perfectamente como las amistades se desintegran si no son realmente verdaderas de un principio.

Hoy, mande mi paquete anual a una familia para sus hijos de navidad completa con una tarjeta de regalo al supermercado para que compren la cena de navidad! me alegra saber que eso trae mucha alegria a una familia. :)

Lorraine C. Ladish dijo...

Gracias, Laura. Lo cierto es que sí, ayuda mucho. Gracias a Dios ya no lo necesito, pero nunca olvidaré esa navidad. BESOS