miércoles, octubre 26, 2011

Escribir un blog para cambiar tu vida


Entrando en el túnel
Ya he contado antes que empecé a escribir el blog Diario del Éxito para darme ánimos en momentos personales y globales difíciles que incluyeron una recesión, desempleo, divorcio y quiebra personal. Si además, lograba dar ánimos a otras personas que pasaban por un trance parecido, pues mucho mejor.

Me marqué la pauta de escribir entre dos y tres entradas por semana, mientras buscaba trabajo escribiendo, que es lo mío, o traduciendo, a la vez que resolvía mis complejos retos personales y sacaba adelante a mis hijas.

Empecé Success Diaries en inglés primero, y luego consideré que sería bueno tenerlo en ambos idiomas, así que traduje cada post al español. Una colega escritora que tiene un blog en Hola.com me sugirió hablar con la editora para incluir el mío, y así ocurrió que está Diario del Éxito en Hola.com, lo cual me proporcionó más lectores.

Con mi pequeña
Mirando hacia delante
Alguien se fijó en lo que hacía y me contrató para escribir blogs pagados, y así fue como empecé a aprender SEO (search engine optimization). Otra empresa me contrató para escribir contenido para páginas web y así aprendí más sobre escribir para Internet. No eran temas que me apasionaran, pero me lo tomé como un aprendizaje y por supuesto, una forma digna de ingresar dinero. Entonces tuve que reducir mis posts en Diario del éxito a dos por semana al aumentar mi carga de trabajo remunerado.

Para cuando me presenté para ser redactora y editora de Consejos de mamá en About.com del NY Times Co, ya sabía bastante de SEO y el concepto de escribir para la red, pero el proceso de selección me aportó aún más. Cuando me eligieron para encargarme de esa sección, comprendí que ningún curso me iba a enseñar más que el hecho de tener que trabajar a diario con las herramientas de metadata, HTML, tags, palabras clave, enlaces y el uso del idioma en la red. 

Por falta de tiempo, reduje mis entradas en Diario del Éxito a una por semana en ambos idiomas. Además ya no traducía siempre los posts, sino que a veces  eran (y son) distintos en inglés que en español.

Escribí un libro basado en este blog, que saldrá en febrero del 2012, editado por ediciones Obelisco, y también empecé a colaborar con la revista online para mamás latinas Mamiverse, en inglés. Además, hay otros proyectos en marcha que –supersticiosa que es una – no quiero contar para que no se gafen.

Mis hijas: mi motor de vida
Saliendo del otro lado del túnel
El resumen es que algo que comencé sin cobrar nada por ello – este blog – me mantuvo la moral a flote a la vez que me ayudó a crear una platforma en Internet. He conseguido reinventarme, adaptarme al medio y vivir exclusivamente de lo que me gusta, que es escribir.

La crisis global sigue y muchas personas están sin empleo, sin saber qué hacer. Yo miro atrás y recuerdo lo difícil que es levantarte cada mañana cuando lo perdiste todo.

Si es tu caso, no desesperes, céntrate en algo que te anime cada día, y hazlo, mientras buscas soluciones. Los días pasan, lo hagas o no, y espero que llegue el día en que como yo ahora, puedas pensar … “No sé cómo lo hice, pero todo ese esfuerzo mereció la pena”.

Mis entradas en Diario del Éxito ahora son sólo semanales, pero no abandono, porque sé que todavía hay personas que podrían encontrar aliento aquí, aunque sea sólo el suficiente para dar el siguiente paso.

¡Gracias por seguirme!

Si te gusta este blog, sígueme en Facebook o Twitter.
Diario del Éxito sera un libro en febrero de 2012, editado por ediciones Obelisco. Para saber más de mis libros: www.lorrainecladish.com

miércoles, octubre 19, 2011

No es cuestión de ganar, sino de llegar


Con mis hijas después de la carrera
Algunos sabéis que me entreno para correr una media maratón. Pues bien, parte de mi entrenamiento se fue al garete porque me resfrié de tal manera que si no me llego a cuidar, eso termina en bronquitis. Tuve que bajar el ritmo del entrenamiento – algunos días incluso sólo caminar o descansar – y tomar antibióticos.

El caso es que el pasado sábado 15 pude participar en una carrera de 7k, y disfrutarla de principio a fin. En la salida, miraba a otros corredores, hablaba con ellos, y la energía, el entusiasmo y la determinación del grupo era contagiosa.

Según avanzaba en el camino, iba pasando junto a personas que me inspiraban: hombres y mujeres mucho mayores que yo (el más mayor que corrió ese día tenía 85 años y terminó la carrera en menos de una hora), niños, personas de todos los tamaños y tallas. Pero todos teníamos en común una cosa: queríamos terminar esos 7 kilómetros como fuera.

Mi mayor aliciente para llegar a la meta a una mayor velocidad de la habitual, era el saber que al final del recorrido estaba mi familia esperándome.

En cuanto giré la última esquina y vi los ojos abiertos de mi hija de 10 años, y su carita de felicidad animándome, corrí más deprisa. Ella y el hijo de mi pareja, que tiene 8 añitos, se me pusieron uno a cada lado y me acompañaron corriendo hasta la meta, aplaudiéndome y diciéndome que sí podía llegar.

Por el rabillo del ojo vi a mi novio junto a la meta, sonriendo. Aunque no es corredor, me apoya, porque entiende lo que es tener pasión por algo. Los dos compartimos otra carrera de larga distancia que es la profesión de la escritura.   

Entrenar para la maratón del 20 de noviembre – para la que queda un mes -  me ha hecho correr distancias mayores de 7 kilómetros, así que la carrera me resultó fácil y divertida.
Lo que aprendí con eso es aplicable a la vida: si haces más de lo que crees que eres capaz, cuando vuelves a tu ritmo habitual, te parece un paseo.

Ese día no gané ninguna medalla, pero gané lo siguiente:

·      La satisfacción de reducir el tiempo que suelo tardar en recorrer esa misma distancia.
·      El gozo de ver las expresiones de orgullo de mis hijos y de mi pareja.
·      Saber que pertenezco a un gran grupo de personas que se comprometen con alcanzar una meta y lo hacen, sea como sea.

Eso, no tiene precio.

Si te gusta este blog, sígueme en Facebook o Twitter.
Diario del Éxito sera un libro en febrero de 2012, editado por ediciones Obelisco. Para saber más de mis libros: www.lorrainecladish.com

martes, octubre 11, 2011

Su lápida me inspira a seguir corriendo, a vivir con más intensidad


Cuando salgo a correr, a menudo paso delante de la placa conmemorativa que se ve en la foto. Es en memoria de una niña que fue atropellada por un coche en 1996. Tenía 12 años cuando murió.

Cuando llegué a casa después de tomar esa fotografía, hace ya unos meses, busqué su nombre en Google. Leí que la atropelló un conductor borracho que se saltó un semáforo en rojo. Alycia murió al instante y su amiguito de la misma edad fue gravemente herido, pero sobrevivió. Volvían de casa de un amigo de hacer los deberes.

Por lo visto el conductor pasó un tiempo en la cárcel pero a la larga lo dejaron en libertad. Leí los testimonios de los amigos que estaban con ella esa noche, y las palabras de dolor de los padres. Esa noche me costó dormir.

Ahora cada vez que veo su pequeño santuario junto a la acera en la intersección donde fue atropellada, saludo a Alycia. Pienso en sus padres y en su amiguito. Pienso también en mis hijas. Pienso en la vida.

Cuando paso por su lado siento mis pies golpear el asfalto y, aunque esté cansada, aunque haga calor, me siento bien. Estoy viva, mis hijas están sanas, y mis seres queridos a salvo. Ojalá y dure mucho tiempo, pero nunca se sabe, y ella me lo recuerda siempre. Hay que sacarle jugo a la vida mientras dure.

Durante el resto de mi carrera hago una lista mental de todo aquello por lo que estoy agradecida. Y aunque tenga ganas de parar, corro, porque Alycia no puede y yo sí. En su honor, disfruto cada minuto de la carrera, y de la vida. 

Si te gusta este blog, sígueme en Facebook o Twitter.
Diario del Éxito sera un libro a finales del 2001, editado por ediciones Obelisco. Para saber más de mis libros: www.lorrainecladish.com

miércoles, octubre 05, 2011

Susie Wang, 100% Pure, 100% éxito



No es fácil encontrar productos que son afines a tu piel y a tus sentidos.  Es aún más difícil encontrar productos asequibles que cumplan los anteriores criterios. Sin embargo, después de probar algunos productos de la marca 100% Pure, encontré que eran exactamente así.

Además, la compañía se esmera en proporcionar información acerca de los productos en su web y se nota que es algo más que un negocio. Parece el resultado de una pasión. Quise saber quién estaba detrás de la marca de olores sutiles y naturales y con un empaquetado tan cuidado, y cuyas cremas mejoraban mi piel y mi ánimo.

Susie Wang, fundadora de 100% Pure, se tomó la molestia de responder a mis preguntas. Susie lanzó su marca de productos naturales en el 2005.  

Susie Wang
LCL- ¿Cómo, cuando y por qué fundaste 100% Pure?

SW- Cuando iba a la Universidad, inventé una manera de estabilizar ingredientes naturales e impedir que se oxidaran en productos de belleza y patenté el proceso. Algunas de las compañías de cosmética más grandes del mundo me pidieron que formulara y desarrollara productos para ellos. Era mi trabajo soñado, así que interrumpí mis estudios y empecé a trabajar con fórmulas y a desarrollar productos para algunos de los gigantes de la cosmética. Fue en estos tiempos cuando aprendí los peligros de algunos productos químicos que hay en los cosméticos. Un día en el laboratorio, por error volqué un producto químico sobre la mesa y literalmente quemó la superficie de la mesa del laboratorio. Luego descubrí que muchos de los productos químicos son tóxicos y que producen cáncer. Entonces decidí lanzar una línea de productos saludables, puros y nutritivos que fueran mejores par alas mujeres que las alternativas químicas tan agresivas.

LCL- ¿Cuales han sido tus mayores retos y cómo los has superado?

SW- El reto mayor ya sido contratar a las personas correctas. Al principio no sabía contratar bien y he tenido algunos empleados realmente raros. Desde entonces pido los antecedentes y el historial de cada uno, y mi prometido también tiene que aprobarlos.

LCL- ¿Cuáles son las mayores recompensas que te ha dado 100% Pure?

SW- Ser honesta con las mujeres y ayudarlas a no contaminar su cutis y su sistema circulatorio y en lugar de eso ayudarlas a nutrir su piel. Y que tenemos los recursos para ayudar a los animales.

LCL- ¿Qué te queda por hacer?

SW- Un día me gustaría abrir un santuario de animales para ayudar a animales que nadie quiere, donde puedan vivir bien. También quiero viajar por el mundo. He visitado muchos países de Asia y Europa, pero me encantaría visitar África, el Amazonas, la Inda, Australia y Suramérica.  

LCL- ¿Qué les dirías a otras personas que quieran hacer realidad su sueño?

SW- ¡Les animaría! No hay nada mejor que hacer lo que te apasiona. Es peor vivir tu vida entera sin intentar siquiera conseguir cumplir un sueño. Es mejor al menos intentarlo.

Mis productos favoritos de 100%Pure:

Crema hidratante con color
Llevo un tiempo usando los productos de 100% Pure y estos son mis favoritos:

Skin Brightening Collection Estupendo para pieles cansadas. La limpiadora espumosa es suave y revitalizante. La mascarilla y exfoliante te reanima, y la crema de noche es nutritiva y calmante. Me encanta esta línea.  

Organic Cucumber Eye Cream GelMe gusta el olor, la consistencia y que te ilumina el contorno de ojos. Se absorber rápidamente y el envase contiene el doble de cantidad que cualquier otra crema de ojos.

Blood Orange Body ButterMe fascina. El olor es revitalizante sin ser demasiado pesado. Tiene una consistencia muy densa y tienes que calentar el producto entre los dedos antes de aplicarlo. Es nutritivo y da brillo a la piel del cuerpo. 

Fruit Pigmented Luminescent PowderEstá entre un polvo bronceador y un colorete. Proporciona la luminosidad justa, sin parecer que vas demasiado maquillada.

Fruit Pigmented Lip CreamsticksSon lápices labiales que también perfilan. Tienen una consistencia muy suave y agradable. Sientes los labios hidratados y es cómodo y fácil de usar.

Para comprar 100% Pure En los EE.UU.:

Para comprar 100% Pure en Europa:


Si te gusta este blog, sígueme en Facebook o Twitter.
Diario del Éxito sera un libro a finales del 2001, editado por ediciones Obelisco. Para saber más de mis libros: www.lorrainecladish.com