martes, julio 05, 2011

Rosa García Perea, el corazón de la editorial Jirones de Azul


Entrevista con Rosa García Perea, Coria del Río (Sevilla) 1965

Inicia su trayectoria literaria en 1992 quedando finalista en el Premio de Relatos “Punto de Encuentro” de Uruguay, con el relato “El Caleidoscopio”. En 2001 ve la luz su primer libro de poemas “Jirones de Azul” en Ediciones Torremozas. Siguieron “Las tres miradas del Cíclope” y “Como las manos de Pandora”. Ha impartido talleres de Creación Literaria, y de Estimulación de la Creatividad Poética y Jornadas de Fomento a la Lectura para niños y para adultos. Creó y dirigió la revista literaria digital Jirones de Azul y más tarde la revista Palabras Descalzas. Es colaboradora habitual de programas radiofónicos y televisivos, así como de diarios de prensa como columnista de opinión. Actualmente dirige la Editorial Jirones de Azul junto a Esperanza García. Este otoño verá la luz su novela Mesa para una.

LCL.- ¿Cual es tu definición del éxito?
RGP.- El éxito es el premio sorpresa que no esperas cuando llevas años trabajando muy duramente y casi has perdido la esperanza de que tu proyecto funcione.

LCL.-¿Crees que lo has conseguido?
RGP.- Parafraseo a Óscar Wilde diciendo que un tonto nunca se repone de un éxito. Por eso quiero creer que aun no, para seguir luchando pensando que es un espejismo, sólo una sensación que ocultas para que no se desvanezca.

LCL.- ¿Cuándo, cómo y por qué nació Jirones de Azul?
RGP.- Jirones nace como revista digital en el año 2004, para convertirse en editorial en papel en el año 2006. Nace por varios motivos. En el año 2005 cumplí 40 años y no quería dejar pasar una edad tan especial sin cumplir uno de mis mayores sueños, eso unido a que veía que en Sevilla hacía falta una editorial que le diera voz a los noveles y que mirara a la ciudad con ojos nuevos. Y como golpe final, una conversación con la que ha sido mi editora en Madrid, Luzmaría Jiménez Faro, en la que me dejó claro que si crees en algo tienes que luchar con fe por ello.
Por eso el primer día laborable del 2006 me fui con mis papeles debajo del brazo a crear mi empresa, que como sede social tenía el salón de mi casa, y como colaborador directo, mi gato. Los primeros meses fueron muy duros, pero muy especiales. Los volvería a repetir.

LCL.- ¿Cuales han sido tus mayores retos en el proyecto?
RGP.- Aunque yo venía del mundo empresarial (fui directora de marketing muchos años) entraba en un sector nuevo, del que no conocía absolutamente nada, y en el que iba a invertir todo el dinero que tenía. Además era (es) un sector que se encontraba en un periodo de transformación (del papel al mundo digital) y en el 2006 comenzaba una de las peores crisis económicas que hemos conocido. Era como entrar a vender libros en mitad de un bombardeo.
Pero al contrario de hacernos desfallecer, lo hemos tomado como un reto que nos va a servir para ser más fuertes, más profesionales. Hemos aprendido a base golpes, de caernos al suelo y volvernos a levantar con más ilusión.

LCL.- ¿Y las mayores satisfacciones?
RGP.- Profesionalmente, la mayor satisfacción ha sido mirar hacia atrás y ver que en cinco años hemos conseguido "parir" casi 200 libros, de los cuales muchos han sido grandes éxitos de escritores que publicaban su primer libro.
Personalmente, la mayor satisfacción me la llevo todas las mañanas cuando veo la cara de mi equipo, sonriente y con tantas ganas de acometer proyectos, eso me borra todas las dudas.

LCL.- ¿Qué cualidades personales te han ayudado a conseguir montar y continuar tu propia editorial?
RGP.- Principalmente la tenacidad y tener muy claro que de las caidas hay que levantarse rápidamente para no perder el sitio. De nada sirve lamentarse. Y sobre todo el sentido del humor, es algo imprescindible en Jirones, es la gasolina que hace posible la continuidad de este proyecto. Puede parecer frívolo pero no hay nada más serio que el sentido del humor.

LCL.- ¿Qué te falta todavía por hacer en la vida?
RGP.- Profesionalmente todo. No me doy por satisfecha. Hoy que tengo 46 años, empezaría de nuevo cualquier proyecto, cualquier idea que me sedujera. Soy una mujer de retos, y quiero entregar la cuchara de pie.
Personalmente me falta VIVIR, así con mayúsculas. Mi vida es agitada, llena de acontecimientos. A veces bromeo con amigos diciendo que parece que vivo en una teleserie. Pero el haber comenzado esta frenética carrera por cumplir metas tan joven, me ha robado muchos momentos de felicidad suave, de ésa que te da paz. Y me faltan hijos. Hijos que ya no vendrán obviamente, pero que hubieran llenado mi vida mucho más, y estoy convencida de que no hubieran restado ni un segundo de mi vida profesional. Sé que hubiera podido compaginar las dos cosas.

LCL.- ¿Qué les dirías a otras personas que quisieran seguir tus pasos?
RGP.- Que no se asusten de los errores, que de ellos se aprende mucho más que de los éxitos. Y que se rodeen de gente buena, de la que te cargan las pilas. Sólo hay un secreto para el éxito, el trabajo y la ilusión. Es tan fácil que a veces parece imposible.


Si te gusta este blog, añádete a mi página de Facebook.
Para saber más de mis libros: www.lorrainecladish.com
Para leer mis Consejos de mamá: www.mamalatina.about.com

No hay comentarios: