viernes, febrero 25, 2011

Al mal tiempo, buena cara


Cuando atravieses un mal momento, ya sea laboral, afectivo, profesional, de salud, amistoso o financiero, pregúntate qué capítulo de tu vida terminas con ello, y qué posibilidades te abre. Un despido o el cierre de una empresa supone el fin de tu empleo, pero puede ser el comienzo de una nueva aventura empresarial, la oportunidad de descubrir qué es lo que te apasiona y el poder vivir de ello, estudiar o mudarte a otro lugar …

Una separación o un divorcio supone la conclusión del capítulo de esa relación, pero te abre a la posibilidad de conocerte mejor a ti mismo y de aprender de los errores de la relación para que la próxima sea mejor. Además te concede la libertad de conocer a otra persona que te convenga más que la anterior.

La muerte de un ser querido es triste, sin duda, pero puede suponer el descubrimiento de otras facetas de esa persona, porque la llevas en el corazón y en la memoria. Si falleció debido a una enfermedad puedes tener la oportunidad de dar apoyo a personas o familiares de personas con esa afección. Quizá descubras que te satisface recaudar fondos para la lucha contra el cáncer, por ejemplo. Podrás explorar tu espiritualidad y fortalecerte interiormente.

En todo caso, cada revés y cada pérdida te deja espacio para llenarlo con otra cosa, y si adoptas la actitud correcta entonces lo más probable es que sea algo bueno. Si lees historias de personas que han alcanzado grandes logros (aunque no es preciso que para que un logro sea importante alcance la portada del New York Times), verás que por lo general lo hicieron a raíz de una desgracia personal o un trauma – algo que a otra persona quizá lo hubiera derrotado de por vida.

Por tanto, acepta las crisis en lugar de luchar contra ellas, vive intensamente todas sus fases y aprovecha la energía renovada que traen consigo para convertirlas en el principio de algo mejor, más sólido y más profundo.

Si te gusta este blog, añádete a mi página de Facebook.
Para descargarte gratis las primeras páginas de mi más reciente libro, Volver a Empezar: cómo encontrar el amor si has perdido la esperanza haz clic aquí.

1 comentario:

Juan Luis G. dijo...

Magnífico mensaje!