viernes, febrero 25, 2011

Al mal tiempo, buena cara


Cuando atravieses un mal momento, ya sea laboral, afectivo, profesional, de salud, amistoso o financiero, pregúntate qué capítulo de tu vida terminas con ello, y qué posibilidades te abre. Un despido o el cierre de una empresa supone el fin de tu empleo, pero puede ser el comienzo de una nueva aventura empresarial, la oportunidad de descubrir qué es lo que te apasiona y el poder vivir de ello, estudiar o mudarte a otro lugar …

Una separación o un divorcio supone la conclusión del capítulo de esa relación, pero te abre a la posibilidad de conocerte mejor a ti mismo y de aprender de los errores de la relación para que la próxima sea mejor. Además te concede la libertad de conocer a otra persona que te convenga más que la anterior.

La muerte de un ser querido es triste, sin duda, pero puede suponer el descubrimiento de otras facetas de esa persona, porque la llevas en el corazón y en la memoria. Si falleció debido a una enfermedad puedes tener la oportunidad de dar apoyo a personas o familiares de personas con esa afección. Quizá descubras que te satisface recaudar fondos para la lucha contra el cáncer, por ejemplo. Podrás explorar tu espiritualidad y fortalecerte interiormente.

En todo caso, cada revés y cada pérdida te deja espacio para llenarlo con otra cosa, y si adoptas la actitud correcta entonces lo más probable es que sea algo bueno. Si lees historias de personas que han alcanzado grandes logros (aunque no es preciso que para que un logro sea importante alcance la portada del New York Times), verás que por lo general lo hicieron a raíz de una desgracia personal o un trauma – algo que a otra persona quizá lo hubiera derrotado de por vida.

Por tanto, acepta las crisis en lugar de luchar contra ellas, vive intensamente todas sus fases y aprovecha la energía renovada que traen consigo para convertirlas en el principio de algo mejor, más sólido y más profundo.

Si te gusta este blog, añádete a mi página de Facebook.
Para descargarte gratis las primeras páginas de mi más reciente libro, Volver a Empezar: cómo encontrar el amor si has perdido la esperanza haz clic aquí.

lunes, febrero 21, 2011

Cómo alcanzar el éxito personal



¿Cuál es tu definición del éxito personal? No el que crees que dicta la sociedad o el que te inculcaron de niño. ¿Qué tendría que pasar para que sientas que tu vida personal es un éxito?

Haz una lista de todos tus logros, desde los más pequeños hasta los más grandes. Puede ser algo tan sencillo como montarte a una montaña rusa cuando te daba pavor hasta algo tan difícil como cruzar el Mediterráneo a nado (exagero, claro).

Ahora evalúate como persona. ¿Cómo te describirías? Enumera primero todas tus virtudes y luego todo aquello que te gustaría cambiar o mejorar. ¿Qué pasos puedes dar para conseguir cada uno de tus objetivos personales?

Si por ejemplo quieres aprender paciencia, plantéate hacer algo que lo requiera: un proyecto a largo plazo que puede ser una manualidad, algo artístico o bien educativo.

Si quieres ser perseverante, aprende un idioma, que requiere de toda la perseverancia del mundo. Y no pares de ir a clase hasta que lo domines, ya sea que tardes diez años. Si la gente no aprende idiomas (y muchas otras cosas) es porque abandonan cuando se aburren o se les hace muy difícil.

Lo último y lo más importante del éxito personal, sería descubrir cual es tu propósito o misión de vida. Es decir, aquello que da sentido a tu vida, lo que al hacerlo te satisface y logra que sientas que has aportado algo al mundo en el que vives. Puede ser algo aparentemente insignificante, siempre y cuando a ti te llene.

Si ya has descubierto cual es tu propósito de vida, ¡enhorabuena! Pero si aún no es así, no desesperes, el hecho de estar dispuesto a encontrarlo es en sí un éxito. Mucha gente pasa por la vida sin plantearse nada de esto y sin importarle si es capaz de mejorar el mundo con su presencia.

Si te gusta este blog, añádete a mi página de Facebook.
Para saber más de mis libros, visita www.lorrainecladish.com

jueves, febrero 17, 2011

Sorteo del libro Volver a Empezar, un regalo para mis lectores.


Estoy muy contenta porque, cuando una escribe libros, y a pesar de tener ya unos cuantos publicados, nunca sabe si servirán de algo más que de catarsis. 


Afortunadamente tengo lectoras muy generosas (sois más mujeres que hombres), que me escriben por e-mail o por Facebook., o mediante comentarios en mis blogs y que me dicen qué titulo les gustó, o exactamente cómo les ayudó.

Eso es para mi un regalo que acepto con humildad y grandes dosis de agradecimiento. Quienes me leéis dais sentido a lo que escribo. Sin lectores, no habría libros.

Mi carrera editorial se ha desarrollado paralelamente a mi vida – con dos novelas que se colaron entre los títulos de no-ficción, que son los que escribo con más facilidad (y no sé por qué).

Mi libro más reciente: Volver a empezar: cómo encontrar el amor si has perdido la esperanza está teniendo muy buena acogida y eso me llena de alegría, porque puse mucho de mí en el texto.

La editorial Obelisco, que ha editado mis más recientes títulos, incluyendo éste, ha reservado algunos ejemplares del libro para regalar a mis lectores.

Para poder participar en el sorteo, sólo tienes que ir a la ficha de Volver a Empezar, haciendo clic aquí, y descargar gratis las primeras páginas del libro.

Cuando lo hayas leído, dinos mediante un correo electrónico a mail@lorrainecladish.com en qué página está este párrafo:

“Por mucho que te hayan roto el corazón, por poca confianza que tengas en los hombres y en las relaciones de pareja, estoy aquí para decirte que no sólo puedes, sino que te debes a ti misma cambiar esa actitud. Porque la actitud que tengas hacia el amor, los hombres y las relaciones será la actitud que seguramente tengas hacia todos los aspectos de tu vida. Y ni en el amor ni en ningún otro campo merece la pena tirar la toalla.”


Esto es hasta el 13 de marzo del 2011.

Bueno, pues esa es mi manera de decir ¡gracias por leerme!
Con cariño,
Lorraine

Para saber más de mis libros, visita www.lorrainecladish.com

Si te gusta este blog, añádete a mi página de Facebook.

martes, febrero 15, 2011

El perdón como tratamiento de belleza


No es fácil perdonar. Por eso el mero hecho de proponérselo es una gran virtud, un éxito incomparable. Es preciso tener una gran fortaleza de carácter para lograr incorporar el perdón a tu vida.

El resentimiento y la ira sólo corroen a quien lo siente. Leí una vez que eran igual que tomar veneno y esperar que otro sea quien sufra las consecuencias. Cualquier emoción fuerte que además seas incapaz de controlar, te ata a la persona hacia quien la sientes y es como un grillete que te impide avanzar.

Si es difícil perdonar a los demás, para algunas personas – entre las que me encuentro – es más difícil perdonarse a sí mismo. Pero es condición indispensable para poder vivir sin el sentimiento de culpa que de nada sirve si no es precisamente para desembocar en la liberación del perdón.

Sé lo que es sentir rabia hacia alguien y no poder olvidar una mala pasada. Es muy desagradable. Pero también conozco la feliz sensación de proponerme perdonar y olvidar.

Procura estudiar el rostro de las personas de una cierta edad. Las arrugas de expresión son un mapa del alma: con sólo observarlas puedes darte cuenta de si la persona es amargada o alegre, si guarda rencores o si perdona con facilidad.

La cirugía plástica no hace milagros: corrige lo externo, pero no puede suavizar un corazón convertido en roca.

¿A quién has logrado perdonar a lo largo de la vida? ¿Y en el último año? ¿A quién te gustaría poder perdonar? ¿Qué cosas te cuesta perdonarte a ti mismo? ¿Qué vas a hacer para ayudarte a conseguirlo?

Si te gusta este blog, añádete a mi página de Facebook.
Para descargarte gratis las primeras páginas de mi más reciente libro, Volver a Empezar, haz clic aquí.
Para ver todos mis libros: www.lorrainecladish.com

domingo, febrero 13, 2011

Cómo sobrevivir a la pérdida del amor


El día de San Valentín es – además de una estrategia comercial – una celebración del amor. También es un momento triste para quienes atraviesan dificultades sentimentales y a ellos dirijo este post.

Enamorarse equivale a arriesgarse al desamor. En realidad todas las relaciones terminan, si no es porque se acaba el amor, porque la muerte nos separa. Aún sabiendo esto, no es fácil ni agradable superar la pérdida del amor, no importa quién sea el que cortó la relación.

Hay un libro que procuro regalar cuando alguien pierde a su pareja ya sea porque murió o porque lo abandonó, y lo recomiendo a cualquiera que pase por ese trance. Se titula Cómo sobrevivir a la pérdida del amor, de Colgrove y Bloomfield.

Explica todos los estados por los que pasamos tras semejante pérdida, ofrece sugerencias para abordar cada etapa y salir airoso de la experiencia. El desamor deja una herida emocional que tenemos que cuidar para que se cure, y hasta que no esté cerrada, no estaremos preparados para abrir de nuevo el corazón.

Cada persona abordará este tipo de experiencia de forma diferente, dependiendo de muchos factores: edad, circunstancias personales, duración de la relación, si hay hijos o no … En algunos casos incluso se puede caer en una grave depresión que requiere atención médica. En momentos así no se debe uno hacer el fuerte. Si necesitas ayuda para salir adelante emocionalmente, ¡pídela!

Recuperarse del desamor y volver a arriesgarse a enamorarse de nuevo es un gran logro. Conozco personas que dicen que son más felices sin pareja, pero con el paso de los años he aprendido que con la pareja adecuada, la vida se hace más agradable con un compañero o compañera. Hago hincapié en “con la pareja adecuada”, claro, porque el convivir con alguien no garantiza la felicidad si la relación no es buena.

Para quienes sufran de desamor, pensad que toda crisis abre las puertas a nuevas oportunidades. Lo sé por experiencia.


Si te gusta este blog, añádete a mi página de Facebook.
Para descargarte gratis las primeras páginas de mi más reciente libro, Volver a Empezar: cómo encontrar el amor si has perdido la esperanza haz clic aquí.
www.lorrainecladish.com

viernes, febrero 11, 2011

Tu propósito o misión en la vida


Si te resulta difícil encontrar tu propósito en la vida piensa que puedes tener más de uno, que puedes cambiar de opinión y quizá tengas que probar varias cosas hasta que des en la diana.

Pregúntate también si crees que el motivo de no encontrar tu misión en la vida es que piensas que debe ser algo grandioso tipo Teresa de Calcuta y te avergüenza reconocer que lo que te gusta es ser maestra, que en comparación te parece poca cosa. Ese es un gran propósito de vida, por cierto.

Los temores desaparecen afrontándolos y lo mismo ocurre con el temor a no descubrir qué es lo que te hace vibrar. Para ayudarte a descubrir tu propósito de vida, hazte las siguientes preguntas:

¿Qué harías todos los días aunque no cobraras por ello?
¿Qué hace que te olvides de todo lo demás cuando te dedicas a ello?
¿Qué sueñas con hacer pero nunca te atreviste?
¿Qué te inspira curiosidad, qué te gustaría probar?

Recuerda que sólo nosotros nos ponemos límites y además somos nuestros peores críticos. Por lo general, y a menos que seas un megalómano la mayoría somos más exigentes con nosotros mismos que con cualquier otra persona, y para poder descubrir qué es lo que nos mueve y nos conmueve, hay que arriesgarse a probar, a hacerlo mal y a fracasar.

Aunque, el único fracaso real es el no intentarlo siquiera.

Si te gusta este blog, añádete a mi página de Facebook.
Para descargarte gratis las primeras páginas de mi más reciente libro, Volver a Empezar, haz clic aquí.

miércoles, febrero 09, 2011

¡Ahora o nunca!


Si llevas años pensando: “algún día me pondré en forma”, “si tuviera tiempo, aprendería chino”, “si me pusiera a ello, sería un buen escritor”, déjate de excusas y pon manos a la obra. Por mucho que leas o filosofes sobre ello, sólo la acción marca una diferencia.

Cásate con tu pasión y cuídala cada día como si fuera un hijo. Los que somos padres sabemos que el amor hacia un hijo es lo más grande que hay. Y aún así … ¿a quién le gusta tener que levantarse diez veces cada noche a cambiar pañales? ¿Quién disfruta llevando al niño a urgencias en mitad de la noche porque tiene fiebre? ¿A quién le encanta soportar un berrinche? Pero lo hacemos porque queremos con pasión a nuestros hijos y sabemos que ser padres conlleva pasar momentos malísimos, para poder disfrutar de los buenos, como son ver cómo tu hijo da sus primeros pasos, escucharle decir “te quiero”, o simplemente verlo feliz. 

Lo mismo ocurre con tu propósito de vida. Debes amarlo con locura y estar dispuesto a soportar todos los sinsabores que también te dará. Nada es 100% agradable o completamente nefasto, y si no somos capaces de comprender eso y aceptarlo, difícilmente lograremos llevarlo a cabo y nos condenaremos a la insatisfacción eterna. ¿Es eso lo que te apetece? La vida es demasiado corta como para desperdiciarla así.

No puedo prometerte que conseguirás todo lo que te propones, porque en realidad depende de ti. Pero si das todos los pasos necesarios para saber qué quieres conseguir en la vida y para conseguirlo, vivirás una vida mucho más plena y feliz que si no lo haces.

Si te gusta este blog, añádete a mi página de Facebook.

Para ver mi más reciente libro, Volver a Empezar, haz clic aquí.


lunes, febrero 07, 2011

El éxito en las relaciones de amistad


¿Crees que podrías mejorar tus relaciones de amistad y si es así, qué pasos puedes dar para conseguirlo? Nunca te plantees que para que una relación mejore la otra persona tiene que cambiar. Eso es una falacia.

No podemos controlar a otras personas, lugares ni cosas, y sólo podemos cambiar nosotros y nuestra actitud. A menudo esto es suficiente para mejorar tus interacciones con los demás, pero a veces ocurre que tú evolucionas, los amigos se quedan a la zaga y te das cuenta de que el único cambio posible es terminar la relación.

Hay personas que sólo con su presencia logran minar tu ánimo, buena disposición y tu energía. Lo mejor es evitarlas, claro. No podemos poner nuestra felicidad en manos de otros, pero sí podemos rodearnos de personas emprendedoras, positivas y que te animen a mejorar. Cualquier actitud es contagiosa, y más vale contagiarse del buen talante que de la negatividad.

Las relaciones de amistad deberían enriquecer. Si cada vez que hablas por teléfono con una determinada amiga sientes que tienes que estar a la defensiva y terminas de mal humor o muy cansada, replantéate la amistad.

No tienes que cortar de raíz todas tus relaciones si no son perfectas. De hecho lo raro sería que lo fueran. Pero date cuenta de que tu nivel de felicidad a menudo refleja la calidad de tu mejor relación. Y si la mejor no es tan buena, lo más seguro es que no seas lo feliz que mereces ser.

Para ver mi más reciente libro, Volver a Empezar, sobre las relaciones de pareja y descargarte las primeras páginas, pincha aquí .

Si te gusta este blog, añádete a mi página de Facebook.

jueves, febrero 03, 2011

El éxito amoroso



Una relación de pareja es óptima cuando ambos se apoyan, se comunican, resuelven eficazmente sus diferencias y se inspiran mutuamente. Esto no es fácil de conseguir, pero no es imposible. Yo misma he estado en relaciones de pareja en que el otro no era amigo y compañero sino alguien con quien lidiar cada día y eso agota a cualquiera. Además una relación sentimental que no enriquece sino que empobrece el espíritu te roba la energía y la felicidad. Se te quitan las ganas de hacer cualquier cosa.

Si no eres feliz en tu relación sentimental, es momento de hablar con tu pareja en lugar de quejarte de él o ella a tus amistades. Si no sabe lo que te pasa ¿cómo lo vais a solucionar? En el amor, la comunicación es vital, así como el respeto y el apoyo mutuo. En una relación de pareja cada persona puede tener sus propias metas, pero también hay que tener metas comunes y conocer las del otro. Si no hay sensación de equipo no hay pareja: eso ya es otra cosa.

Si no tienes pareja, pero te gustaría tenerla, entonces pregúntate cómo te gustaría que fuera el hombre o la mujer con la que compartirías tu vida. Haz una lista detallada de atributos y cualidades. No temas ser demasiado exigente. ¡No tienes que enseñarle la lista a nadie! Yo dije una vez que sabía lo que NO quería en una pareja, y conseguí una que encajaba en esa descripción. Pero resultó no ser lo que quería.

Más adelante hice una lista detallada y conocí a la persona que reunía todas las características que había enumerado. Podría haber incluido algunas más, ¡puestas a pedir! Por eso, te animo a que tu lista sea exhaustiva. Quizá pienses que así te será imposible conseguir pareja. Yo te digo que así no te conformarás con el primero lo la primera que pase, y tenderás a relacionarte con personas que tengan las características que anotaste.

Para saber más sobre este tema, ya que se acerca San Valentín, te invito a descargarte aquí las primeras 29 páginas de mi más reciente libro, que acaba de salir al mercado: Volver a Empezar: cómo encontrar el amor si has perdido la esperanza. Si te gusta, puedes comprarlo en la misma página de la Editorial Obelisco o en cualquier otra librería online, como La Casa del Libro.

Visita mi página Web para una lista completa de mis libros: www.lorrainecladish.com
Si te gusta este blog, añádete a mi página de Facebook.