lunes, enero 31, 2011

No temas cambiar



¿Qué partes de tu vida mejorarías y cuales te gustan tal y cómo están?
No pienses en lo que dicen los demás, ya sean tus padres, tus suegros, tu pareja o tus amigos. No consideres lo que está de moda desear, ya sea tener tu propio negocio, hacer yoga o tirarte en paracaídas. Si no es lo tuyo, ¿para qué? ¿Qué es lo que a ti te gustaría conseguir? ¿Cómo te gustaría a ti vivir el día a día?
¿Y qué puedes hacer ahora para acercarte cada día más a tus metas?
Recuerda que la felicidad no se puede ni se debe postergar. Yo sé por experiencia que se puede tener alegría incluso en momentos en los has perdido todas las cosas que supuestamente dan seguridad. Por tanto, procura dejar de un lado la noción de que serás feliz cuando tengas esto o consigas aquello. 
Muchas cosas influyen en tu estado de ánimo y en tu nivel de energía, sobre todo el tipo de pensamientos que tienes. Metafísica aparte, se puede elegir abordar la vida con buen ánimo y sobre todo con empeño, o bien como si fuera un dolor de muelas, aunque ya decía Ortega y Gasset que no se puede vivir de la segunda manera. 

Para saber más de mis libros, visita www.lorrainecladish.com
Si te gusta este blog, añádete a mi página de Facebook

jueves, enero 27, 2011

¿Qué es para ti el éxito?



éxito.
(Del lat. exĭtus, salida).

1. m. Resultado feliz de un negocio, actuación, etc.
2. m. Buena aceptación que tiene alguien o algo.
3. m. p. us. Fin o terminación de un negocio o asunto.

El éxito es, ante todo, relativo. Hay muchos libros y artículos sobre cómo alcanzar el éxito, que nos ponen como ejemplo a millonarios, estrellas del rock o líderes políticos y espirituales. El peligro de este tipo de ejemplos y sin menospreciar el valor de los libros que los usan, es que en realidad muy pocas personas alcanzan este tipo de mega-éxito. El lector se puede sentir desilusionado al comprobar que él no lo logró después de leer el manual que le prometía alcanzar todo tipo de prosperidad. Por otro lado, celebridades como Michael Jackson, Ernest Hemingway, Christina Onassis o Marilyn Monroe demuestran que el reconocimiento externo y la riqueza económica no son sinónimo ni garantía de felicidad.

No se trata tampoco de bajar el baremo y conformarse con vivir de cualquier manera, sin metas ni objetivos, sino de evaluar lo que significa para ti el éxito, de encontrar qué es lo que te hace vibrar, y así evitar sentir que desear ser ama de casa, o tener un empleo en lugar de ser empresario, por ejemplo, implica que eres un fracasado.

No todo el mundo desea ganar una medalla olímpica, ni ser un magnate de las finanzas, o escribir un libro, plantar un árbol y tener un hijo. Lo importante es vivir con una sensación de propósito en la vida, de progreso y satisfacción, sin importar tu situación familiar, amorosa, profesional o económica, mientras a ti te guste. 

Claro que el dinero facilita la existencia, pero no siempre proporciona felicidad. El reconocimiento público es halagador pero nunca será suficiente si por ejemplo padeces de baja auto-estima. Dedicarte a lo que te gusta es maravilloso, pero si tu profesión destruye tu vida familiar, ¿merece la pena?

El éxito es – o al menos así lo veo yo – un estilo de vida, un camino y no un destino . Es la búsqueda del equilibrio o al menos el propósito de vivir en constante agradecimiento por lo bueno que hay en nuestras vidas y utilizando lo menos bueno como palanca para mejorar y construir nuevas oportunidades.

¿Qué es para ti el éxito?

Para saber más de mis libros: www.lorrainecladish.com
Añádete a m página de Facebook para participar

lunes, enero 24, 2011

¡A lo hecho, pecho!


He pasado los últimos dos años recogiendo los platos rotos del pasado y es un proceso emocional y mentalmente agotador.

Mientras lidiaba con el tedioso y complejo papeleo que conllevaban algunos temas, a menudo pensaba en la pérdida de tiempo que suponía y en cómo podría estar haciendo cosas más productivas como disfrutar de mis hijas, hacer ejercicio, escribir o buscar más trabajo.

Incluso clavarme alfileres en los ojos se me antojaba menos doloroso.

También derroché energía, malgastada en sentir ira porque los desastres que me disponía a arreglar no eran sólo míos. Sentí un poco (a veces mucho) de resentimiento, porque tuve que desprenderme del dinero que tanto me costó ganar e invertir mucho tiempo en ello, mientras que otros, igualmente responsables, vivían al margen del tema.

He aprendido esto en el proceso: sentir enojo y lamentarme no arregló el problema. Pedir a otros, igualmente responsables que yo, que asumieran su parte y frustrarme porque no lo hacían, no arregló el problema. Asumir por completo la responsabilidad del tema y arreglarlo yo, sí lo hizo. Y, aunque afrontarlo de cara también implicó quedarme sin blanca – de nuevo – al final del proceso, también ha significado ganar una sensación de responsabilidad y paz mental que no tiene precio.

Conozco personas que guardan sobres sin abrir y otros problemas en un cajón, año tras año, esperando que se queden ahí. Pero, la vida no es así. Los problemas sin afrontar crecen, y entretanto te roen el alma y minan la alegría de los que te rodean.

Recomiendo afrontar los problemas según se presentan, porque por lo general, no desaparecen.

Avanzar por el fango no es fácil, pero cuando logras llegar a tierra firme, te sientes ligero y preparado para comerte el mundo.

Afronta las dificultades cuanto antes y la noche más oscura a la larga dará paso a una mañana luminosa.

Para saber más de mis libros, visita www.lorrainecladish.com

Añádete a mi página de Facebook y comparte tus grandes o pequeños éxitos.



miércoles, enero 19, 2011

Volver a empezar: cómo encontrar el amor si has perdido la esperanza

Dentro de un par de semanas sale a la venta mi próximo libro, Volver a empezar (cómo encontrar el amor si has perdido la esperanza), que edita ediciones Obelisco


Cada nuevo libro que me publican está compuesto de experiencia y aprendizaje, de trabajo y de ilusión. Os adjunto aquí el texto de la contraportada, y aunque estará disponible en cualquier librería, por ahora se puede reservar en el Jardín del Libro. Para ello, pincha aquí.   

Gracias de corazón a quienes me leéis, porque tener lectores es lo que me permite seguir publicando libros.

Resumen del libro:

¿Te gustaría volver a empezar una relación de pareja, pero te falta la confianza o crees que ya es tarde y que la huella de las experiencias negativas del pasado es imborrable?

La vida es demasiado corta como para no seguir probando en todos los campos, incluyendo el del amor. Cuando a un escritor le rechazan un manuscrito, no por ello debe pensar que se haya terminado su carrera como escritor. De la misma manera, cuando se termina un matrimonio, esto no significa que la próxima relación de pareja no pueda ser un éxito.

El primer paso para conseguir una pareja estable y satisfactoria consiste en manifestar una actitud abierta y fresca hacia el amor y la amistad. Lo que se aplica en la vida amorosa, vale también para el mundo laboral y profesional: quienes aprenden a reinventarse en épocas de crisis, tienen más probabilidades de encontrar empleo o de conseguir vivir de su vocación que los que se quejan de lo mal que está todo pero no hacen nada para cambiarlo.

Sin importar la edad, si estás separado o divorciado, con hijos o sin ellos, este libro te enseñará que todo depende de tu actitud y que es posible cambiarla para volver a prosperar y ser feliz.

Mi bio:

Lorraine Carbonell Ladish (Lorraine C. Ladish) es autora de dos novelas y catorce libros de autoayuda. Bilingüe en inglés y castellano, es traductora e intérprete profesional y vive en Florida. Para más información sobre la autora, consulta la página: www.lorrainecladish.com

Añádete a mi página de Facebook para comentar, compartir tu experiencia y recibir información sobre mis libros y blogs. 

martes, enero 11, 2011

Campamentos de verano en Sarasota, Florida para aprender inglés



El inglés es el idioma oficial en el mundo de los negocios, en la política y en muchos más ámbitos. Yo tuve la suerte de criarme en el bilingüismo porque mi padre, Delfín Carbonell es amante de las lenguas (es léxicografo) y también bilingüe y además se empeñó en que mis hermanos y yo lo fuéramos.

Por otro lado, la mayoría de mis amigos del colegio (King´s College, un colegio británico en las afueras de Madrid, carísimo pero de gran riqueza académica, al menos en mis tiempos), también hablaban dos o más idiomas.

Como os habrá pasado a muchos de vosotros, hace un par de años, a través de Facebook recuperé el contacto con muchos de mis compañeros de colegio, a los que no había visto ¡en treinta años o más! El mundo es un pañuelo, y varios de esos compañeros resulta que están en Florida, donde vivo desde hace casi siete años. 

Una de ellas vive en Sarasota, que está a una hora y media larga de Naples, mi ¨ciudad¨ actual. De jovencitas, las dos dábamos clases de inglés en la academia de idiomas de mi padre y de mi abuelo. Quién me iba a decir que un día yo llevaría a mis hijas a la academia de mi amiga, en Sarasota, Florida, ¡para que les enseñara español!

Pues bien, casualidades aparte, mi amiga de la niñez, Mara Jacobs, es psicólogo, maestra y además propietaria de Spanish Legacy, una academia de idiomas en el estado del sol (The Sunshine State), como se conoce aquí a Florida.

Ahora organiza el campamento de verano del 2011. Si os interesa, podéis visitar su página web en www.spanishlegacy.com o escribirle a info@spanishlegacy.com y pedir información. Un e mail alternativo es este.

Hay dos opciones de campamento para vuestros hijos: una de ellas es una estancia de entre dos y cuatro semanas con una familia de habla inglesa (americana). Durante el día los niños o jóvenes asisten a clases de inglés en la academia, realizan actividades y hacen turismo y por las tardes participan del ambiente familiar. Mara y el resto del personal se ocupan de que todo funcione a la perfección.

Otra opción es un campamento de dos semanas de duración en que los niños y jóvenes se hospedan en New College Unversity, que es de ensueño y además tiene todo tipo de actividades interesantes y lúdicas.

Pasar tiempo en un campamento aprendiendo otro idioma es una buena inversión. Mi hija mayor cada vez que vuelve de España habla mejor el español, y eso que no asiste a clases.

Ser bilingüe a mí me ha abierto muchísimas puertas y me ha dado oportunidades que no hubiera tenido, de haber hablado un solo idioma.

¡Deseo lo mismo para nuestros hijos!

Spanish Legacy en Facebook – pide su Amistad para obtener información.

Para saber más de mis libros: www.lorrainecladish.com
Añádete a mi página de Facebook, y participa.

viernes, enero 07, 2011

¡Ya no seas codependiente!


Hace casi 17 años, una amiga me regaló el libro Ya no seas codependiente, de Melody Beattie. Sus libros ya tenían tiempo, pero dicen que cuando el alumno está preparado, y ni un minuto antes, es cuando llega el maestro. Devoré ese libro, además de Más allá de la codependencia y algunos otros, para superar la sensación de que si otras personas hicieran esto o aquello, yo me sentiría mejor, mi vida tendría sentido y sería feliz.

A lo largo de los años, varias veces he tenido que desempolvar estos libros y releerlos, porque la codependencia no es algo que desaparece para siempre. Puede resurgir bajo diferentes circunstancias. Así que de nuevo me encuentro leyendo a esta autora superventas y todos sus libros.

Los recomiendo a cualquiera que se identifique con al menos dos de las siguientes afirmaciones:

-       Crees que tu felicidad depende de cómo se comporten otras personas 
-       Piensas que puedes cambiar a otras personas, lugares o cosas ¡y te empeñas en hacerlo!
-       Tratas a diario con alguien que padece una adicción 
-       Alguien en tu vida tiene un trastorno mental o incluso físico
-       Te sientes mal y absorbes los problemas de los demás  
-       Eres extremadamente sensible y sufres por ello
-       Te sabe mal el sufrimiento ajeno y lo vives como propio  
-       Quieres gustar a todo el mundo
-       Procuras aplacar o agradar a todos
-       Sientes que eres responsable de la felicidad ajena
-       Procuras cuidar de los demás hasta el punto de descuidarte tú
-       Te involucras en atracciones fatales y permaneces en relaciones tóxicas
-       Tienes sentimientos de ira sin resolver
-       Te sientes culpable
-       Crees que siempre tienes razón y que son los demás los que se equivocan

La lista sería mucho más larga, pero creo que la mayoría podemos identificarnos con alguna de las frases anteriores.

Se trata de reconocer que no podemos poner nuestra felicidad en manos de nadie. Tampoco podemos vivir pensando que tenemos la llave de la felicidad de otra persona. No siempre somos culpables de lo que nos pasa en la vida, pero desde luego que somos responsables de arreglar el entuerto nosotros.

Y no podemos hacer felices a los demás. Así que cuidemos de nuestra propia felicidad, aprendamos el desapego y a vivir en el presente.

Melody Beattie continua escribiendo libros, también sobre el duelo, después de que su hijo se mató en un accidente de esquí.

Uno de mis buenos propósitos de este año: continuar responsabilizándome de mi propia felicidad y evitar pensar “pude haber hecho, debí haber hecho, lo que haría sí …”

Para saber más de mis libros: www.lorrainecladish.com

Añádete a mi página de Facebook y comparte tus impresiones. 

miércoles, enero 05, 2011

Todo con moderación ....


Todo con moderación, incluyendo la moderación. – Oscar Wilde

En mi última entrada sobre marcarse metas, una amiga comentó que este año había decidido no fijarse metas ni buenos propósitos porque se había dado cuenta de que le causaban desilusión.

Soy demasiado dura conmigo misma cuando no los alcanzo. Por fin he aceptado que puedo vivir cada día como un regalo y encontrar sobre la marcha oportunidades y experiencias de las que aprender”, escribió.

¡No hay nada como conocerse a uno mismo! Lo que da resultado para un tipo de personalidad no necesariamente funciona para otro.

Corro desde que era una niña, mayormente para mi disfrute personal y porque me aclara la mente. Últimamente una amiga me ha estado pidiendo que corra una media-maratón con ella. Yo acostumbro a correr sin meta alguna en mente, por puro placer. Pero antes de que terminara el año, sentí el gusanillo de la competición y empecé a correr cada vez más kilómetros. Me dio gusto saber que podía aguantar más de 8 kilómetros sin parar, pero no fue tan divertido tener dolores en las articulaciones y sentir fatiga. Llegó un punto en que estaba sobre entrenada y exhausta.  

Gradualmente reduje la distancia y velocidad y volví a disfrutar. Me di cuenta de que no quiero correr una media maratón. Quiero seguir corriendo a mi propio ritmo y con moderación. Ya me siento mucho mejor física y emocionalmente.

Correr algunas veces por semana durante casi 40 años, con regularidad y moderación me ha llevado a un estado de bienestar y buena forma física del que disfruto a diario. Quizá esto no funcione para otras personas más competitivas, pero a mi me da resultado. 

Así que ¡he tachado “correr una media maratón” de mi lista de metas para el año!

¡Gracias Sherri!

Para saber más de mis libros: www.lorrainecladish.com

Añádete a mi página de Facebook y comparte tus impresiones. 

domingo, enero 02, 2011

Siete estrategias para alcanzar tus metas en el 2011

Mucho antes de que se pusiera de moda marcarse metas, yo ya me había subido a ese carro. 

Durante décadas he hecho un resumen de mis logros al final de cada año y he escrito una lista de prioridades y metas para el nuevo año.  

Me alegra poder decir que, por lo general, tiendo a alcanzarlas.  

¿Cómo ocurre esto año tras año y cómo puedes hacer que te ocurra a ti?

A continuación, siete estrategias que me ayudan:

-       Descubre qué es lo que quieres. No lo que quizá quieras, no lo que piensas que puedes querer, ni lo que crees que otros quieren de ti o para ti. ¿Qué quieres tú de tal manera que estás dispuesto a entregarte a ello por completo?

-       Ten en cuenta que alcanzar tus metas es como correr un maratón. Es un compromiso a largo plazo. Tienes que dedicarle horas, días, meses y a veces años.  

-       Debes dar prioridad a tus metas. Muchas personas no las alcanzan porque se distraen. Date cuenta de que la vida nos pasa a todos: lo bueno, lo malo y lo desagradable. No uses el devenir de la vida como excusa para no lograr cosas.

-       No eches balones fuera ni seas quejica. Responsabilízate. El tiempo y la energía malgastada culpando a los demás de cómo te sientes y de lo que haces o dejas de hacer es solo eso: tiempo y energía que malgastas. ¡Tú y solo tú eres responsable de ti!

-       Sé flexible pero ten empeño. Reevalúa tus metas cada pocos meses. Los logros engendran logros y auto-estima. Reconoce cuando una meta ya no es una prioridad y pasa a la siguiente.

-       Céntrate. La energía dispersa no sirve de nada. Los que alcanzan sus metas no siempre son los que más talento tienen. Son personas que tienen o han aprendido a tener determinación, paciencia y tesón.

-       Encuentra un compañero de viaje. Funciona mejor si compartís una meta similar. Podéis animaros el uno al otro y superar juntos los obstáculos.

¿Qué estrategias usas tú para alcanzar tus metas?

Para saber más de mis libros, visita www.lorrainecladish.com

Añádete a mi página de Facebook y comparte tus sugerencias.