lunes, diciembre 06, 2010

Regalos gratis que puedes hacer esta navidad

La navidad no debería ser una época estresante en la que pasas horas de tiendas o en Internet comprando para luego encontrarte con la empinada cuesta de enero y un montón de regalos inservibles.

Claro que si me encuentro un IPad debajo del árbol de navidad no le voy a hacer ascos, je je.

Pero a lo largo de los años, cada vez me interesan menos las cosas materiales (y no es un decir: puedes leer posts anteriores si te pica la curiosidad, y entenderás por qué) y aprecio más otro tipo de regalos.

Si mi presupuesto y tiempo lo permiten, mis hijas, amigos y familiares quizá reciban un regalo material, pero encuentro que hay otros regalos más valiosos que son gratis o muy asequibles, y más gratificantes para el alma, y los valoro más.

Algunos son:
-       El regalo de tu tiempo – Dedica tiempo a tu seres queridos. Préstales toda tu atención con regularidad, ¡aunque solo sea una vez a la semana!

-       El regalo de tu apoyo – Piensa en un amigo que esté pasando un malo momento (seguramente ¡no tengas que romperte la cabeza!). Invítalo al cine, haz de canguro con sus hijos, o ayúdale a asear la casa.

-       El regalo de escuchar – ¿Alguna vez te has pillado pensando en lo próximo que vas a decir incluso antes de que tu interlocutor haya terminado de hablar?

-       El regalo de tu presencia – A veces nos arrepentimos de no haber pasado tiempo suficiente con un ser querido – un hijo, un padre, un abuelo … No permitas que eso ocurra.

-       El regalo de tu experiencia – ¿Tienes un amigo o familiar que podría beneficiarse de tus consejos? Ya seas artista, escritor, payaso o empresario, tus conocimientos y tu experiencia es algo que no tiene precio para los novatos.

-       El regalo de la motivación – Ofrécete a salir a correr con tu mejor amiga si tiene que ponerse en forma (¡y así te lo ha dicho!), acompañar a tu hermana a un seminario sobre cómo montar tu propio negocio …

-       El regalo de la alegría – El humor es contagioso. ¿Merece la pena que tú contagies a los demás? ¡Creo que mi mejor virtud es mi actitud!

-       El regalo del perdón – Haz una lista de tus rencores. Plantéate perdonar otros y así, liberarte tú. No es cosa fácil. ¡Lo sé de primera mano!

-       El regalo de la palabra escrita – Escribe una carta sentida a todas as personas a quienes te gustaría hacer un regalo. Diles lo que significan para ti, enumera sus virtudes y memorias que tienes de ellas o incluso los momentos difíciles que compartisteis.  


Este tipo de regalo no te vaciará la cartera y te llenará el corazón.

Si se te ocurren más, ¡por favor, compártelos!

¡Felices Fiestas!

Añádete a mi página de Facebook, y comparte tu historia.

7 comentarios:

jenoritah dijo...

Regala lo que a ti ya no te sirve...La navidad es un tiempo de salir de todas las cosas que ya no consideramos de utilidad, que nos ocupan espacio o simplementente recuerdos que ya no necesitamos para empezar el año nuevo. Hay una frase que reza: ''Lo que para ti es viejo, para otro es nuevo''. Para estas fechas hay muchas organizaciones que se encargan de recojer juguetes, ropa, muebles, ropa de cama para otras personas de escasos recursos! No te imaginas la sorinsa que pintarás en sus caras con ese pequeño gesto de solidaridad. Una idea seria organizar una tarde de domingo con familiares y amigos,Todos llevan lo que recogieron y asi involucran a los niños y a la misma vez se divierten y comparten!!

Lorraine C. Ladish dijo...

Qué bueno. Es verdad, y se me ha pasado. El año pasado yo misma fui receptora de regalos para mis hijas de una de estas instituciones. Eso sí, nos dieron cosas nuevas. Pero hubiera dado lo mismo. ¡Gracias!

Marga dijo...

Si regalas algún objeto material, que sea nuevo... al menos, si son juguetes para los niños. A todos ellos les encanta abrir las cajas y estrenar.

Ya escribí un post sobre esto y es que, en mi caso, estoy aburrida de recoger lo que a otros les sobra... porque alguien de mi familia no sabe decir No.

Seamos generosos de verdad.

Lorraine C. Ladish dijo...

Bueno, hay veces que mis hijas han recibido un exceso de regalos nuevos ¡y esos los reciclo! Con caja y todo, claro.

Lorraine C. Ladish dijo...

Marga, una vez mi padre no tenía dinero para hacerme un regalo y me regaló su primera pluma estilográfica .... de cuando él tenía 16 años. Una Montblanc que le regaló su abuelo. Se me saltaron las lágrimas. No era nueva y por eso era mejor.

jenoritah dijo...

Cuando era pequeña y en mi casa escaseaba el dinero nos dejaban la misma bicicleta pintada y renovada, era heredada, de nueva fue de mi hermana mayor y cuando me tocó a mi (la 3ra)me puse igual de contenta que si fuera nueva, de hecho muchas veces le decia a mi mamá que no se preocupara por regalarnos, que no hacia falta, lo importante era que todas estabamos juntas (tomando en cuenta que mi mama se quedo sola y soltera a los 32 con cuatro pequeñas hijas, mi papá se fue y nunca volvió)y hoy compro jueguetes nuevos y muchos dulces, pero tambien recojo las cosas usadas para los familiares de los niños, porque a juzgar por mi...no importa que tan grande fuera el regalo, si veia a mi mamá preocupada yo no lo seria! y hoy aunque puedo comprarle regalos a mis sobrinos lo que hago es que busco una actividad en la ciudad, los recojo a todos y pasamos una tarde divertida, me sale más barato y compartimos!y a mis amigas hago un desayuno en mi casa y ellas ya todos los años cuentan con su regalo y esperan ese día con mucha ilusión!

Lorraine C. Ladish dijo...

Me encanta tu actitud. La comparto. Ahora que los tiempos están duros, procuro ayudar a las familias que tienen menos. Siempre hay alguien que tiene menos y agradece cualquier gesto. Besotes, guapa.