jueves, octubre 28, 2010

Cómo aumentar tu nivel de energía emocional



¿Quién no quiere tener más energía?

Por eso consumimos cafeína, bebidas energéticas e incluso drogas.

Sin embargo, no necesitamos más energía física, sino más energía emocional.

La energía emocional puede superar el agotamiento físico y mantenerte despierto, interesado y en marcha …

La fatiga emocional puede impedir que vivas una vida plena y aún así muchos de nosotros la hemos padecido o la padecemos en cierta medida. 

El primer paso para superar la fatiga emocional es reconocerla. La preocupación, la ira, la envidia, los asuntos sin resolver, el desorden mental y físico y las relaciones tóxicas son solo algunos de los culpables.

La solución a la fatiga emocional no es eliminar los problemas – siempre existirán – sino plantarles cara y resolverlos.

Un matrimonio infeliz, un despido, una lista interminable de cosas que hacer o una enfermedad pueden desencadenar la fatiga emocional. También las irritaciones diarias si permitimos que se acumulen sin darles una salida adecuada. 

Tener un gesto de bondad, practicar un deporte, hacer arte, disfrutar de la compañía de amigos con buena vibra y jugar con tus hijos puede aumentar tu energía emocional.

Si te sientes cansado, irritable, aturdido, sin ganas, y aburrido de la vida

-    Consulta con el medico para que pueda descartar cualquier enfermedad física o una depresión clínica y luego:

-       Duerme lo suficiente
-       Haz ejercicio con regularidad y come una dieta equilibrada
-       Cuida tu aspecto. ¡Saber que te ves bien te hace sentir bien!
-       Aprende algo nuevo. Apúntate a una clase o lee un libro sobre un tema que te interese
-       Haz una cita contigo mismo y disfruta de la soledad
-       Haz algo artístico: dibuja, cocina, saca fotos, escribe, baila, haz ganchillo o lo que te apetezca
-       Reduce tus interacciones con personas tóxicas (que te quitan energía) y aumenta tus interacciones con personas positivas (que te dan buen rollo)
-       Aprende a decir no (a cosas que realmente no quieres hacer)
-       Establece prioridades
-       Reza o medita (no tienes que ser religioso para esto)
-       Elimina lo innecesario de tu casa, tu armario e incluso tu mente. Tira o regala lo que ya no te sirva
-       Escribe una lista de lo que tienes que hacer o lleva una agenda, para no estar siempre preguntándote qué se te olvidó hacer  
-       No te tomes a ti mismo ni a la vida tan en serio. Después de todo, al final vamos todos al hoyo. Pero … ¡no te agobies preocupándote por eso también!


martes, octubre 26, 2010

Convierte tus excusas en motivos

¿Quién no ha puesto excusas para no hacer algo que realmente quiere o debe hacer? Si esperas el momento perfecto para tener un bebé, casarte, divorciarte, aficionarte a un deporte, escribir un libro, volver a la universidad, mudarte, empezar a pintar, bailar, sacar fotos o lo que sea que quieres hacer, el momento perfecto nunca llegará. La vida siempre se entromete y así tiene que ser. Significa que estás vivo.  

¿Por qué no pruebas a convertir cada excusa en un motivo?
¿Sencillo? Sí.
¿Fácil? No.
Pero así es la vida

Excusa – No tengo ganas de hacer ejercicio
Motivo – Si hago ejercicio, me sentiré mejor

Excusa – No conozco bien el tema como para escribir un libro sobre ello
Motivo – Si escribo un libro sobre ese tema, aprenderé

Excusa – No me puedo permitir pagar la mensualidad del gimnasio
Motivo – Si pago la mensualidad del gimnasio, y voy a clase, ahorraré dinero en médicos

Excusa – Soy demasiado mayor para volver a la universidad
Motivo – Si vuelvo a la Universidad, podré conseguir un trabajo mejor cuando sea más mayor

¿Qué excusas te pones tú y cómo puedes convertirlas en motivos?


Participa en mi página de Facebook y cuéntame tu historia de éxito. 

jueves, octubre 21, 2010

"Comprometida", de Elizabet Gilbert, autora de "Comer, Rezar, Amar"


El libro

Tomé prestado Comprometida, de Elizabeth Gilbert – autora de Comer, Rezar Amar, por curiosidad. Escuché su primer libro en un momento de mi vida en que me vino bien su mensaje.

No sabía qué esperar de su primera publicación desde que se hizo mundialmente famosa. Lo que encontré en Comprometida fueron incontables párrafos que quería subrayar (pero que no pude porque el libro era de la biblioteca).

Recomiendo el libro a cualquier mujer (y a cualquier hombre) que tenga ex, ya sea que lo ame o lo odie, que esté enamorada de nuevo o quiera estarlo o no estarlo, que esté divorciada, casada, soltera, viuda, saliendo con hombres, que haya renunciado a los hombres, joven, madura, madre, no madre. Lo recomiendo a cualquier mujer que se pregunte qué hace que un matrimonio tenga éxito o si es saludable casarse, divorciarse o ambas cosas o ninguna. Eso pueden ser todas las mujeres. 

“Parte de lo que convierte la experiencia de un divorcio en algo tan terrible es la ambivalencia emocional. Puede ser difícil, si no imposible, que muchas personas divorciadas descansen en un estado de puro dolor, pura ira o puro alivio cuando se trata de los sentimientos hacia el ex cónyuge. En lugar de eso, las emociones a menudo permanecen mezcladas en un estofado crudo de contradicciones, por muchos años”, dice Gilbert.

Elizabeth Gilbert
Por fin alguien lo admite públicamente. Si tienes hijos, entonces la cosa es más compleja porque tienes que interactuar en alguna medida con esa persona con la que tienes tantos temas sin resolver. Y sin resolver se quedarán, 
seguramente, para siempre. Quizá sea cuestión de aceptarlo y aprender de la experiencia para conseguir que la siguiente relación sea mejor.

Dice Gilbert que la persona a quien escogemos como pareja en diferentes momentos de la vida define quienes somos en ese entonces. Ambas personas tienen la “culpa” de ello y no sirve de nada señalar unilateralmente al otro. No es fácil de admitir, pero comparto esa idea.

Menciona un estudio del naturalista William Jordan, Divorce Among the Gulls, en que explica que las gaviotas  - una especie que se aparea de por vida – tienen una “tasa de divorcio” del 25%. Algunas veces dos gaviotas simplemente no se llevan bien. Discuten, se quejan y no se comunican. Después de un tiempo de repetir el patrón, se separan y buscan otros “cónyuges”.

“Y he aquí lo más curioso”, dice Gilbert: “A menudo su ´segundo matrimonio´ es perfectamente feliz y entonces sí se aparean de por vida.”

“¡Imagínense eso, por favor! Incluso entre pájaros que tienen el cerebro de un tamaño minúsculo, existe la compatibilidad e incompatibilidad fundamental (…). La situación es igual para los humanos. Algunos nos volvemos locos mutuamente; otros no. Quizá haya un límite a lo que podamos hacer al respecto”.

Eso es esclarecedor y explica por qué algunas personas tienen relaciones estupendas con alguien en particular pero relaciones tortuosas con otra y aún así son – en esencia – la misma persona. Ya puedes mezclar agua y aceite y agitarlo, que no obtendrás otra cosa que agua y aceite. Mezcla aceite y la yema de un huevo, batiéndolo con suavidad y conseguirás mayonesa. Claro que la mayonesa se puede cortar, pero ese es otro tema y se puede remediar.

Gilbert escribió Comprometida cuando ella y el amor de su vida descubrieron que tenían que casarse para que a él no lo deportaran. El problemilla estribaba en que se habían prometido mutuamente no casarse – nunca  - después de haber pasado ambos por divorcios devastadores. 

Gilbert decidió estudiar la institución del matrimonio y los entresijos del compromiso, de la compatibilidad, del enamoramiento y el amor maduro, de amar a alguien por quien es y no por quien queramos que sea. No tiene una conclusión clara, como no la tienen las relaciones y ni tan siquiera la vida.

Lo disfruté. Mucho. Ahora voy a comprarme un ejemplar para poderlo subrayar a gusto.


Participa en mi página de Facebook y comparte tu historia también. 



lunes, octubre 18, 2010

Galletas locas (Wacky Cookies) - ¡una solución creativa a la crísis!


Aymee Van Dyke

¿Alguna vez te has sentido atraída de inmediato a otra persona en mitad de un grupo de gente? A mí me pasó con Aymee Aymee Van Dyke (Rodríguez cuando era soltera) cuando la conocí en un evento de networking cuando ella promocionaba su negocio de desarrollo personal. Es una mujer de una gran energía, positivismo y muchas virtudes y talentos – demasiados para enumerar en esta entrada – pero aquí me centraré en su negocio y aventura Wacky Cookies (galletas locas). Aymee hace galletas preciosas y riquísimas que son más que eso … son una experiencia de gourmet.

Aymee se vio – como muchos de nosotros – bien afectada por la crisis. ¡Sigue leyendo para inspirarte!  

LCL.-  ¿Cómo y cuando lanzaste Wacky Cookies?


AVD.- Comencé Wacky Cookies desde mi casa en el 2008.  Mi negocio de desarrollo personal tuvo un bajón. La economía hacía estragos y la gente no invertía en sí misma. Yo ya tenía experiencia horneando desde los 3 años. Entonces ayudaba a mi madre a enharinar moldes. Ella era diseñadora de pasteles y tenía un negocio de restauración y de catering. Me di cuenta de que debido a la crisis, había un renacimiento de alimentos reconfortantes. Comencé horneando unas paletas de galleta … Mi madre las hacía cuando yo era niña y me encantaban.

Las galletas preferidas de mis hijas
LCL.-  ¿Qué te diferencia de otros negocios de galletas?


AVD.- Hacemos todo por encargo y con ingredientes frescos. Incluso mezclamos la masa a mano y cortamos cada galleta a mano también. Nada lo fabrica una máquina. Todo es fresco al ciento por ciento. La crema la mezclamos con los mejores ingredientes orgánicos. No usamos grasa vegetal ni nada que sea artificial. Creo que si vas a darte un capricho, pues que sea de la mejor calidad. Hago galletas por encargo. Puedes llamarme y te fabricaré un molde de galletas para esa ocasión especial y haremos todo a tu gusto desde el sabor, hasta el color o añadir tu nombre.  

Nuestro negocio está basado en Internet (es un horno sin puertas al público). Esto me permite personalizar el servicio, en lugar de tener que dejarlo todo para salir corriendo a la tienda cada vez que entra aun cliente. Enviamos todo a domicilio y no tienes que recoger nada.

Pastel de princesa
LCL.- ¿Cuál es tu definición del éxito?

AVD.- Mi definición del éxito es hacer lo que te gusta hacer, todos los días y que te paguen por ello. Mi mayor logro fue cuando salí de mi zona de confort e hice un pastel al ultimo minuto para una niña de 4 años. Era un pastel de Castillo de princesas. ¡Le encantó! El trabajo con el azúcar tardó dos días (que no es tanto en el negocio de los pasteles) pero quedó precioso.  Cuando lo entregamos a su hotel, todo el mundo que estaba en el lobby quedó boquiabierto. Fue un gran momento y me sentí muy honrada.

Galletas para bebés
Mi gran meta del futuro: me encantaría ser la Sylvia Weinstock de las galletas. Ella es la Da Vinci de los pasteles, una gran diseñadora. Como diseñadora de galletas siempre procuro aprender nuevas técnicas y deseo seguir creciendo y desarrollándome como artista del azúcar. Hay tanto que innovar en este campo. Una galleta puede ser una pieza de arte comestible y puede convertir una ocasión feliz en una ocasión inolvidable.  También puede transformar el estado de ánimo de una persona si está teniendo un día particularmente malo. 
 




Participa en mi página de Facebook y envíame tu historia de éxito. 

lunes, octubre 11, 2010

El Café Barcelona, en Naples, Florida, sobrevive a la crísis

El Café Barcelona, en Naples, Florida

Cuando vives fuera de España es un gusto poder ir a un lugar a reunirte con amigos, comer paella, gazpacho, jamón serrano y beber un buen vino español.

Montse Bonache en el Café
En Naples, Florida, existe un sitio así. Se llama Café Barcelona y los dueños Pedro Casoliba y Montse Bonache, son quienes han logrado que este restaurante de sabor mediterráneo sobreviva a la crisis.


En la ciudad costera de Naples, en el Golfo de México, han cerrado veinte restaurantes en el ultimo año. Sin embargo, el Café Barcelona, que abrió sus puertas en el 2005, sigue en pie y ofreciendo menus ricos y asequibles.

Es el lugar donde los españoles que vivimos en el sudoeste de la Florida nos reunimos para celebrar desde la Nochevieja hasta el simple hecho de poder reírnos en nuestro idioma de chistes que solo nosotros comprendemos, mientras bebemos sangria o bailamos sevillanas.

 Por sevillanas
Además, ahora las noches en las que se puede cenar perfectamente al aire libre mientras se degusta un menú para dos por $29.00 que incluye una botella de vinito gratis, están amenizadas por el son de una guitarra.

Montse y Pedro son veteranos de la hostelería. Comenzaron su andadura en Barcelona cuando eran novios, y luego en Costa Rica y la República Dominicana también han hecho las delicias de los comensales ávidos de tapas españolas.

Éxito es seguir en el candelero durante la crisis, adaptándose a los cambios y ofreciendo siempre opciones razonables.

Sigue la página del Café Barcelona en Facebook.

Dirección y teléfono:
Naples, FL, 34102
Phone:
1-239-2617498

Para saber más de mis libros:

Sígueme en Facebook.

miércoles, octubre 06, 2010

Qué hacer cuando tienes el día "tonto"



Hay días en que se está descentrado. A mí me pasa, y de hecho me ha pasado hoy. A pesar de ser defensora del positivismo y de tirar del carro como sea, reconozco que a veces no se puede, o no se quiere, y que tampoco pasa nada.

Estoy tan acostumbrada a establecer prioridades, organizarme y poner en práctica lo que hay que hacer para conseguir mis metas, que cuando tengo un día “tonto” hasta me da un poco de vergüenza reconocerlo, aunque sólo sea a mí misma.

Cansada por el cambio de horario de un viaje, abrumada por responsabilidades maternales y laborales, hoy me bloqueé.

En un momento dado, me propuse hacer lo que recomiendo a otras personas cuando me dicen que tienen un mal día: aceptarlo.

A partir de ahí todo fue más fácil.

Recomiendo a cualquiera que tenga un día, o incluso una semana en que se sienta fuera de órbita que sea amable consigo mismo. Si tu actitud habitual es la de ser luchador lo seguirás siendo.

No hay que flagelarse, sino recordar las virtudes propias, lo bueno de la vida y aceptar que no siempre se puede estar al 100%, y que eso no es un fracaso. Al igual que ocurre con la marea, nuestro ánimo y nuestra energía sube y baja.

Por otro lado, si no tuviéramos momentos de apatía, no sabríamos reconocer aquellos en que estamos centrados, motivados y llenos de energía.