lunes, junio 07, 2010

Savoir Faire - el arte de saber estar

Esto significa tener habilidades sociales y don de gentes, saber interactuar con personas de cualquier condición social o intelectual, en cualquier lugar o situación. Además, implica que te comportas con clase y que tienes buenos modales, siempre.
¿Se nace así o es algo que se puede aprender? Esta es  la pregunta que se plantea en el Pygmalión de George Bernard Shaw. Audrey Hepburn que, en mi opinión era la reina del Savoir Faire, hizo el papel de Eliza Doolitle en My Fair Lady, la película basada en el musical que a su vez se basó en el libro de Shaw.
Todavía forma parta de la cultura europea expresarse a través de la ropa y del lenguaje corporal. Las mujeres aprendemos desde muy jovencitas a adaptar el maquillaje y los accesorios a cada situación social o profesional, desde el gimnasio hasta la sala de conferencias. Lejos de resultar una esclavitud, el saber estar y tener sentido de la estética y del buen gusto te sube la moral y además es muy divertido.
Los hombres europeos también son fashionistas, sin perder su masculinidad y como bien sabemos, no todos son tan machistas como los pintan aquí en Estados Unidos, donde vivo ahora. 

En USA dicen que si alguien va bien vestido y tiene buenos modales o bien es gay o europeo. ¡Y les hace gracia!
Cuando tienes savoir faire, podrías ir en chándal y aún así llamarías la atención, en el buen sentido. No es lo que llevas puesto sino cómo lo llevas lo que más importa. Tus modales, tu tono de voz y tu presencia dicen mucho de ti.

Asistí una vez a un curso de baile en Florida en que gran parte del día se dedicó a enseñar a mujeres adultas a caminar con tacones y a sentarse llevando falda. La gran mayoría caminaba como si se acabara de bajar de un caballo. No me había dado cuenta de aquí no forma parte de la cultura general el saber moverse con elegancia. 

En Europa es más habitual el saber estar. Las mujeres son femeninas y los hombres masculinos. Creo que todavía entendemos el valor de ser señoras y ellos caballeros. Admito que es algo en extinción, pero afortunadamente no está del todo perdido, y cuando lo encuentras es muy agradable de ver.
Si tienes savoir faire, cuentas con una gran ventaja, seas o no consciente de ello. Tienes más probabilidades de tener éxito en muchos terrenos, desde el sentimental hasta el profesional. Es un arte que beneficia a todos.

http://www.lorrainecladish.com/

1 comentario:

Juan Luis G. dijo...

Curioso. Los abuelos son en muchos casos los que van instruyendo a los nietos esas, a veces complicadas, normas de urbanidad y saber estar.

Un saludo