martes, junio 29, 2010

La ventaja de ser bilingüe

Cuando digo que soy bilingüe no me refiero a que medio-hablo dos idiomas, o que domino uno pero sólo leo el otro. Hablo, leo y escribo el inglés igual que el castellano. No sólo eso, sino que además tengo dos culturas y una postiza. La americana por parte de madre, la española por parte de padre y la postiza es la británica porque fui durante más de 10 años a un colegio británico. Las ventajas de ser bilingüe son muchas y sobre todo cuando se trata de los dos idiomas más hablados en el mundo (el chino es otra cuestión, porque más que nada se habla en China).

El éxito de ser bilingüe no es algo que haya alcanzado yo sola, claro, sino que se lo debo a mi padre, que también tiene esta ventaja. Él se lo debe a sí mismo, ya que con 16 años viajó a Estados Unidos y estudió aquí una carrera y luego fue profesor en la universidad y más adelante obtuvo su doctorado en España. Cuando nos mudamos de Estados Unidos a España mi padre, que ahora es lexicógrafo (compila diccionarios él solito, sin ayuda de equipos ni ayudantes), asumió el reto de enseñarnos a mi hermana y a mí dos idiomas y hacerlo bien. El resultado es que me he ganado muy bien la vida como intérprete de idiomas y que soy capaz de traducir un texto en el mismo tiempo que tardaría en copiarlo en el idioma original. Puedo leer grandes autores americanos en inglés y a los clásicos españoles en español.

Ser bilingüe y bicultural te abre la mente, te abre puertas, te abre incluso el corazón. Eres capaz de pensar más conceptos cuando dominas más de un idioma, porque hay conceptos que sólo existen en una lengua.

Yo sé ahora lo difícil que es conseguir que tus hijos sean bilingües porque hasta ahora no he tenido el apoyo, el tiempo ni los medios para dedicar a enseñar a mis hijas el español como merecen. Pero aún no es tarde y quiero que ellas tengan la misma ventaja que mi padre nos dio a mis hermanos y a mí.

Además, mi padre, Delfín Carbonell Basset, ha dedicado toda su vida a enseñar a personas a aprender inglés, con su metodología English in Action y sus clases maestras. Es un gran profesor, de los que hay pocos.

En otro post hablaré de su blog Sobre la lengua inglesa y sobre sus otros logros que no tienen que ver con mi bilingüismo.

Si hablas más de un idioma, compártelo con tus hijos. Es el mejor regalo que les puedes brindar.

http://www.lorrainecladish.com/

domingo, junio 27, 2010

¡Hay que establecer prioridades!

He mencionado en otras entradas del blog que no miro la televisión en absoluto. Cero, nada de nada. Así es como consigo hacer las cosas que más me importan. Escribo y publico libros y blogs, me gano la vida escribiendo y traduciendo, practico deporte y crío a mis hijas, además de dedicar tiempo a mis amigos y seres queridos.

Aún así, a veces tengo la sensación de que no tengo tiempo suficiente para hacerlo todo y hacerlo bien. Sigo aprendiendo a establecer prioridades y simplificar mi vida aún más, para no verme avasallada por las constantes distracciones con que nos amenaza la vida moderna.

A continuación, algunas sugerencias que pongo en práctica para mantenerme enfocada y hacer las cosas importantes, sin olvidar disfrutar también del tiempo libre.

- Apago el teléfono cuando trabajo, o simplemente no lo contesto a menos que sea una llamada urgente del colegio de las niñas. Las pequeñas pero constantes interrupciones al final se acumulan y te roban tiempo y energía.

- Aparto tiempo en mi agenda para trabajar en los diferentes proyectos que tengo entre manos. Soy mi propia jefa, y un buen jefe establece expectativas para sus empleados.

- Paso por alto invitaciones sociales cuando me doy cuenta de que la satisfacción a corto plazo afectará la satisfacción a largo plazo de haber escrito mi libro o cumplir un plazo de entrega con un cliente (¡y recibir mi cheque!).

- Protejo el tiempo que dedico a estar en soledad. Considero correr o caminar por la playa (o donde me pille) tan importante como comer o beber agua. No es negociable.

- Tengo un cuaderno en el que entre otras cosas, enumero mis libros diarios o semanales. No soy estricta con ello (lo soy con pocas cosas), y me ayuda a mantenerme enfocada en lo positivo.

- Aparto tiempo para pagar factures, cambiar el aceite del coche, ir al médico, etc. en una misma jornada. Eso me ayuda a liberar los demás días para trabajar o escribir.

- Me aseguro de planificar tiempo para disfrutar de mis amigos, para bailar, para reírme o para pasar un rato divertido con mis hijas o disfrutar de ese alguien especial. ¡La vida es demasiado seria de por sí!

¿Cómo estableces tú tus prioridades?

http://www.lorrainecladish.com/

jueves, junio 24, 2010

Espaicoach - tu entrenador personal (coach personal)



Si te interesa la superación personal, seguramente hayas escuchado hablar del coaching, término anglosajón que significa entrenamiento. Un coach es un entrenador, y al igual que los deportistas los usan y así optimizan sus recursos, ahora se puede también tener un entrenador personal de vida, para optimizar tus recursos y conseguir tus metas.

Isabel Sales García es coach personal especializada en metas, organización personal, gestión del tiempo, comunicación y bienestar y energía. Se licenció en Filología Románica y lleva más de veinticinco años en el campo de la formación y el desarrollo de personas; con una experiencia muy variada: desde dar clases en la escuela primaria hasta participar en proyectos innovadores relacionados con las TIC's en una ONG, pasando por la dirección de equipos de trabajo tanto presenciales como virtuales y la formación en habilidades directivas a ejecutivos, entre otras. Además, vive en Valencia, la ciudad de mis abuelos paternos, y tiene una sonrisa ¡y un talante que anima a cualquiera!

Isabel Sales García es una apasionada del aprendizaje constante y la mejora personal. Lectora empedernida e infatigable. Entusiasta de los viajes. Le encanta la naturaleza e ir de marcha por la montaña. el jazz, tener ilusiones nuevas, viajar, compartir y descubrir personas interesantes. No entiende lo que es el aburrimiento y afirma tener tantos intereses que lo que necesitaría es jornadas de 48 horas para saciar su curiosidad y ansia de aprender. Bueno, pues eso tenemos en común y esto fue lo que me atrajo de ella para hacerle la siguiente entrevista, que espero que te sirva de motivación.

LCL - ¿Desde cuándo diriges Espaicoach?

ISG - Creé la empresa en el 2005. Con anterioridad estuve haciendo Coaching de Equipos en una multinacional.

LCL- ¿Qué te motivó a ser coach y a tener tu propia empresa de coaching?

ISG - Trabajé como profesora durante muchos años y una de las cosas que más me gustaban era la tutoría con mis alumnos del Instituto ya que me permitía dar rienda suelta a mi creatividad motivándoles a pensar diferente, a tener sueños propios y a plantearse retos. Esto unido a mi propio proceso de cambio que me llevó a alcanzar mi meta de ser profesora de Universidad, me llevó a descubrir el mundo del coaching. De ahí a decidir formarme sólidamente y conocer al coach número uno del mundo Anthony Robbins.

LCL- ¿Qué servicios ofrece tu empresa?

ISG - Tenemos 3 líneas:

- Coaching personal, para la mujer (LCL.- amigas, ¡tomad nota!) y financiero (LCL.- Uff, ¡éste lo debería hacer yo!)
- Formación online (LCL.- Esto significa que no importa donde vivas, puedes apuntarte a este tipo de coaching con Isabel Sales)
- La distribución en exclusiva para el mercado hispanohablante del seminario UPW de Anthony Robbins en Europa
Destacaría el Programa de Coaching On-Line "En Marcha", en el que he aunado mi experiencia en el coaching y en el E-learning

LCL.- ¿Qué margen de precios pueden esperar los clientes?

ISG.- Desde un programa online por 150 euros hasta 3.500 euros por un pack con alojamiento para asistir al seminario de Anthony Robbins UPW en Europa en primera fila.

LCL.- ¿Alguna historia de éxito de tus clientes? (Alguien que dejó un mal habito gracias a tu coaching, o que se animó a escribir su libro, o a iniciar una relación, lo que sea ...)

ISG.- Son varias las personas que han realizado cambios drásticos en sus vidas; cambios que deseaban en el fondo de su corazón pero que no se atrevían ni siquiera a confesarse a sí mismos por no resultar “políticamente correctos”. Recuerdo especialmente una de mis primeras clientes que siendo funcionaria pidió una excedencia y abrió una boutique de moda, al mismo tiempo dejó definitivamente a su pareja con la que llevaba años con una relación insatisfactoria y dos años más tarde conoció al hombre de su vida, y el negocio de la moda le sigue yendo muy bien. Otras veces son pequeños cambios, como iniciar unos estudios que te ilusionan o bien aprender a estructurar y utilizar mejor tus recursos bien sea tu tiempo o tu dinero.

LCL.- ¿Cual crees que es tu mayor logro personal y por qué?

ISG.- Quienes son madres/padres me comprenderán si digo que mis hijos. Me siento profundamente agradecida por todo el cariño que me dan y verles convertirse en personas sanas y con criterio propio. En cuanto a objetivos personales y profesionales, sinceramente cuando me he propuesto algo de verdad, casi siempre lo he conseguido de una manera u otra. Destacaría, uno de mis primeros sueños profesionales que era el de dar clases en la Universidad. Hay otro pequeño proyecto que se ha ido consolidando: el de escribir mi boletín semanal E-Motivation que envío gratuitamente a mis suscriptores. Empecé escribiendo una pequeña historia o alguna reflexión personal y ya llevo 4 años y con más de 4.500 lectores.

LCL.- ¿Qué metas te quedan por conseguir?

ISG.- El listado es largo, muy largo… Escribo desde hace muchos años un cuaderno de sueños y metas, que reviso cada año. Algunas de mis metas: bucear en los mejores 20 destinos del mundo, publicar mi primer libro, aprender a bailar salsa, dar la vuelta al mundo y vivir del trading. Creo firmemente que siempre hay que tener metas y alimentarlas con tus sueños, independientemente de tu edad y de tus circunstancias.

LCL.- Tu resumen de cómo pueden beneficiarse las lectoras de este blog del coaching.

ISG.- Mi filosofía personal de coaching: el coaching es el proceso para conseguir la mejor versión de uno mismo. La vida es demasiado corta para no ser tu misma.

Para crearse una vida extraordinaria hace falta:

1. Saber lo que quieres

2. Conocer las estrategias correctas

3. Creer que te lo mereces

4. Tomar la decisión de hacerlo

5. Aplicar un Plan de Acción


Frase favorita: "Quien añora pequeñeces, no merece grandezas" (Kostolany)


Para saber más de Isabel Sales García y Espaicoach:

www.espaicoach.net/


www.tonyrobbinseurope.info/


*Suscripción gratuita al boletín E-Motivation: http://www.espaicoach.net/IsabelSales/


http://www.lorrainecladish.com/

lunes, junio 21, 2010

El éxito de saber descansar

Todas las semanas, como buena freelancer, escribo en mi agenda lo que tengo que hacer y también lo que quiero hacer. Por otro lado, combino los horarios escolares de mis hijas con los míos, el tiempo que pasan con su padre o con el resto de la familia con el que tengo yo para dedicar a mis libros y a mi trabajo. No es fácil, claro, pero con buena voluntad y ganas, se puede con todo, solo que no al mismo tiempo.

El conflicto llega cuando por ejemplo, una se pone enferma. Así me pasó la semana pasada, cuando en lugar de poder dedicarme a terminar un libro para el que tengo fecha de entrega con una editorial (para anteayer), me encontré en la cama debido al virus de un fuerte resfriado. No tenía energía ni para leer un cuento a mi hija pequeña y mucho menos para trabajar. Con laringitis, difícilmente podía siquiera hablar por teléfono para cancelar citas de trabajo, por lo que tuve que recurrir a e-mails y SMS.

El caso es que incluso estando enferma, me cuesta tomarme el día ¨libre¨ y no hacer algo que yo considere productivo. Ya puede ser escribir, trabajar, leer o pasar tiempo con mis hijas. Soy consciente, sin embargo, que no tiene sentido forzarse y que cuando el cuerpo enferma a menudo es porque simplemente necesita ese descanso que no le estamos dando a diario. Y además, cuando el cuerpo enferma suele ser porque la mente lo debilitó mediante el estrés que nos produce el ansia de estar siempre “en marcha”.

Me gusta ser productiva, me gusta trabajar, me gusta escribir, pero – para qué me voy a engañar – también me gusta dormir, me gusta descansar, me gusta ver una película intrascendente y a veces hasta hojear una revista de moda o de cotilleo. La semana pasada no tuve más remedio que quedarme en la cama recuperándome … y hacer un esfuerzo para darme permiso para estar enferma y simplemente descansar, sin sentirme culpable. Todavía no estoy al 100%, pero estoy consiguiendo cuidarme y no obligarme a hacer más de lo que realmente debo en estas condiciones.

Para mí, el éxito ahora significa también saber cuándo decir ¨basta¨, apagar el BlackBerry y el ordenador y darme vacaciones mentales, espirituales y físicas. ¡Incluso aunque en Estados Unidos esté mal visto! ¡Que viva la siesta española!

http://www.lorrainecladish.com/

jueves, junio 17, 2010

El patito feo que nunca lo fue

De modo que me paso la vida pensando que de niña fui un patito feo ¿y ahora me entero de que los niños del cole pensaban que era guapa y lista? ¿Así que todos esos años de niñez y adolescencia llenos de complejos, de timidez, de pensar que era demasiado delgada o demasiado gorda, demasiado estudiosa o un desastre fueron una pérdida de tiempo? ¿Y los años de terapia? ¡Ay-Dios-Mío! De verdad … Soy la única a la que le ha pasado esto, ¿o hay más como yo? Ojalá lo hubiera sabido en su momento. Pero entonces, en lugar de que me rompieran a mí el corazón, lo mismo hubiera roto yo unos cuantos … o quizá lo hice y no soy consciente de ello.

Cuando me apunté a Facebook y empezaron a resurgir personas de mis años escolares, estaba segura de que se asombrarían al ver que era más extrovertida y estaba de mejor ver en comparación con el espanto de niña empollona e introvertida que conocieron 30 años atrás. Ay, pero eso no fue lo que escuché.¨¡Estás tan estupenda como siempre!” “Eres igual de guapa y simpática que cuando ibas al colegio” “Ay, pero cómo me gustabas …” me decían. Al principio pensé que se pitorreaban, luego imaginé que no me recordaban bien. Y después de que un buen amigo de aquel entonces me escribiera hoy por e-mail que “todos los chicos de la clase pensábamos que eras la más guapa, pero nos intimidaba tu inteligencia y madurez”, tuve una especie de revelación.

No sé si reírme o llorar. Pero ¿Cuántas otras mujeres habrá por ahí aún sintiéndose patitos feos cuando en realidad son preciosos cisnes?

Miro la foto de mi hermana y yo cuando éramos niñas y la comparo con la otra foto reciente de nosotras y me pregunto qué pasó entremedias. ¿Por qué malgastamos tantos años, tanta energía, tanta VIDA pensando que éramos demasiado delgadas, demasiado gordas, demasiado feas, listas o tontas? ¿No me pude haber dado cuenta a los 14 años de lo que me he enterado a los 46? Principalmente, ¡que estaba estupendamente! Laura, ¡las dos lo estábamos!

Quisiera volver hacia atrás en el tiempo y decirles a esas dos niñitas que están bien, que se las quiere, que están perfectas y son buenas, que tienen agallas. Que las cosas no siempre irán bien, pero que superarán todo de una manera o de otra y llegarán a ser mujeres fueres y capaces. No puedo volver y decirles nada a esas niñas, pero puedo darme cuenta ahora de que nunca fui Betty la Fea, salvo en mi mente. Desde luego, sé que mi hermana no lo era.

También puedo decirles a las dos nenas en la última foto, mis adoradas hijas, que están estupendas, que son bellas por dentro y por fuera. Pero … afortunadamente ya lo saben. Espero que según vayan creciendo no lo olviden. Yo por mi parte ¡haré todo lo posible por recordárselo!



martes, junio 15, 2010

Tus hijos - Khalil Gibran

Me encanta este poema de Khalil Gibran:

“Tus hijos no son tus hijos
son hijos e hijas de la vida
deseosa de sí misma.
No vienen de ti, sino a través de ti
y aunque estén contigo
no te pertenecen.”

Y aún así es nuestra responsabilidad ayudarlos a que se conviertan en la mejor versión posible de sí mismos, guiarlos por la vida y ayudarlos a que – ojalá – tomen las decisiones correctas y persigan sus sueños.

Mis hijas son biculturales (España y los EE.UU. además de algunas mezclas más en su sangre – Argentina, Suecia, Inglaterra y Hungría) como lo somos sus padres. Quizá porque desde que nacieron ya las subía a aviones conmigo para visitar familia y amigos en diferentes países, sobre todo a la mayor parece que le ha picado el bicho viajero.

Vivo en Florida y una de mis mejores amigas en Sevilla, donde nacieron mis dos churumbeles, se ofreció hace unos meses a pagar el billete de avión de mi hija de 9 añitos para que pudiera pasar parte del verano en España. Pregunté a la nena si le gustaría ir y le avisé de que viajaría sola. Hablé con su padre y los dos pensamos que si ella estaba dispuesta a dar ese paso, nosotros también. O al menos debíamos mentalizarnos, ¡por el bien de ella!

Así que ayer, continué con lo que dice Khalil Gibran en el poema:

“Puedes darles tu amor,
pero no tus pensamientos,
pues ellos tienen sus propios pensamientos.
Puedes abrigar sus cuerpos,
pero no sus almas, porque ellas,
viven en la casa del mañana,
que no puedes visitar
ni siquiera en sueños.


Puedes esforzarte en ser como ellos,
pero no procures hacerlos semejantes a ti
porque la vida no retrocede,
ni se detiene en el ayer.”

Tuve que calmar a las tías, a los tíos, abuelos y amigos de mis hijas, que estaban preocupados porque una niña tan jovencita cruzara el Atlántico sin uno de sus padres. No dejé que mi hija supiera que pensé que quizá lloraría cuando la viera cruzar la puerta de embarque. Ella pensaba que todo ese ajetreo era normal y si albergaba algún temor, lo convirtió en un espíritu de aventura.

Ha ido a España para absorber su otra cultura, para mejorar su español, para pasar tiempo con sus amigos y familia, para divertirse y para hacer lo que hay que hacer en la vida: vivirla como si fuera solo una, que probablemente lo es.

Y bien, mi nena de 9 años me llamó por teléfono cuando aterrizó en Madrid y luego en Sevilla, para decirme que había hecho amistad con otros nenes que viajaban solos, que se había divertido aunque perdió el vuelo de conexión, me habló en español (como solía hacer antes), y al escuchar su tono de aventura y emoción, supe que había hecho lo correcto al dejarla ir.

Como concluye Gibran:

“Tú eres el arco del cual, tus hijos
como flechas vivas son lanzados.
Deja que la inclinación
en tu mano de arquero
sea para la felicidad.
Porque incluso aunque El ama la flecha que vuela
también ama el arco que es estable.”

De modo que aquí estoy, siendo una roca para mi hija, pero también su arco, y estoy orgullosa de que a los 9 años ya tiene más experiencias de vida de las que tuve yo a los 20. No tengo planes para ella, más que darle alas para volar. Le ayudaré a hacer un mapa de vida, pero la elección de su destino será en ultimo caso, suya.

http://www.lorrainecladish.com/

miércoles, junio 09, 2010

El triunfo no cae del cielo, por la escritora Rosario Lynch

Este artículo está escrito por Rosario Lynch, ¨bloguera invitada¨ aquí en Diario del Éxito, y en el mismo blog en Hola.com.

El éxito, de manera simplista es el alcance de un objetivo primario. En mi opinión, es el resultado de una secuencia de escalones y puertas que se abren de acuerdo a los esfuerzos y a las metas de cada individuo. El trabajo, la dedicación perseverante y el carácter para no amedrentarse ante los retos, combinados con nuestra idea, el objetivo particular que nos proponemos como fin, son elementos imprescindibles para llegar hasta donde nos proponemos y más allá.

Desde muy niña, yo guardé silenciosa la ambición de escribir una novela y como una evocación constante a ese deseo, siempre en mis funciones diversas, me encontré con anécdotas de la vida real, tan interesantes que podía simplemente plasmarlos con sus dramas y sub-dramas en obras completas. Fue el retornar a mi país de origen, Nicaragua, después de muchos años de ausencia, que mi hermana Lety me retornase el original de un manuscrito de mi propiedad, realizado durante mi adolescencia. Este sencillo acontecimiento actuó como detonante, proveyéndome del denuedo de empezar con la recopilación de datos, la creación de un bosquejo, de un escenario donde ubicar a los personajes y empezar a desarrollar la historia que duró dos años para llegar a su documento final. Puedo afirmar sin temor a las dudas que lograr ese primer propósito, no fue del todo fácil. Debí establecer una constante disciplina, vencer muchos altibajos morales, liar contra las dudas en relación a la calidad de la historia y sobre todo, vencer el miedo a permitir que mis escritos fuesen leídos por terceros, para quienes pensando en ellos, después de todo, la escribí. Ese, podría decirse es ya un escalón hacia un triunfo relativo, no obstante, para obtener la obra física en versión papel, aun quedaban muchos puentes que cruzar, cumplir los criterios de la editorial seleccionada, resolver los asuntos prácticos y logísticos hasta finalmente ver la obra, palparla y admirarla con ese sentimiento que da la satisfacción de haber logrado un objetivo. Pero ese alcance, lo que pareciese ser el final, solo nos lleva a la ruta del principio.

La obra terminada nos coloca en otra etapa menos romántica del proyecto y, a la vez interesante, de igual o mayor creatividad y esfuerzos a la de su creación misma, el hacerla llegar al lector. Este es sin duda, otro reto que nos gradúa el nivel del éxito, el que, a medida que escalamos los peldaños, otros se agregan. Es como si el alcance de la pirámide que deseamos escalar, cada vez se volviese más alta, imponiéndonos la necesidad imperativa de continuar sin tregua, porque es claro que el éxito no cae por el peso de la gravedad. Para alcanzarlo frecuentemente hay que transitar una senda escarpada.

La vida del escritor se dice, es solitaria y aislante y aunque miles de lectores lean sus libros, la creación de la obra la forja combinando sus sueños, penas y dudas con la de sus personajes. En lo práctico, es necesario actuar con mente positiva para vencer dudas e inseguridades, de participar de un círculo de escritores para acertar el buen o mejor camino a seguir, de leer mucho con ojos críticos y de repetirse constantemente que nada es posible sin esfuerzo, que siempre hay espacio para mejorar y hacerlo con voluntad y constancia. Todos tenemos el derecho de caer e igualmente el coraje y la dignidad de sabernos levantar... y volver a empezar de nuevo, si es necesario.

Y dado que con frecuencia la vida es de pruebas y errores, la única forma de saber si se fracasa o se triunfa es a través de experimentarlo, independiente de cuál sea nuestra meta o nuestro proyecto. Es bien posible decir, probé y fracasé pero jamás podremos asegurar que fracasamos sin haber probado, no obstante y más positivo aun, digámonos, probé y triunfe porque casi todo es posible en esta vida si nos proponemos algo factible y realizable. Solo debemos de recordar siempre que nada es gratuito, todo requiere lo mejor de nuestra parte.

En mi obra en versión papel y digital, Más allá del horizonte: Cony Dupont, el personaje central es uno de esos cuyas metas van más allá de sus propias adversidades y de la injusticia social que la rodea, pese al terrible drama que la conllevan hasta el último momento. En la actualidad, he completado dos manuscritos mas, una novela en español (Lucia Fuentes del Fuego, secretos de una Primera Dama y una historia para jóvenes en Ingles (Roisin’s travel adventures)


Para comprar Más allá del Horizonte, pinchar aquí.

Rosario Lynch Books, facebook


http://www.lorrainecladish.com/

lunes, junio 07, 2010

Savoir Faire - el arte de saber estar

Esto significa tener habilidades sociales y don de gentes, saber interactuar con personas de cualquier condición social o intelectual, en cualquier lugar o situación. Además, implica que te comportas con clase y que tienes buenos modales, siempre.
¿Se nace así o es algo que se puede aprender? Esta es  la pregunta que se plantea en el Pygmalión de George Bernard Shaw. Audrey Hepburn que, en mi opinión era la reina del Savoir Faire, hizo el papel de Eliza Doolitle en My Fair Lady, la película basada en el musical que a su vez se basó en el libro de Shaw.
Todavía forma parta de la cultura europea expresarse a través de la ropa y del lenguaje corporal. Las mujeres aprendemos desde muy jovencitas a adaptar el maquillaje y los accesorios a cada situación social o profesional, desde el gimnasio hasta la sala de conferencias. Lejos de resultar una esclavitud, el saber estar y tener sentido de la estética y del buen gusto te sube la moral y además es muy divertido.
Los hombres europeos también son fashionistas, sin perder su masculinidad y como bien sabemos, no todos son tan machistas como los pintan aquí en Estados Unidos, donde vivo ahora. 

En USA dicen que si alguien va bien vestido y tiene buenos modales o bien es gay o europeo. ¡Y les hace gracia!
Cuando tienes savoir faire, podrías ir en chándal y aún así llamarías la atención, en el buen sentido. No es lo que llevas puesto sino cómo lo llevas lo que más importa. Tus modales, tu tono de voz y tu presencia dicen mucho de ti.

Asistí una vez a un curso de baile en Florida en que gran parte del día se dedicó a enseñar a mujeres adultas a caminar con tacones y a sentarse llevando falda. La gran mayoría caminaba como si se acabara de bajar de un caballo. No me había dado cuenta de aquí no forma parte de la cultura general el saber moverse con elegancia. 

En Europa es más habitual el saber estar. Las mujeres son femeninas y los hombres masculinos. Creo que todavía entendemos el valor de ser señoras y ellos caballeros. Admito que es algo en extinción, pero afortunadamente no está del todo perdido, y cuando lo encuentras es muy agradable de ver.
Si tienes savoir faire, cuentas con una gran ventaja, seas o no consciente de ello. Tienes más probabilidades de tener éxito en muchos terrenos, desde el sentimental hasta el profesional. Es un arte que beneficia a todos.

http://www.lorrainecladish.com/

miércoles, junio 02, 2010

Usa protector solar



El cuidado de la mente y del cuerpo es un proceso que dura toda la vida y que comencé cuando tenía 12 años. Lo convertí en un hábito diario y a mis casi 47 años todavía sigo en ello. Aparte de contar con una buena base genética y tener una actitud positiva, estoy segura de que es el motivo de tener buena piel y de sentirme cómoda en ella. No se trata de ser una esclava de los tratamientos de belleza ni de gastarte más en cremas de lo que te cuesta el alquiler o la hipoteca, al igual que tener una dentadura sana no requiere más que cepillarse los dientes y usar hilo dental – todos los días de tu vida, eso sí.

Lo mejor para la piel, no importa la edad que tengas, es el protector solar. Cuando tenía veintitantos años y era profesora de gimnasia, abusé de las camas bronceadoras. Pero, nunca es tarde para empezar a protegerse. Desde que me mudé a Florida hace seis años, no salgo de casa sin aplicarme pantalla solar. Limpiarme e hidratarme la piel es otra parte de mi rutina diaria que no me salto jamás.


He utilizado cremas ridículamente caras, las más baratas y todo lo que te puedas imaginar entre medias y he descubierto que, si eres constante, casi cualquier crema sirve. Aún así, tengo mis productos favoritos ultra-asequibles que utilizo cada día. Que conste que vivo en Estados Unidos y, aparte de poder comprarlas por Internet, no aseguro que estén disponibles en otros países.

La limpiadora facial Cetaphil solo cuesta unos $10 y dura un par de meses. Si quieres exfoliarte, añade un poco de bicarbonato a la limpiadora por la noche, y lávate la cara. Para el día Cetaphil UVA/UVB Defense SPF 50 es estupenda y el precio es de unos $13 por un tubo de 50ml. Otra opción es Eucerin Daily protection cream con factor de protección 30 por $9 (100 ml). Debajo de esto, he estado utilizando la crema Porcelana que sirve para aclarar la piel (elimina las manchas), tanto la de día como la de noche. A $5 por tarro, no se puede pedir un precio mejor. Hay que usar muy poquito, y esperar al menos 3 meses para ver resultados. Si te lo puedes permitir, entonces Neostrata Bionic Skin Lightening Cream (unos $38 por tubo) también proporciona los resultados de los que presume (igualar el tono de la piel e hidratar). Tanto Porcelana como Neostrata tienen Hydroquinona al 2%, que ya no creen que sea malo para la piel, como se dijo en los medios de comunicación hace unos años.

Estoy emocionada con mi más reciente descubrimiento: Physician Formula´s Healthy Wear tinted moisturizer with SPF 50! Cuesta $14 y parece un maquillaje normal, pero ofrece un acabado muy natural además de una estupenda protección solar. Lo tengo en el color más oscuro aunque soy bastante clara de piel, porque no quiero parecer un fantasma en mitad del verano. El tacto y el aspecto es muy natural. Para retoques, llevo el polvo compacto en el bolso. También lo uso para mis hijas.

Si te la aplicas a diario, cualquier loción corporal sirve, pero llevo varios años utilizando Ocean Potion Ever Glow Daily Moisturizer (con auto-bronceador) que está muy bien de precio: $5 por un bote de 20.5 FL oz y es mejor que tomar el sol. La pantalla solar Ocean Potion 50 SPF también la uso a diario (cuesta unos $8), o también Hawaiian Tropic sheer touch lotion sunscreen con factor de protección 50.

Cuando te ves bien, te sientes bien ¡no importa la edad que tengas!

¡También espero que disfrutes del video!



http://www.lorrainecladish.com/