martes, mayo 04, 2010

De los cuarenta para arriba, ¡disfruta de la vida!

Me dije que si no era madre antes de los 25 años, ¡ya no querría tener hijos! No quería ser una mama “mayor”. Claro que la vida es lo que ocurre cuando haces otros planes y las circunstancias no se dieron para cumplir mi deseo. Mi primera pareja no quería hijos porque tenía ya dos. Yo era tan joven que accedí, pero en el fondo seguía queriendo ser mamá. En cambio quizá en ese momento no estaba preparada física ni emocionalmente (lo más importante), y además no conocí al padre de mis hijas hasta que tuve 34 años. Entre esperar un poco y una época de infertilidad -que por suerte se resolvió sola- no tuve a mi primera hija hasta los 37 años. La segunda llegó después de que cumplí los 40.

Hoy 4 de mayo es el noveno cumpleaños de mi hija mayor y en junio, mi pequeña pelirroja cumplirá 6.
No tuve tiempo de tener la crisis de los 40, porque estaba demasiado ocupada con mis peques, llevando la casa y con mi profesión de escritora. En agosto cumpliré 47 años y de alguna manera no me entra en la cabeza. Esto lo digo con optimismo.
A menudo me preguntan ¿cómo consigo estar radiante, positiva y con tanta energía cuando tengo los mismos retos y ocupaciones que cualquier otra mujer moderna?
Como menciono en anteriores entradas, podemos apoyarnos en la lista de excusas para sentirnos mal – en mi caso podría enumerar ser hija de un divorcio traumático, haber tenido un trastorno alimentario, haber padecido depresión de más joven, relaciones que no terminaron bien, una separación y un divorcio, serias dificultades económicas – y suma y sigue. ¡Seguro que tú también tienes una lista parecida!
Pero prefiero mirar mi otra lista, que es la de motivos para sentirme fabulosa después de los 40 años, y que incluye tener dos hijas estupendas, salud, estar en forma, sentirme por lo general equilibrada mental y emocionalmente, tener amigos que me apoyan, pasión por la escritura, empatía, la oportunidad de utilizar mi talento a diario, ser disciplinada, y simplemente – la vida. Estoy más a gusto en mi piel (aunque ya empiece a descolgarse) que antes y mi mayor preocupación con respecto a envejecer es que ¡se me acaba el tiempo!
Por eso decidí presentarme al concurso Fabulosa después de los 40, de la revista americana More Magazine. Seguramente mis posibilidades de ganar son escasas, ya que hay muchísimas otras mujeres fabulosas, lo cual da gusto ver (me encanta estar en contacto con mujeres fuertes y positivas y bellas por dentro y por fuera) pero ¿por qué no intentarlo?
Para ver mi perfil, haz click AQUI y si te sientes inspirad@ para votar, mis hijas y yo ¡te lo agradecemos!
Publiqué un libro con el título de esta entrada - De los cuarenta para arriba, ¡disfruta de la vida! - que me prologó Mariló Montero, otra mujer estupenda.

¿Te sientes fabulos@ después de los 40 ó la edad que tengas? ¿Por qué?

http://www.lorrainecladish.com/

2 comentarios:

Carlos dijo...

En Mariló Montero coincido plenammente contigo. La mujer de Carlos Herrera, tiene ahora un programa de televisión por las mañanas (un magazine), y lo hace estupendamente.
Da gusto leerte porque desprendes optimismo en tus escritos.
Besos.

Juan Luis G. dijo...

¡Ay la edad! Cuando somos niños, todos nos hacemos composición de cómo será nuestra vida al cabo de los años, pero por desgracia ¡o por fortuna! no suele cumplirse. Los hijos proporcionan una energía especial y multiplican las capacidades de los padres, sin duda. Yo he sido padre con 35 años y la verdad, prefiero que haya sido así a hacerlo más joven.

Yo lo tengo claro; una mentalidad positiva y el mantenerse activo proporcionan una vida juvenil. Los años es lo de menos.

Un saludo.