viernes, abril 09, 2010

Éxito en las relaciones de pareja

No considero ninguna de mis relaciones pasadas un fracaso, porque todas me han enseñado algo. Fruto de una de ellas, mis dos hijas, sin quienes no concibo la vida, como sabe cualquier madre. A los 20 años, a los 30 ó los 40 no era la misma que soy hoy a los 46. Cuando pienso en anteriores parejas, ahora parece que comprendo el por qué de cómo terminó cada una. Digo “parece” porque cada historia de amor siempre tiene dos versiones y no conozco la de ellos.
Durante un tiempo, decía saber lo que NO quería en una relación. No quería que me engañaran, que me mintieran ni que hubiera abuso verbal o físico. Ahora me doy cuenta, sin embargo, que no sabía lo que SÍ quería, y creo que por fin lo he descubierto. Un día escribí una lista muy completa de los atributos que deseaba en una pareja, basada en mis valores actuales. Escribí la lista pensando que quizá era poco realista esperar que una sola persona cumpliera con cada uno de mis requisitos. En cambio, atraje a la persona que los cumple todos, y curiosamente eso no me sorprendió tanto. Probablemente estaba preparada para por fin admitir y aceptar algo mejor.
Según cumplimos años y nuestro pasado se hace más largo y más denso, con hijos, exes, responsabilidades y manías, no creo que sea mala cosa ser selectiva. Debería haber, en nombre del respeto y la confianza en una misma, una serie de requisitos mínimos que cualquier potencial pareja debería cumplir. Conformarnos con menos es un acto de auto-destrucción. Las mejores relaciones, no obstante, toman en cuenta que la otra persona es compañero, cómplice, amante y amigo, no alguien con quien meternos constantemente o a quien preferimos evitar porque siempre discutimos.

Algunas de mis actuales creencias sobre las relaciones:


- Si tu pareja no es tu mejor amigo, algo va mal.

- Si no sabes si estás enamorada, no lo estás.

- Si necesitáis terapia de pareja, la cosa se acabó hace tiempo.

- Si te quedas sólo “por los niños”, mejor no te quedes.

- Si crees que puedes cambiar al otro, procura cambiar tú.

- Si piensas que un alma gemela es perfecta, te llevarás un gran chasco.

- Si “sabes” que has encontrado tu alma gemela ¿qué prisa tienes?


¿A ti qué te parece?

http://www.lorrainecladish.com/

No hay comentarios: