jueves, febrero 18, 2010

Despertando al gigante interior, un libro de Anthony Robbins

Por fin estoy leyendo a Anthony Robbins, 26 años después de verlo en un publi-reportaje en USA. Entonces me pareció un joven charlatán de dientes demasiado blancos. Desde entonces, cada vez que escuchaba su nombre, me daba repeluco. Sin embargo, siempre he procurado llevar una vida de superación personal, y con la experiencia y los años he ido ampliando mis horizontes. Al fin y al cabo, Tony Robbins ha construido un imperio de millones de dólares basado en la motivación y la auto-ayuda. Además, ahora es un señor muy atractivo que parece que se ha escapado de un anuncio de Calvin Klein, je, je.
¿Qué he encontrado por ahora en las páginas de Despertando al gigante interior? Pues, sinceramente, el libro está mal escrito, es redundante y tiene más paja que un establo. ¡Menos mal que leo deprisa! Bien editado y si lo dejaran en una cuarta parte de su actual extensión, el libro sería excelente. Conociendo el nivel que hay que tener para penetrar el mercado editorial, sorprende comprobar que este libro, que ha vendido más de un millón de ejemplares, parece que no lo hubieran revisado ni corregido. No se ajusta a los niveles de excelencia que promueve el autor.
Tecnicismos aparte, Despertando al gigante interior sí ofrece sugerencias prácticas que, si se aplican, dan resultado. Cuando un libro de auto-ayuda “no funciona”, es porque el lector no lo pone en práctica. Si lo sabré yo, que no solo leo libros de superación persona, sino que los escribo (sonrisa).
El concepto que me llevo del título super-ventas de Robbins, es su explicación de cómo cuando conduces un auto de carreras (y no es que yo tenga intención de meterme a piloto) que derrapa, si miras la pared muerto de miedo, lo más probable es que te estrelles. Por el contrario, si logras mantener la vista fija sobre la carretera (tu objetivo) incluso mientras pierdes el control del vehículo, tenderás a recuperar tu rumbo, ya que las manos siguen el foco de la vista. Así es en la vida. A veces, solo necesitamos comprender y poner en práctica un sencillo concepto para redirigir nuestros esfuerzos y catapultarnos hacia el éxito. Esa fue mi revelación.
Incluso si las circunstancias nos hacen derrapar en el sentido contrario de nuestro objetivo principal temporalmente, si mantenemos la vista fija sobre nuestro objetivo a pesar de todo, a la larga recuperaremos el rumbo. Si has leído el libro o has escuchado hablar a Tony Robbins, me encantaría saber cómo te ayudó.

http://www.lorrainecladish.com/

9 comentarios:

ELIANATARDIO dijo...

Curiosamente ýo me siento igual y me parece que la gente pierde la escencia cuando se vuelve tan comercial. Pero si en algo estoy de acuerdo en la vida, es que hace falta tener un objetivo en la vida en el cual fijar toda la fé, la visión y la intención, una vez uno ha encontrado su misión, la vida comienza a tener sentido y no hay como equivocarse porque cada reto se vuelve una oportunidad. No me gusta Anthony Robbins, prefiero a Wayne Dyer en lo personal, ojalá algún día escribas acerca de él!

Lorraine C. Ladish dijo...

Sí, a mi también me gusta Wayne Dyer, y fue el primer autor de autoayuda que leí, a los 17 años, pero tenía ganas de saber de primera mano qué había en el libro de Robbins ...

Mireya Posada dijo...

Me dio risa cuando empece a leer tu articulo porque yo pensaba igual que tu cuando lo conoci hace muchos años atras. Su imagen no fue de mi mayor agrado y aunque no tenia nada en su contra, nunca me senti atraida por leer sus libros o seguir su carrera, aun hasta ahora JAMAS he leido ninguno de ellos. Sinembargo, he sentido cierta curiosidad por conocerle, ya que la conferencista Karen Hoyos lo menciona con mucha admiracion y tengo entendido que millones de personas le siguen por muchisimos años. En mi etapa de crecimiento espiritual he podido comprobar que cada uno de los maestros en la materia tienen un ideal en comun, ayudarnos a ser mejores seres humanos y como para gustos se hicieron los colores, pues que bueno que podamos encontrarnos con tanta variedad de personas que lleven el mismo mensaje. Wayne Dyer, Deepak Chopra y Louise Hay son mis consentidos.
Mireya Posada
www.elprivilegiodesermamasoltera.com

Lorraine C. Ladish dijo...

Mireya, Dyer es uno de mis favoritos. Lo que veo es que todos en realidad dicen básicamente lo mismo. Incluso lo que digo yo en mis libros no es novedoso. Lo que cada uno da es su toque personal, su estilo. Por cierto, veré a Deepak Chopra en persona el 7 de marzo. Ya te contaré y escribiré una nota sobre ello, claro. Besos.

Paloma dijo...

Cuando me enseñaron a conducir una moto, el consejo clave fue: siempre mira a donde quieres ir. Si desvías la mirada de ese punto, si miras a los lados o a la rueda delantera o al suelo, te caes. Y efectivamente.
El otro consejo fue: la moto se conduce con las caderas, y es verdad jaja.
Besos a todas, os conozco por el blog de Lorraine y os admiro!
Paloma Corredor

Lorraine C. Ladish dijo...

Paloma, gracias por leer y comentar. Como sabes bien, eso es lo que da sentido a un blog. Besotes.

Isabel Sales dijo...

Hola Lorraine,

Imagino que no has estado en ninguno de sus seminarios. Te darías cuenta entonces de la gran capacidad de Anthony Robbins para conectar y comprender a los demás, de la energía que desprende, de su humanidad, de su profundidad si eres capaz de ver más allá del show y especialmente de su honestidad y sinceridad.

Todo el que asiste queda impactado positivamente y vuelve con ideas claras de los cambios que quiere realizar en su vida y herramientas concretas para llevarlos a cabo.

Sin duda alguna, es un genio contemporáneo!! Al margen de si es más o menos comercial, y de si ha sido capaz de crear un gran business en torno a su trabajo. Que, por cierto, es curioso, que en general tendamos a juzgar negativamente a quienes han tenido éxito económico con lo que hacen (creo que deberíamos revisarnos nuestras creencias acerca del dinero ;-))

Por otra parte, a mí me gusta aplicar eso de "dime con quien andas..." en el sentido de observar las personas con las que uno se relaciona y/o trabaja. En el caso de Robbins, además de sus ya famosos y conocidos clientes (no me imagino a Nelson Mandela contratando como coach a un "charlatán") él ha trabajado en muchas ocasiones con Deepak Chopra, entre otros.

Además de su Fundación que colabora en varias áreas, entre ellas con los colegios y cárceles. Tiene una línea de trabajo muy poco conocida con Cloe Madanes, que es una especialista que dirige una Fundación para ayudar a las personas que han sufrido agresiones y abusos en su infancia. Yo he visto alguno de los vídeos que utilizan para su formación interna en los que Robbins tiene sesiones con una sola persona, y te confieso que todavía me quedé más admirada si cabe, porque ahí es donde se demuestra su maestría, en el tête à tête,

Nunca es tarde si la dicha es buena ;-) Si lo has descubierto ahora, aprovecha para aprender lo bueno que nos puede aportar.

Un abrazo desde Valencia (España) y seguiré tu blog a partir de ahora,
Isabel Sales

Lorraine C. Ladish dijo...

Hola, Isabel. Mil gracias por tomar el tiempo de escribir un comentario tan detallado. Ay, Valencia - la tierra de mis abuelos paternos. Qué morriña. En fin. Pues te cuento que si me puse a escribir ese post fue porque descargué un audio libro suyo que escucho cuando salgo a correr, y por cierto, sigo leyendo el libro que menciono en el blog. Afortunadamente el tiempo y la experiencia han hecho que yo sea más abierta de mente y saque un aprendizaje de cualquier cosa, de cualquier persona y situación. Creo que por lo general, los seminarios tienden a transmitir la energía que los libros a veces no logran transmitir. Por ejemplo (mira mi post más reciente), Deepak Chopra me impactó en persona de manera que sus libros o audios no. Y por otro, a cada uno le llega su San Martín, y por ello quiero decir que "cuando el alumno está preparado, aparece el maestro". Ojalá pueda asistir a un seminario de Robbins antes de tener que ir en parihuelas. Je je.
Besotes y encantada de conocerte.

Mireya dijo...

Excelente comentario Isabel Sales. Es cierto que a veces somos muy ligeros para opinar, especialmente a una persona que ha sido tan super exitosa. Espero ir a uno de los seminarios de Anthony Robbins para conocerle mas de cerca y poder tener una opinion mas concreta sobre su trabajo. Lo que si estoy de acuerdo esque cada una de las personas que llevan un mensaje de transformacion tienen un estilo personal y por eso cada uno de ellos toca un grupo diferente de personas. De no ser de esa forma, o todos los seguiriamos o nadie pondria interes en el tema. Asi que para gustos se hicieron los colores y que bueno, porque cada persona tiene una opcion a seguir. A la final, todos logramos enfocarnos asi en las cosas que son importantes en nuestras vidas.
Mireya