domingo, febrero 28, 2010

La tenacidad - paso a paso.

¿Alguna vez te has sentido desesperado, triste, enojado o desesperanzado? Estupendo, eso quiere decir que ¡estás vivo! La mayoría hemos sentido alguna o todas esas emociones en algún momento de la vida, o incluso todos los días durante una época … No pasa nada. Lo que importa es lo que haces con esas sensaciones y cómo reaccionas ante ellas. Cuando nos enfrentamos a una pérdida, un reto o un gran cambio, se nos presenta la mayor oportunidad para descubrir quiénes somos en realidad y de qué estamos hechos.
No me creo mejor que nadie y tampoco creo que el que sufre se gana el cielo. Puedo afirmar, sin embargo, que los muchos retos que he enfrentado (y enfrento) en la vida y cómo he reaccionado y reacciono antes ellos, han resultado en un mayor auto-conocimiento. Sé que aunque me tambalee temporalmente cuando se me presenta una situación adversa, no me rindo.
El rechazo, la pérdida, las malas noticias … todo me afecta momentáneamente. ¡Soy humana! Pero no me desmorono para siempre. Sé que en la tenacidad está la respuesta y que aunque pueda creer que todo está perdido, en realidad nada está perdido. En un acto de introspección, compruebo la fuerza y la compasión que he adquirido, y me reanimo y sigo p´alante.
Debido a que tengo un historial de levantarme y sacudirme cada vez que me caigo, creo en mí. No siempre, no a cada segundo del día, pero en general, sí. El mayor favor que podemos hacernos es ser tenaces. Es la única manera de superar obstáculos, alcanzar metas y respetarnos a nosotros mismos. Para algunos, es la única manera de vivir.
¿Qué te han enseñado acerca de ti mismo tus mayores retos?


http://www.lorrainecladish.com/

jueves, febrero 25, 2010

Nicolás Manservigi, escritor y cantante lírico, publica su segunda novela a los 25 años

En el 2002 salió al mercado mi libro El reto de escribir y publicar. Entonces yo vivía en España, y una noche recibí un correo electrónico de un argentino de 18 años llamado Nico, que me contó que escribía una novela.
Ser escritora te transporta a lugares lejanos y sirve para conectarte con los lectores. Algunos te escriben una sola vez, tú les escribes de vuelta y ahí queda la cosa. Otras veces, la relación continúa a lo largo del tiempo y a pesar de la distancia y si tienes suerte puedes observar la evolución del lector. Inclusive la evolución de su carrera literaria. Este fue el caso con Nico – Nicolás Manservigi - que publicó su primera novela, El portador, en el 2007. Entonces le entrevisté para La Palma, del Palm Beach Post. Curiosamente, comenzó siendo lector mío y más adelante invertimos los papeles.
Su novela Paisajes internos saldrá pronto a la venta. Manservigi, nacido en Tucumán, Argentina, tiene ahora 25 años y ya ha tiene más logros en su haber que muchas personas que le doblan la edad. Es autor, cantante de ópera, guionista y además, está de muy buen ver. Le pregunté cual ha sido su mayor éxito hasta el momento.
“Creo que muchas cosas que me han sucedido a lo largo de mi vida las llamaría de éxito. Una de las grandes cosas que he superado es mi inseguridad y mi baja autoestima y, con esa conquista, vinieron muchas alegrías que me llevaron a tomar decisiones que han determinado mi vida. Sin duda alguna, el mayor éxito viene cuando se decide buscar la propia felicidad”, dijo Manservigi.
Se tilda de persona persistente y obstinada. Admite que: “las carreras artísticas son muy inestables, pero sólo pueden sobrevivir aquellos que tienen pasión por lo que hacen y por lo que son verdaderamente”.
Manservigi dice que sus padres, hermanos y amigos cercanos le han brindado su apoyo en todo momento.
A pesar de dar la impresión de tenerlo todo ya, todavía tiene momentos de inseguridad. Sin embargo, no pierde el tiempo rumiando.
“Mi estado anímico es por lo general calmo, pero tiendo a desesperarme cuando no consigo lo que quiero. Recuerdo que cuando estaba escribiendo mi primera novela, yo había dejado la universidad y me sumergí en una profunda depresión, y la escritura me ayudó a salir de ese cuadro, como mi familia también, claro”.
Comparte que la clave es el auto-conocimiento. “Cuanto más me conozco, más fácil me es identificar aquellas cosas que me llevan hacia estados oscuros. Es una lucha, pero soy sincero al decir que en los momentos más difíciles siempre he logrado salir gracias a mi arte, ya sea a través del canto o la escritura”.
Su mensaje a otras personas que persiguen sus sueños y el éxito:
“Que no dé lugar a que nadie le diga que no puede hacerlo. Sólo uno debería ponerse límites. Todos desconocemos el potencial de las otras personas, razón por la cual no deberíamos jamás frenar el impulso o las ganas de hacer que pueda tener una persona cualquiera. Poner obstáculos o entrometerse en la evolución del otro me parece mezquino y bajo”.


Sitio web: http://www.nicolasmanservigi.com.ar/

http://www.lorrainecladish.com/

miércoles, febrero 24, 2010

Inspiración - encuentra tu verdadera esencia.

Leí Tus zonas erróneas, de Wayne Dyer, cuando tenía 17 años. Entonces lidiaba con un trastorno alimenticio y hacía todo lo que estaba en mi mano para superarlo. El libro de Dyer me pareció un manual de sentido común que pocas personas de mi entorno (incluida yo misma) parecían poner en práctica.
Casi 30 años más tarde, sigo leyendo a Wayne Dyer, que ha escrito y publicado ya más de 30 libros, muchos de ellos títulos superventas y todos un reflejo de su propia evolución espiritual y, me atrevo a decir que también la mía. A la larga superé el trastorno alimentario y aprendí mucho de aquella experiencia, que me llevó a escribir y publicar mi primer libro, titulado Me siento gorda.
Ayer tarde, mientras salía a correr, escuchaba un audio-libro de Dyer titulado Inspiración, encuentra tu verdadera esencia, que he leído y escuchado muchas veces. Pero ayer precisamente, me impactaron algunas frases como nunca antes.
Una de ellas fue: “No hay nada que tenga tanta fuerza como una idea a la cual le ha llegado su hora”. Eso me llegó al alma, ya que ahora rezumo pasión por una idea que me llena de energía, emoción y fuerza.
Otro concepto que me pegó fuerte fue el siguiente: cuando nos dejamos llevar por el instinto y decidimos dedicarnos a lo que nos da satisfacción, aquello que nos emociona y nos hace vibrar, tenemos el deber de empeñarnos en sacarlo adelante porque es nuestro propósito de vida. Para tener éxito, debemos hacer lo que aumenta nuestra energía y nos centra, y dejar de lado las actividades, la compañía, las conversaciones e incluso el trabajo que nos deja por los suelos. A menudo aceptamos ciertas compañías, trabajos o encargos por miedo. Posiblemente temamos la soledad, no llegar a fin de mes, o no tener comida en la despensa, o nos preocupe lo que piensen los demás. El miedo es a menudo una emoción fabricada, basada en suposiciones. Nuestras emociones siempre seguirán el camino de nuestros pensamientos.
Haz una lista de las cosas, personas y actividades en tu vida que te hacen sentir poderoso, feliz y fuerte. Haz otra lista de las personas, actividades y trabajos que te debilitan, te llenan de dudas e incluso te deprimen. Comprométete con la primera lista y a la larga, elimina la segunda de tu vida. ¿Sencillo? Mucho. ¿Fácil? No tanto. Pero, créeme, ¡merece la pena intentarlo!

http://www.lorrainecladish.com/

domingo, febrero 21, 2010

Eliana Tardío, escritora y madre, cumple su propósito de vida concienciando a la sociedad acerca del síndrome de Down.

Eliana Tardío es la mamá de dos nenes con síndrome de Down, y no son gemelos ni mellizos. Algunas personas encontrarían en esto la excusa perfecta para derrumbarse y perder la esperanza y la fe. Tardío, sin embargo, convirtió este capricho del destino en el motor de su propósito de vida.
Nacida en Bolivia hace 32 años, Tardío siempre quiso ser escritora. Hasta el momento ha publicado dos libros, dedicados a sus hijos. Emir de mi vida, líder de mi alma, es el entrañable pero doloroso relato sobre el embarazo y parto de su primer hijo, quien tiene ya 5 años. Ayelén, alegría de mi vida, lo dedica a su segunda hija. Tardío escribió estos libros a modo de catarsis y también para compartir su experiencia y dar apoyo a otros padres de niños con síndrome de Down.
“Al principio, me costó entender cómo podría seguir adelante”, dice, “pero con fe y esperanza, he construido mi presente y el futuro de mis hijos”.
Además de madre, es una profesional de éxito que trabaja con el departamento de salud del condado de Collier en Florida y con Healthy Start Coalition, como especialista en la familia y enlace educativo. Ahora escribe su tercer libro y también es líder y portavoz de padres de niños con necesidades especiales en todo el mundo. Tardío creó la red social en español: www.redsocialelianatardio.com/, a este efecto.
“Puede que resulte difícil de creer”, explica, “pero lo que es una experiencia traumática en potencia ha resultado ser el mejor regalo de mi vida y no solo me ha traído dos ángeles bellísimos, sino también una misión y un motivo para ser feliz”.
Tardío asegura que el sentimiento del amor le ha ayudado a salir adelante, además de la perseverancia y la paciencia. “Quienes me apoyan y celebran mi éxito son especiales, pero los que me critican también son importantes, porque me ayudan a darme cuenta de que, aunque no soy perfecta, siempre hay un lugar perfecto para mí y para mis seres queridos”.
Si alguna vez siente dudas o inseguridad, echa la vista atrás y recuerda cada uno de sus logros y eso le da fuerza. “Celebro cada cosa por sencilla que sea y disfruto de las sonrisas, los abrazos y los besos de mis hijos”.
Tardío cree que los retos de la vida son necesarios para adquirir fortaleza y que hay que celebrar tanto los momentos buenos como los que no lo son tanto.
Eliana Tardío es mi antídoto contra el sentimiento de “tener un mal día”.
Si ella escribe y publica libros y artículos para revistas, se relaciona socialmente, trabaja, y regala su tiempo y esfuerzo a su hijos con necesidades especiales y a su marido y logra tener un talante positivo, ¡cualquiera puede!





http://www.lorrainecladish.com/

jueves, febrero 18, 2010

Despertando al gigante interior, un libro de Anthony Robbins

Por fin estoy leyendo a Anthony Robbins, 26 años después de verlo en un publi-reportaje en USA. Entonces me pareció un joven charlatán de dientes demasiado blancos. Desde entonces, cada vez que escuchaba su nombre, me daba repeluco. Sin embargo, siempre he procurado llevar una vida de superación personal, y con la experiencia y los años he ido ampliando mis horizontes. Al fin y al cabo, Tony Robbins ha construido un imperio de millones de dólares basado en la motivación y la auto-ayuda. Además, ahora es un señor muy atractivo que parece que se ha escapado de un anuncio de Calvin Klein, je, je.
¿Qué he encontrado por ahora en las páginas de Despertando al gigante interior? Pues, sinceramente, el libro está mal escrito, es redundante y tiene más paja que un establo. ¡Menos mal que leo deprisa! Bien editado y si lo dejaran en una cuarta parte de su actual extensión, el libro sería excelente. Conociendo el nivel que hay que tener para penetrar el mercado editorial, sorprende comprobar que este libro, que ha vendido más de un millón de ejemplares, parece que no lo hubieran revisado ni corregido. No se ajusta a los niveles de excelencia que promueve el autor.
Tecnicismos aparte, Despertando al gigante interior sí ofrece sugerencias prácticas que, si se aplican, dan resultado. Cuando un libro de auto-ayuda “no funciona”, es porque el lector no lo pone en práctica. Si lo sabré yo, que no solo leo libros de superación persona, sino que los escribo (sonrisa).
El concepto que me llevo del título super-ventas de Robbins, es su explicación de cómo cuando conduces un auto de carreras (y no es que yo tenga intención de meterme a piloto) que derrapa, si miras la pared muerto de miedo, lo más probable es que te estrelles. Por el contrario, si logras mantener la vista fija sobre la carretera (tu objetivo) incluso mientras pierdes el control del vehículo, tenderás a recuperar tu rumbo, ya que las manos siguen el foco de la vista. Así es en la vida. A veces, solo necesitamos comprender y poner en práctica un sencillo concepto para redirigir nuestros esfuerzos y catapultarnos hacia el éxito. Esa fue mi revelación.
Incluso si las circunstancias nos hacen derrapar en el sentido contrario de nuestro objetivo principal temporalmente, si mantenemos la vista fija sobre nuestro objetivo a pesar de todo, a la larga recuperaremos el rumbo. Si has leído el libro o has escuchado hablar a Tony Robbins, me encantaría saber cómo te ayudó.

http://www.lorrainecladish.com/

martes, febrero 16, 2010

Vé a la última, siéntete fabulosa, ¡y sé tú misma!

Cuando escribía para La Palma, del Palm Beach Post, tuve la fortuna de entrevistar a Mónica Kennedy, fundadora y dueña de TuffCooki Handbags. Me pareció una mujer positiva y fuerte, empeñada en hacer que su negocio despegara, a pesar de estar embarazada de su segundo hijo.
Nacida en Madrid, España, se mudó a los EE.UU. a los 16 años, y se graduó en Administración de Empresas. Esa no era su vocación, sin embargo; su pasión era el diseño. Entonces lanzó la línea de bolsos TuffCooki (su apodo, que significa que es una chica dura) Handbags en el 2004 y 6 años y 2 hijos más tarde, ¡sigue pisando fuerte! “Be Fashionable, Be Fabulous, Be Yourself” es su lema. Mónica comenzó diseñando y cosiendo bolsos en su casa, y desde entonces ha logrado posicionar su producto en tiendas virtuales y boutiques en la vida real. Hace diseños a la medida y lo disfruta al máximo.
“Hasta el momento ha sido toda una aventura, con sus momentos álgidos y otros menos, pero nunca siento que tengo un momento bajo,” dice Mónica. “Hasta ahora lo he hecho sola, con el apoyo de familia y amigos que creen en mi idea. Me encantan los retos y cuanto más duro es el camino, más me empeño en salir adelante. Rendirse es para los perdedores y yo no soy una perdedora,” añade sonriendo. “Mi marido Caleb ha sido un gran apoyo.”
Cuando lanzó su negocio, Mónica no tenía experiencia, pero enseguida aprendió todo sobre hacer pedidos, envíos y contabilidad hasta hacer una web, el diseño, la costura y la venta. Dice que su negocio es ella, y pretende que así siga siendo, a menos que se vea inundada de pedidos, y ya no pueda hacerlo todo sola. Mónica Kennedy vive su sueño a diario.
“Antes de ser madre de dos niños, siempre trabajé, y la idea de quedarme en casa criando a mis hijos me asustaba, en el sentido de que me daba miedo aburrirme y tener demasiado tiempo libre. Hasta ahora, ha resultado ser lo contrario,” comparte Mónica. “Olivia, nuestra segunda hija, es demasiado pequeña para ir al colegio, así que cuido de ella, llevo la casa, el resto de la familia y trabajo en mi negocio. Estar super-ocupada me mantiene saludable.”
Mónica afirma que no rendirse nunca, organizarse, conocer sus límites y el apoyo de su familia son las claves de su éxito. Con respecto a cómo maneja los momentos bajos, Mónica dice: “No pierdo el tiempo rumiando sobre los fracasos. No tiene sentido. Lo hecho, hecho está. Mi negocio se basa en la satisfacción de mis clientes y si hay algún problema con algún producto, les pido que me lo envíen de vuelta para arreglarlo.”
Tuffcooki comenzó solo con bolsos y ha ampliado su línea, que incluye camisetas decoradas, joyas, bolsas para cosméticos y almohaditas para los ojos. Su lema: “La vida es corta, nunca te rindas, sonar es gratis. HAZLO, o te arrepentirás. Si yo pude hacerlo ¡tú también!”
Visita su tienda virtual: http://www.tuffcooki.com/

Blog de Mónica: http://www.alwaysinclover.blogspot.com/

Su e-mail: monica@tuffcooki.com




http://www.lorrainecladish.com/

lunes, febrero 15, 2010

Y el ganador es ...¡Francisco Pérez Gandul, autor de Celda 211!

En el 2001, acababa de publicar El Reto de escribir y publicar, cuando recibí un emilio de un redactor jefe del ABC de Sevilla. El redactor era Francisco Pérez Gandul, que había leido un ejemplar de mi libro, y en su emilio me contó su sueño de ver su novela - un thriller sobre un motín carcelario - publicada y llevada al cine. Leí su manuscrito y se lo devolví con mis impresiones. Recuerdo nuestra conversación tomando una caña en un bar de Sevilla. ¡Cómo me arrepiento ahora de haber devuelto ese manuscrito a su autor! Le dije que no era el tipo de literatura que leo, pero la historia era atractiva y su estilo tenía carácter.  Paco Pérez (para los amigos y familiares) y yo nos hicimos amigos y compañeros de escritura.
En el 2004, embarazada de mi segunda hija, visité a Paco en la Feria del Libro se Sevilla, donde firmaba copias de su novela Celda 211. Fue su primer sorbo del éxito. Las ventas del libro no fueron tan grandes como él y la editorial querian, pero nunca perdió su objetivo de ver su libro llevado a la gran pantalla. Hablábamos de ello y, cuando me mudé a Florida, nos escribíamos.  Su mujer, Carmen, me escribió para contarme que Paco tenía problemas de corazón y que había tenido que dejar su puesto en el periódico. Se recuperó y continuó haciendo las rondas, llamando a la puerta de productoras de cine, hasta que una tuvo los mismos de convertirla en película.  Celda 211 ha arrasado en los Premios Goya, con 8 galardones, incluído el Goya a la Mejor Película y la Mejor Adaptación. Es un thriller carcelario que trata del primer día de un empleado de la cárcel, cuando se produce un motín. El verdadero ganador de los Premios Goya es  Francisco Pérez Gandul. Sin su novela, la película no existiría. Las ventas de su novela se han disparado.
Hoy cuando fui a correr a la playa, corrí más rápido y más lejos, motivada por el éxito de mi amigo, que es una inspiración para alcanzar mi propio éxito. Gracias y enhorabuena, querido Paco, y espero verte pronto - pero ¡en Hollywood!