miércoles, diciembre 29, 2010

Querido 2010 ...

Siempre llena de esperanza

Querido 2010,

Gracias por ser tan generoso conmigo. El 2008 y 2009 fueron muy duros, pero el 2009 se despidió con promesas de un mañana mejor.

En el 2010 hice muchas cosas, obtuve una mejor perspectiva de la vida y comprendí mejor de dónde vengo y a dónde voy. 

Entregué una propuesta editorial que debí haber terminado hacía tiempo, escribí un libro de ensayo en español sobre encontrar el amor a una cierta edad (que saldrá a la venta en febrero del 2011), escribí el primer borrador de una novela en inglés (que reescribiré en el 2011), y mantuve a flote el
Diario del Éxito en dos idiomas y en tres sitios diferentes (y en el 2011 daré otro paso más con el blog).

Me publicaron un relato en una compilación de cuentos de hadas.

Despedí a mi hija de 9 años en el aeropuerto en su primer viaje sola de Florida a España, y antes de navidad llevé a mis dos hijas y a su padre (mi ex-marido) al aeropuerto para que pudieran pasar las fiestas juntos en España.  

Viajé a San Francisco para visitar a mi querida hermana.

Cerré capítulos en lo personal, lo económico y lo emocional. Otros tendrán que esperar al 2011, pero estoy en ello.

Me mantuve en forma y con buena salud. Estoy muy agradecida por ello: la salud mental, emocional y física. Sé que tengo suerte de tenerla. No siempre ha sido así.

Me dieron la oportunidad de promocionar mis libros en televisión. ¡Gracias!  

El sentido de las relaciones: románticas, de amistad, familiares, han tomado otro significado.

Mi vaso está siempre medio lleno, y el corazón me rebosa.

Y a pesar de esto, me duele saber que algunos de mis amigos y familiares lo pasan mal en el 2010 como lo hice yo antes. Me alegro de que puedo hablar por experiencia cuando les digo que quizá el 2011 también les traiga la promesa de un mañana mejor. 

A quienes no pueden esperar a que termines, 2010, les digo:  
El resto de tu vida empieza hoy.

Y como Christopher Robin le dijo a Winnie the Pooh:
Prométeme que siempre lo recordarás: eres más valiente de lo que crees, más fuerte de lo que pareces, y más listo de lo que piensas”.  

Visita www.lorrainecladish.com para saber más de mis libros.
Añádete a mi página de Facebook, y comparte tu historia. 

miércoles, diciembre 22, 2010

Sobre el Ho´Oponopono o la responsabilidad y el perdón




Si te interesa sentirte más liviano de espíritu y de corazón, liberarte de resentimientos y malestar interno, responsabilizarte de cómo te sientes, cerrar capítulos y comenzar otros, entonces ¡el Ho´Oponopono puede ser la solución!

Puedes leer más sobre ello en Wikipedia, o buscarlo en Google.

Se basa en una antigua práctica Hawaiana de reconciliación y perdón que se llevaba a cabo en familia o en comunidad cuando había algún problema entre ellos. Creían los Hawaianos que sentir enfado y guardar resentimientos, por ejemplo, provocaba enfermedades.

No soy Hawaiana ni antigua (¡aún!) pero sé que cuando siento ira o resentimiento no me siento tan bien ni me veo tan estupenda. También sé que es poco probable que los demás dejen de hacer o decir las cosas que me provocan ganas de responder con palabras o acciones que no son propias de una señora. Así que me ciño al método del Ho´Oponopono de responsabilizarme de cómo me siento, sin importar lo que hagan o digan los demás.

La única persona sobre la que tengo algún tipo de control soy yo.

No vemos las cosas como son, dicen los seguidores de esta antigua práctica; las vemos como somos nosotros. Eso ya lo intuía antes de leer sobre el Ho´Oponopono, así que eso que tengo ganado, digo yo.

Para liberarte de sentimientos negativos, dice el sencillo método, debes seguir los siguientes cuatro pasos, una y otra vez. Dicen que da resultado.

Hay métodos mucho más extraños por ahí, así que por qué no intentarlo.
Si funciona, genial, y si no, al menos tienes la cabeza puesta en pensamientos agradables en lugar de comerte el coco.

Cuando te sientas mal, enfadado, o triste, repite mentalmente las siguientes frases:

1.- Lo siento (Se lo dices al Divino, a un Poder Superior o en lo que tu creas)
2.- Perdóname (Asumes la parte que te toca en esa circunstancia o sentimiento)
3.- Gracias (Dejas ir el sentimiento negativo)
4.- Te amo (Das paso al amor)

Aunque no lo hagas, el simple hecho de reconocer que somos responsables de cómo nos sentimos y que no tenemos control sobre otras personas, lugares o cosas y hacer lo que está en nuestra mano para ver lo mejor en los demás o al menos comprender su postura alivia bastante.

Cuando era mucho más joven se me daba muy bien practicar el resentimiento y me pesaba el corazón. Con el paso del tiempo, cada vez lo siento más ligero y la vida es mejor.

Nada ha cambiado por fuera. Todo depende del cristal a través del que se mire.

Qué mejor momento para comenzar esta práctica que antes de las fiestas. 
Te deseo paz …


Añádete a mi página de Facebook y comparte tus impresiones

domingo, diciembre 19, 2010

8 sugerencias para unas felices fiestas



La navidad, el día de Reyes, Hanukkah, o lo que celebres, debería ser algo relajado y divertido y no otra fuente de estrés que añadir a nuestro ajetreo.

La vida sigue a pesar de las fiestas y aunque los anuncios nos dicen que para ser feliz en navidad hay que comprar mucho y sonreír, pasan cosas: las personas se ponen enfermas, mueren, discuten, se separan, se divorcian, las despiden, están lejos de sus seres queridos, se encuentran cansadas, deprimidas y se sienten solas, también durante las fiestas. Algunas, sobre todo, durante las fiestas.  

Algunas sugerencias para simplificar las navidades y hacer que sean realmente unas felices fiestas …  

-       Acorta tu lista de regalos materiales si no puedes permitirte hacerlos. Nadie debe ofenderse sin no puedes comprar un regalo.

-       Las comidas de navidad no tienen por qué ser elaboradas y caras. Pide que cada persona traiga un plato.

-       No pasa nada por no enviar felicitaciones navideñas.

-       Céntrate en lo que tienes y no en lo que te falta.

-       Di no. Si diera dinero a cada buena causa, no me quedaría nada para mis hijas.

-       Date cuenta de que no hay una navidad “perfecta”. Anticipar una celebración tipo anuncio de cava solo hará que te sientas mal.

-       Puedes NO comprar turrón o dulces navideños.

-       Da y recibe el mejor regalo de todo: el regalo de estar presente.

¿Alguna otra sugerencia?


Participa en mi página de FACEBOOK.

jueves, diciembre 09, 2010

Una sencilla receta de éxito empresarial


Jodie y Dustin Goeggle


Sé el mejor en lo tuyo, conoce tu mercado y reduce los gastos fijos durante una recesión.
Eso es lo que Jodie y Dustin Goeggle, propietarios de www.wholesalescreenprinting.com llevan haciendo durante los pasados 17 años.

Cuando me enseñaron su fábrica en Naples, Florida, vi cómo imprimían camisetas con el logo del bar de Jimmy Buffet, “Margaritaville” en Key West junto a otras del restaurante The Lazy Flamingo en la isla de Sanibel.

Después de muchos años de probado éxito empresarial el matrimonio Goeggle decidió lanzarse a Internet y ofrecer la posibilidad de hacer pedidos online de impresión o bordado de camisetas y otros materiales promocionales a precios de mayorista. 

Proporcionan el mismo servicio rápido, profesional y fiable de siempre, pero con el valor añadido de que el cliente puede subir su propio diseño a través de su página en Internet. Ellos lo mejoran y se lo devuelven al cliente para que lo apruebe. El plazo de entrega es de diez días o cinco si es un pedido urgente.

Pueden ofrecer precios competitivos porque no subcontratan la mano de obra. Vi cómo recibían los pedidos, los procesaban, ejecutaban y enviaban todo desde el mismo lugar. También son los proveedores de las camisetas y sudaderas del colegio al que van mis hijas.

Ya sea que tengas que vestir un equipo de fútbol, de baloncesto, a tus empleados o incluso tus clientes, puedes pedirlos a www.wholesalescreenprinting.com con toda confianza.

He visto lo que hay detrás de la tienda en Internet y conozco a las personas que son el corazón del negocio: una familia con la cabeza en las nubes pero los pies bien plantados en la tierra.

Son un ejemplo de éxito en el más sencillo de los términos y merece la pena repetir su receta: Sé el mejor en lo tuyo, conoce tu mercado y reduce los gastos fijos durante una recesión.



lunes, diciembre 06, 2010

Regalos gratis que puedes hacer esta navidad

La navidad no debería ser una época estresante en la que pasas horas de tiendas o en Internet comprando para luego encontrarte con la empinada cuesta de enero y un montón de regalos inservibles.

Claro que si me encuentro un IPad debajo del árbol de navidad no le voy a hacer ascos, je je.

Pero a lo largo de los años, cada vez me interesan menos las cosas materiales (y no es un decir: puedes leer posts anteriores si te pica la curiosidad, y entenderás por qué) y aprecio más otro tipo de regalos.

Si mi presupuesto y tiempo lo permiten, mis hijas, amigos y familiares quizá reciban un regalo material, pero encuentro que hay otros regalos más valiosos que son gratis o muy asequibles, y más gratificantes para el alma, y los valoro más.

Algunos son:
-       El regalo de tu tiempo – Dedica tiempo a tu seres queridos. Préstales toda tu atención con regularidad, ¡aunque solo sea una vez a la semana!

-       El regalo de tu apoyo – Piensa en un amigo que esté pasando un malo momento (seguramente ¡no tengas que romperte la cabeza!). Invítalo al cine, haz de canguro con sus hijos, o ayúdale a asear la casa.

-       El regalo de escuchar – ¿Alguna vez te has pillado pensando en lo próximo que vas a decir incluso antes de que tu interlocutor haya terminado de hablar?

-       El regalo de tu presencia – A veces nos arrepentimos de no haber pasado tiempo suficiente con un ser querido – un hijo, un padre, un abuelo … No permitas que eso ocurra.

-       El regalo de tu experiencia – ¿Tienes un amigo o familiar que podría beneficiarse de tus consejos? Ya seas artista, escritor, payaso o empresario, tus conocimientos y tu experiencia es algo que no tiene precio para los novatos.

-       El regalo de la motivación – Ofrécete a salir a correr con tu mejor amiga si tiene que ponerse en forma (¡y así te lo ha dicho!), acompañar a tu hermana a un seminario sobre cómo montar tu propio negocio …

-       El regalo de la alegría – El humor es contagioso. ¿Merece la pena que tú contagies a los demás? ¡Creo que mi mejor virtud es mi actitud!

-       El regalo del perdón – Haz una lista de tus rencores. Plantéate perdonar otros y así, liberarte tú. No es cosa fácil. ¡Lo sé de primera mano!

-       El regalo de la palabra escrita – Escribe una carta sentida a todas as personas a quienes te gustaría hacer un regalo. Diles lo que significan para ti, enumera sus virtudes y memorias que tienes de ellas o incluso los momentos difíciles que compartisteis.  


Este tipo de regalo no te vaciará la cartera y te llenará el corazón.

Si se te ocurren más, ¡por favor, compártelos!

¡Felices Fiestas!

Añádete a mi página de Facebook, y comparte tu historia.

viernes, diciembre 03, 2010

Por qué creo en las personas



Escribí este post hace un año, en mi perfil privado de Facebook, y etiqueté a los amigos a quienes concernía. Un año más tarde, me agrada decir que el 2010 ha sido un año mucho mejor que el anterior, y espero que el 2011 sea aún mejor. Y si no, sé que tengo madera para volver a enfrentarme a las tormentas de la vida, las veces que haga falta. Gracias a ellas, descubrí que tengo un alma resistente y muchas personas amables a mi alrededor. 

*****************************

2009 fue un año extremadamente difícil para mí y para mis hijas,aunque las dificultades habían empezado algunos años atrás ...  

El infortunio y cómo se aborda puede fortalecer o bien destruir a una persona. A mí no me destruyó. No sólo porque aprendí a ser resistente, sino también porque hay personas buenas en el mundo. Soy afortunada de conocer muchas de ellas. Para quienes no creen en la gente ... quiero compartir una lista de cosas que los ángeles de la tierra han hecho por mí en este pasado año. No menciono nombres porque algunas me pidieron que no divulgara su acto de generosidad cuando se lo agradecí y lo respeto. Alguien me dijo: "Esto queda entre Dios, tú y yo" ... y así es, no importa cuáles sean tus creencias religiosas.  

Espero que esta lista reavive tu creencia en las personas si alguna vez la perdiste. Me alegra decir que yo la conservo ... 

Así que GRACIAS a TI que (sin que yo lo pidiera) ...  

- viniste a mi casa y me sacaste de la cama al mediodía y nos llevaste a mis hijas y a mí a cambiar el aceite del coche y al supermercado y además lo pagaste todo.

- me regalaste tus anillos de boda y de compromiso para que yo pudiera venderlos y pagar las facturas. 

- me diste cajas de cereales para mis hijas. 

- hiciste cena para mí y para mis nenas y nos lo trajiste a casa. 

- avalaste el contrato de mi alquiler.

- me compraste un nuevo ordenador cuando me robaron el Macbook (es mi herramienta de trabajo).

- pagaste mis copas y mi cena cuando me hacía falta salir con mis amigos para olvidarme un poco de todo.  

- preparaste una fiesta de cumpleaños para mí cuando no tenía ni ganas de celebraciones. 

- compraste mi billete de avión para ir a NY.

- me diste trabajo escribiendo blogs.

- me llevaste al aeropuerto de Miami y me recogiste (2 horas en cada dirección), cuando fui a España en verano.

- cuidaste de mis hijas para que pudiera trabajar o ir a clase de baile.

- hiciste un trueque conmigo para que pudiera tener ropa nueva o cualquier otra cosa que me hiciera falta. 

- me llenaste el tanque de gasolina.

- escribiste y compusiste una canción para mí. ¡Eso no tiene precio!  

- chateaste conmigo cuando necesitaba desahogarme a las cuatro de la mañana. ¡Gracias al cielo por tener amigos en otros países (y en otro huso horario)! 

- me ayudaste a mover cajas y más cajas, incluso cruzando Florida para hacerlo.

- pagaste mi alquiler cuando yo no pude. 

- me diste un buen precio por todas mis joyas de oro, mientras se me saltaban las lágrimas cuando las tuve que vender.

- hiciste fiestas de venta directa para mí cuando vendía joyas de plata, sólo para echarme una mano.

- me pusiste en contacto con alguien que contrató mis servicios como escritora o traductora.

- le diste ropa a mis hijas. 

- me enseñaste que la riqueza es lo que te queda cuando lo has perdido todo.  

- te aseguraste de que mis nenas estuvieran en la lista de Santa Claus.

- me diste dinero para ir al dentista.

- me hiciste fotos de promoción gratis, cuando no tenía ganas ni de sonreír. 

- me regalaste cosas tuyas para que las vendiera en eBay y pudiera usar el dinero. 

- me dijiste un piropo cuando más lo necesitaba.

- me aseguraste que saldría adelante.

- me cambiaste la rueda del coche y perdiste toda la mañana haciéndolo.

- respetaste mi necesidad de estar sola y las ganas de tener compañía.

- me practicaste una intervención quirúrgica necesaria casi gratis.

- me aceptaste como soy. 

Sé que se me escapan cosas, pero estas son las que recuerdo así de pronto. 
Hay buenas personas ... y también creo que los demás son un espejo nuestro.

Por eso, estoy agradecida

¡GRACIAS! desde lo más profundo de mi corazón


martes, noviembre 30, 2010

El éxito de poner a los hijos por delante (cuando los padres no están juntos)

Ayer mis hijas y yo decoramos nuestro arbolito de navidad como hemos hecho todos los años. Sin embargo, esta vez me puse melancólica al darme cuenta de que nos preparábamos juntas para una celebración que – por primera vez desde que nacieron – no compartiremos.  

¿El motivo? Su padre viaja desde Florida a España para las fiestas y el pasado verano (mientras llevábamos a nuestra hija de 9 años al aeropuerto para su primer viaje sola a España), me preguntó qué me parecía que se llevara a las niñas con él estas navidades.

Mi primera reacción fue de duda – porque como a cualquier mamá, me encanta tener a mis peques conmigo en navidad -  pero enseguida me di cuenta de que ese viaje sería un regalo para mis hijas y un regalo para el resto de su familia – tanto la mía como la de mi ex.  

Mi respuesta final, dos minutos más tarde, fue que sí. De modo que en dos semanas llevaré a mis niñas al aeropuerto de Miami para que crucen el océano y se reúnan con su otra cultura, con sus raíces y con su familia. Para que puedan pasar la Navidad en un clima frío y posiblemente ver nieve. Para que puedan viajar en avión con su papi – los tres solos por vez primera. Sé que lloraré después de dejarlos en el aeropuerto, y cuando escuche villancicos y cuando piense en mis hijas abriendo sus regalos de navidad sin mí, a miles de kilómetros, pero me emociono pensando que tanto su padre como yo les estamos dando algo mucho más grande que regalos físicos: memorias entrañables de por vida.

La forma en que pasarán sus navidades – tres semanas lejos de mí en otro país – no está escrito en nuestro plan de custodia compartida.  

Lo que hacemos es procurar poner a nuestras hijas por delante. El que tenga la actividad más  enriquecedora entre manos es el que se las lleva durante el tiempo que todos decidamos. Así que este año pasaron Halloween con su padre al otro lado del estado para que pudieran disfrutar tiempo con sus primitas y luego Acción de Gracias con mamá en otra ciudad para pasar las vacaciones con amigos, y ambos enviamos al otro fotos para disfrutar de las sonrisas y felicidad de nuestras hijas.

Ay, a pesar de eso, me limpio ahora alguna lagrimita. Tengo que prepararme para llevar a mis nenas a ver la cabalgata de navidad. Luego pasarán la noche con su padre, porque así lo quieren.

No conseguimos llegar a buen puerto como matrimonio, pero a pesar de lo que otros puedan pensar (siempre hay alguien con una opinión), creo que no lo estamos haciendo tan mal en cuanto a compartir la custodia de dos niñas adaptables, felices y seguras de sí mismas.

Al final, nuestras hijas son las que salen ganando, y así es como debe ser.



domingo, noviembre 21, 2010

Aprende a decir NO para poder alcanzar tus metas






En los Estados Unidos, si alguien te invita a un evento social y dices que no puedes ir, no insisten. “Es que me ha surgido algo” es una excusa perfectamente válida incluso si cancelas al ultimo minuto. Imagino que es políticamente incorrecto indagar.  

En España, incluso si arguyes que no has dormido las últimas dos noches para cumplir una fecha de entrega y que tienes que levantarte antes del amanecer para llevas a los nenes al cole y trabajar, tus amigos insisten en que te unas a ellos para tomar unas cañas y tapas. Si, llevada de un sentimiento de culpabilidad te animas a salir, y les dices que solo puedes quedarte una hora, te dirán que muy bien.
Pero cuando se te acabe el tiempo y te pongas de pie, te llamarán aguafiestas e incluso te esconderán las llaves del coche si hace falta y te dirán que ellos también tienen que madrugar (lo cual seguramente es cierto) y que nunca te ven, etc. etc. y que por qué no te tomas la penúltima. Así que te quedas charlando hasta la madrugada, y no duermes – otra vez – el cerebro hecho cisco, y pasas el día siguiente durmiendo en vez de trabajar, y te preguntas cuándo tendrás tiempo de escribir tu novela.

Habiendo vivido en España la mayor parte de mi vida, tuve que aprender a decir no – aunque con un sentimiento de culpa que me calaba los huesos – y en la presentación de uno de mis libros, di las gracias a mis amigos que estaban entre el público por venir y expliqué que el nuevo libro era el resultado de muchas de mis ausencias en cenas, salidas, fiestas y conversaciones telefónicas que no mantuve. Parecieron entenderlo, pero luego lo celebramos hasta altas horas de la madrugada y al día siguiente estaba para el arrastre, claro.  

Quiero a mis amigos y a mi familia, pero también he aprendido a ser un poco egoísta con mi tiempo. En este pasado año he conseguido hacer mi trabajo de traductora y escritora, entregar la propuesta para un libro, otro libro completo, y terminar el primer borrador de una novela además de seguir escribiendo mi blog dos veces por semana (lo publico en dos idiomas así que traduzco las entradas). Pero también he hecho de voluntaria en la escuela de mis hijas,  las he llevado de vacaciones y he disfrutado de mi tiempo libre con ellas y con mi pareja.

¿Cómo?

Aparte de no mirar televisión en absoluto, de lo cual hablo en entradas anteriores, digo “no” a muchas invitaciones. Me encantan las fiestas, me encanta bailar, me encanta ser social. Pero si acepto cada invitación para hacer voluntariado, ir a una fiesta o presentación y hablo por teléfono cada vez que suena, no tendré tiempo de escribir.

Así que escojo con cuidado mis “sies”.  

Por eso en febrero del 2011 saldrá a la venta mi libro número dieciséis.

Saco tiempo para alcanzar mis metas.

¿A qué puedes decir no más a menudo?

Para saber más de mis libros, visita www.lorrainecladish.com

Apúntate a mi página de Facebook para compartir tu historia de éxito.

miércoles, noviembre 17, 2010

La varita mágica, en la Agenda de las Hadas 2011

Hace unos meses, la editorial Obelisco, que ha editado varios de mis libros, incluyendo El reto de escribir y publicar, Niño creativo, niño feliz y 7 Estrategias para sacar partido a los libros de auto-ayuda (con Raimon Samsó), me pidió que escribiera un cuento para su Agenda de las Hadas 2011.

No estaba inspirada para escribir un cuento de hadas.

Poco después, una mañana mis hijas tuvieron una ocurrencia que inspiró el relato titulado La varita mágica, y pasé de no recordar si las hadas existen a pensar que sí. 


Es bueno creer en la magia, en las hadas, en Santa Claus y los Reyes Magos. 


Es un elixir de juventud. 

Por cierto, si vas a la página de ediciones Obelisco, puedes participar en su concurso de cuentos de hadas, para la siguiente agenda. ¡Suerte!

Participa en mi página de Facebook y comparte tus historias de éxito.

Para saber más de mis libros: visita www.lorrainecladish.com

sábado, noviembre 13, 2010

En busca del hobby perdido ...



Me gano la vida con las palabras: Las escribo y las traduzco. También escribo para mi propio disfrute.

Escribir es un oficio que se perfecciona a lo largo de los años.

Y aún así necesito otras maneras de expresarme. Quizá por eso también me dediqué a la danza y al dibujo. Por eso pasé mis dos embarazos haciendo patucos y mantitas de ganchillo para mis bebés. 

Crecí viendo a mi padre y a mi abuelo escribir, y mi abuelo me dejaba usar sus lienzos y pinturas de óleo cuando yo tenía 12 años. De niñas, mi hermana y yo jugábamos con arcilla junto a él.

Ayer observé a mi hija de 9 años llevar un cuaderno a todas partes y tomar notas y hacer dibujos de todo. Me inspiró a comprar un cuaderno y lápices y, después de más de veinte años de no hacerlo, dibujar. Claro que por falta de práctica mis dotes como dibujante no han mejorado con los años. ¡Pero lo disfruté!

Había olvidado lo bien que se siente cuando el lápiz entra en contacto con el papel.

No cambio dibujar por escribir, al igual que no cambio bailar por correr.

Escribir sigue siendo mi principal interés y seguramente lo seguirá siendo hasta el día en que muera. Pero es liberador y divertido retomar algo que pensaba que había dejado atrás para siempre. Esta vez, sin embargo, no me exijo nada. Es divertido hacer las cosas que disfruto, ¡se me den bien o no!

¿Qué actividad o hobby dejaste atrás que desearías retomar por el placer de hacerlo?  


Participa en mi página de Facebook y comparte tus historias de éxito.

domingo, noviembre 07, 2010

Entrevista con Raimon Samsó, autor de El Código del Dinero

Si quieres mejorar tu economía, te recomiendo que leas el libro “El código del dinero”, de Raimon Samsó, editado por Obelisco. Su autor es Licenciado en Ciencias Económicas, pero como él mismo dice en su libro que un título universitario no es garantía de nada, además es coach profesional y financiero, escritor especializado en el desarrollo personal y reconocido conferenciante. Además es amigo mío – olé – y coautor de nuestro libro “7 estrategias para sacar partido a los libros de autoayuda”. Es que si nosotros no nos promocionamos, ¿quién si no?


A lo largo de los años he visto a Raimon Samsó prosperar como escritor, como persona y como emprendedor y sé que es ejemplo de lo que escribe. Además, con su libro “El código del dinero”, al que pronto seguirá “Adelanta tu jubilación” en el 2011, ha alcanzado el estatus de autor superventas, con varias ediciones en pocos meses. Y es que no es de extrañar, porque en los tiempos que corren, ¿quién no quiere mejorar su relación con el dinero?

A continuación mi entrevista con Raimon Samso sobre el éxito, que espero que disfrutéis y que os impulse a leer sus libros o asistir a sus seminarios si todavía no lo conocéis.

LCL- ¿Cuál dirías que es tu mayor éxito y por qué?

RS.- El mayor éxito es ser la persona que soy ahora. No es algo definitivo, espero conseguir una versión mejorada de mi mismo, pero doy gracias por existir, por haber aprendido todo lo que sé, y por las personas y experiencias en el camino. Incluso las peores, mis crisis, fueros alquímicas y doy gracias por haberlas vivido: las bendigo. Pocas veces nos planteamos que estar vivos sea un tremendo éxito. Todo lo demás, lo que he conseguido, es anecdótico.

Raimon Samsó
LCL.- ¿Has tenido momentos difíciles en tu trayectoria hacia la cima y de ser así, cómo los has superado?

RS.- Ha habido muchos momentos difíciles y sé que no se han acabado. Normalmente los he resuelto siendo yo fácil. Cuanto más fácil soy menos difícil es la vida. Me he suavizado mucho con el sufrimiento y ese trabajo interior ha resuelto las dificultades o al menos las ha hecho insignificantes. Necesitamos más suavidad y menos ego para ser más felices.

LCL.- ¿Qué metas te quedan todavía por alcanzar?

RS.- Ser padre, viajar al Tibet, escribir una docena de libros más… Siempre hay algo pero sin obsesionarme. Todo está bien como está. Puedo ser perfectamente feliz si todo siguiera igual que ahora.

LCL.- ¿Qué les dirías a otras personas que quieren alcanzar su propio éxito?

RS.- Que han sido diseñadas para conseguirlo y que ahí afuera, en la realidad, no hay obstáculos; sólo hay obstáculos en el interior: creencias, paradigmas, miedos, complejos… El mundo ahora mismo está esperando qué vas a hacer con ese increíble potencial que te dotó la vida para manifestar nuevas realidades. Somos coceadores de realidades, ¿es tan difícil aceptarlo?

LCL.- ¿Cuál es el libro de tu autoría que recomiendas sobre los demás y por qué?

RS.- Recomiendo Cita en la cima para establecer objetivos y conseguirlo y El código del dinero para conocer la economía que viene. La gente no tiene ni idea de lo mucho que tendrá que cambiar si quiere conservar lo que tiene y ya no digamos mejorarlo.

Para saber más de Raimon visita su web.

Participa en mi página de Facebook y comparte tu propia historia de éxito. Para saber más de mis libros, visita www.lorrainecladish.com

jueves, noviembre 04, 2010

¡Cómo aprendí a ser feliz!




Si ser rico, guapo y famoso fuera lo único necesario para ser feliz, Marilyn Monroe, Elvis Presley y Michael Jackson, para nombrar unos poquitos, ¡hubieran vivido más años y en mejores condiciones mentales y físicas!

Aparte de tener cubiertas nuestras necesidades básicas – techo, comida, agua y ropa – hay cosas que podemos hacer para elevar nuestro nivel de felicidad.

Ten en cuenta que ser mayormente infeliz o mayormente feliz (caray, que todos tenemos nuestros altibajos), es una elección. Algunas de las personas más exitosas y felices tuvieron una niñez terrible, padres que los pegaban, enfermedades horribles, adicciones y quién sabe qué más. Algunos son supervivientes de campos de concentración. Y no usan todo eso como excusa para llevar una vida amargada. ¡Se niegan! Por eso tienen éxito y es un gusto estar en su compañía.

Por otro lado, muchas personas con talento, atractivo y dinero, se sienten vacías y sin rumbo.  

La alegría y la felicidad se pueden aprender. Puedes entrenarte para ser feliz. No necesitas que otras personas se comporten de un determinado modo para que tú seas feliz. No necesitas que ocurran determinadas cosas para sentir alegría. No pretendo ser condescendiente. Lo sé de primera mano.   

Aprendí a ser mayormente feliz cuando:
  • Paré de posponer la felicidad hasta que “gane más dinero, hasta que me case, me divorcie, hasta que publiquen mi libro, adelgace, salga el sol o …” dime tú …  
  • Me dí cuenta de que nadie más podía “hacerme” feliz. Tenía que venir de dentro. Y así fue
  •  Emprendí acción en lugar de esperar a que ocurrieran las cosas
  • Dejé de culpar a los demás y quejarme y tome el timón de mi propia embarcación  
  • Descubrí que podía reírme y pasarlo bien incluso en los peores momentos
  • Empecé a apreciar las cosas buenas en lugar de lamentarme por las pérdidas
  • Me sentí bien conmigo misma de manera habitual ¡como resultado de todo lo anterior!

¿Qué puedes hacer tú para aprender a ser feliz?


Participa en mi página de Facebook y comparte tu historia de éxito.