viernes, abril 18, 2008

Ante la adversidad


Cuando se te presentan muchos retos juntos, es difícil mantener una actitud positiva. Lo sé por experiencia propia. Pero toda mala racha, por larga que sea, es una oportunidad para aprender, para crecer y para hacerse más fuerte.
Algo muy importante en tiempos difíciles (y siempre), es mantenerse alejado de personas negativas, malintencionadas y de los vampiros emocionales. ¿Conoces a alguien cuya mera presencia te produce cansancio o un bajón emocional o físico? Corta los lazos con esa persona, aunque forme parte de tu familia. Lo más importante es tu propio bienestar.
Procura no perder la calma y piensa en qué pasos puedes dar hoy, ahora, para mejorar tu situación. No malgastes tiempo y energía preocupándote por mañana o lamentándote del ayer. Cualquier tipo de acción positiva en el momento presente es el mejor antídoto contra la desesperación ante la adversidad.

1 comentario:

Eva dijo...

Hola, pichona p´arriba...y además...ya estás en ello!