domingo, enero 27, 2008

Por qué me gusta salir en televisión.


Para ver mi más reciente intervención en televisión, en FOX 4 TV y en inglés, pinchad aquí. Como es la web del canal de TV, quizá tengáis que descargar el "Active X control" en la parte superior de la pantalla. Así es como yo conseguí verlo. Va de libros, como siempre.

El por qué disfruto tanto haciendo televisión es muy sencillo. Paso tantas horas sentada delante del teclado trabajando en pijama, que es una excusa perfecta para estar maquillada, peinada, bien vestida y poder hablar en público - o simplemente hablar con alguien, ¡aunque sea delante de una cámara!
A la derecha, foto de las presentadores del programa "Morning Blend", Astrid Martínez y Tracey Edwards.

Un besote fuerte con todo cariño, Lorraine

domingo, enero 20, 2008

Mi querida España.... ¡Allá que voy!

"¡No me lo puedo de creé!". Si Dios quiere, si la Virgen Macarena, la Esperanza de Triana y Jesús del Gran Poder se ponen de acuerdo ... a primeros de junio aterrizaré en Madrid, Barajas con mis dos niñas hasta finales de julio. Cuando llegue, hará dos años desde mi última visita a España. Es difícil de explicar lo que siento. Sé que lo pasaré muy bien, que retomaré conversaciones con amigos y familiares como si nos hubiéramos visto ayer (la mayoría seguimos en contacto más o menos asiduo por Internet sobre todo). La medida del paso del tiempo será lo mucho que han crecido los hijos de todos y las arruguitas que van formándose en nuestras frentes. Ahhh, qué ganas de escuchar el tráfico de las calles de Madrid, mirar la Giralda iluminada por la noche en Sevilla y también pasearme por las Ramblas en Barcelona.
Ahora dos meses me parece mucho tiempo, pero entre la Feria del Libro de Madrid en junio, visitas varias, viajes dentro de España, trabajo que me llevo "puesto" y una breve escapadita a Londres a ver a otra buena amiga, se pasará muy rápido, y volveré a Miami fulminada pero contenta.
Entre otras cosas, una de mis misiones es que mis hijas recuperen el castellano. Yo les hablo en español, pero rodeadas de personas que hablan inglés aunque no sea su idioma (muchos inmigrantes procuran no hablarlo para que no les discriminen y para que sus hijos aprendan inglés), me responden en inglés. La pequeña no hila ni una frase en español. Y a mí ser bilingue (no sé dónde tengo la diéresis en ese teclado de ordenador comprado en USA) me ha abierto muchas puertas. Quiero darles ese regalo, que a mí me hizo mi padre.
Me encantó que mi hija de seis años soltara gritos de alegría cuando le dije que ya tenemos los billetes para ir a España. Las dos nacieron en Sevilla y yo les fomento el amor por la tierra de albero que las vio nacer. Y me emociona que se emocionen por volver.
Volver, siempre volver.

martes, enero 15, 2008

¿Fotocopiar un libro sin pagar derechos al autor?

En los últimos meses la compensación para autores y editores por la copia privada de las obras publicadas está en entredicho. Tanto es así que se ha llegado a presentar una iniciativa en el Senado para proponer su desaparición durante el año 2008, aunque finalmente no fue aprobada en el Congreso.
Mecachis en la mar por no decir me cago en la leche - cosa que termino por decir de todos modos.
Con mi primer libro, publicado en 1993, me pasó una cosa muy curiosa. Un conocido vino a la fiesta que di para celebrar eso - mi primera publicación. En mitad de la juerga se me acercó y me dijo orgulloso: "Me ha gustado tanto tu libro que lo estoy fotocopiando y se lo regalo a todas mis amigas". Y se quedó tan ancho .... Era médico de profesión, con lo cual entendí menos todavía su ... ignorancia, inocencia, estupidez ...
Sentí como si me hubieran abofeteado ... ¿Qué le parecería a él que le robara los clientes a la puerta de su consulta?
Los royalties que solemos cobrar los autores oscilan entre el 6% y el 12% (tirando muy por lo alto) del PVP por ejemplar de libro vendido. Las tiradas suelen ser de unos 3000 ejemplares si hay suerte.
Si a eso añadimos que hay personas que fotocopian nuestros libros para no comprarlos ... nuestros ingresos reciben un duro golpe (y bajo, además). Por no hablar del golpe que recibe la industria editorial española, que ya está bastante tocada, porque en España se lee menos que en Zambia, parece ser.
Yo dedico, porque quiero, porque me gusta y porque es mi profesión, muchas horas a escribir libros que parece ser que gustan y sirven (recibo e-mails y cartas de lectores/as agradeciéndome una lectura amena o práctica) y se venden más o menos bien. Es un trabajo como otro cualquiera; que nadie se llame a engaño.
Ese cheque de CEDRO (Centro español de derechos reprográficos) que me llega de cuándo en cuándo -basado en el número de libros míos en el mercado en los años más recientes y en el promedio de fotocopias privadas que se hacen de libros en España- no deja de ser una ayuda económica y moral para quienes por dedicarnos al oficio de la escritura a veces pasamos más hambre que un maestro de escuela.
No es justo que nos quiten esa aportación por las copias piratas de nuestras obras.
Quizá sea que los miembros del Senado no leen y por eso les importa un cuerno los intereses de los escritores. Esperemos que eso cambie.
Para saber más de mis libros: www.lorrainecladish.com
Para saber más sobre El Reto de Escribir y Publicar pincha aquí. 


miércoles, enero 09, 2008

Un día cualquiera ...

Bueno, año nuevo, vida nueva .... y otro libro pa´l bote. Después de haber publicado libros con editoriales como Planeta, Edaf, Algaba, Anaya y Obelisco (a quienes tengo un cariño especial), desde el año 1993, he optado por poner este libro a la venta por mi cuenta y riesgo.

Los relatos que contiene fueron publicados en revistas como la desaparecida Verdemente (y el verde no es tipo viejo verde) en Madrid, Renacimiento en Sevilla o D Latinos magazine en Florida.

Los editores me dicen que los relatos breves no venden ... Yo no estoy de acuerdo.

En todo caso, me ha resultado extrañamente divertido y satisfactorio el proceso de "jugar a editora" en Internet. Empecé por mi propia web, ahora un libro ... quién sabe dónde termine todo esto. Quizá un día las editoriales al uso desaparezcan, no sé ... Hay tantas maneras de difundir información ahora y tan poco tiempo para absorberla toda ...

No he abandonado las editoriales tradicionales. De hecho estoy escribiendo otro libro para Obelisco, en coautoría con Raimón Samsó y otro más con otra coautora para el que tenemos agente literaria en Estados Unidos.
En fin, que no me quería morir sin ver algunos de mis relatos en forma de libro. Si te interesa leerlo, hojearlo, criticarlo, o incluso comprarlo ... puedes hacerlo aquí.

sábado, enero 05, 2008

"Casi" ...

Siempre he tenido la sensación de tener un ángel de la guarda que vela por mí. Anoche creo que también mis amigas Karynn y Nancy tenían a los suyos bien cerca.
Nos pasó una de esas experiencias que sólo nos ha impactado a nosotras tres, porque la vivimos y la compartimos, pero que como se quedó en un “casi”, no tiene mucha trascendencia para las personas que nos rodean.
Volvíamos de nuestra práctica de salsa el viernes noche, que está a más de 50 kilómetros de donde vivimos, pero en Florida las distancias en carretera se hacen cortas. Por primera vez en mucho tiempo, decidimos seguir la fiesta en otro club nuevo en la ciudad donde vivimos, donde había música latina.
Íbamos dos amigas siguiendo en un mismo coche a una tercera. No habíamos bebido ni un sorbo de cerveza, ninguna tenía sueño e íbamos por debajo de la velocidad límite. Poco antes de llegar a nuestro destino, Karynn (la conductora del coche en que iba yo) y yo, vimos cómo una camioneta “pick-up” atravesaba a toda velocidad la mediana y chocaba lateralmente contra el coche de nuestra amiga. Le arrancó la rueda delantera izquierda, y mientras arrastraba su coche hacia nosotras, Karynn pudo pegar un volantazo para esquivar la rueda suelta y los dos autos que se nos venían encima.
Como siempre en estos casos, todo pasa muy deprisa pero da tiempo a pensar cosas.
Nancy (la conductora del coche que recibió todo el golpe): “¡No voy a poder ir a bailar!”
Yo: “No tenía que haber insistido en venir a este sitio”.
Karynn: “Nancy se debe haber matado y nosotras vamos a morir”.
Ninguna de nosotros sufrió ningún daño físico. Milagrosamente, después de que su coche quedara siniestro total, Nancy salió por su propio pie con unos pocos rasguños y un poco confusa (ella no vio la camioneta atravesar la carretera en sentido contrario hasta que la golpeó).
El conductor de la camioneta estaba drogado y lo arrestaron ...
En shock, después de declarar a la policía, y esperar a que se llevaran el auto de nuestra amiga, medio temblando decidimos ir al bailar de todos modos. Fue una sensación muy extraña ... habíamos estado a punto de morir, quizá, y con esa sensación en el cuerpo, nos metimos en un ambiente totalmente ajeno a nuestro dolor.
En el momento, por la adrenalina, por el shock, incluso nos reímos, a la vez que dábamos gracias por estar vivas y bien. Pero hoy, a la mañana siguiente las tres nos llamamos y comprobamos que estábamos doloridas, cansadas y tristes, como si se hubiera muerto alguien o sufriéramos un duelo.
Lo más extraño es saber que nadie más que nosotras entiende nuestro dolor emocional o espiritual, porque en realidad todo quedó en un “casi”.
Pero la visión de la camioneta arrastrando el coche de mi amiga, la sensación de que nos íbamos a estrellar de frente contra ella o con la camioneta, el olor a goma quemada, la tiritona posterior ... y el saber que en ningún caso podríamos haber evitado lo que ocurrió ... nos acompaña.
Recuerdo que una muchacha desconocida que iba detrás de la camioneta y la vio desviarse de pronto en contra del tráfico de los carriles contrarios y vio el accidente, se dio la vuelta y se bajó del coche para comprobar si estábamos bien. Nos dio su nombre y su teléfono como posible testigo. Nos contó que hoy era su boda. Aquí pocas personas paran en casos así, porque temen denuncias, involucrarse y demás. Pero ella me hizo recuperar la fe en la buena voluntad de algunas personas.
Cuando llegué a casa y besé a mis hijas, olí su aliento de niñas dormidas, y me alegré de que ellas no supieran nada del "casi".