martes, diciembre 04, 2007

Esto es América


Hace casi cuatro años que dejé Sevilla, donde viví ocho años y donde nacieron mis dos hijas. Ahora llevo una medalla de la Virgen de la Macarena colgada del cuello, y tengo una estampa del Gran Poder sobre el frigorífico. Y es que aquí en USA todo el mundo coloca las cosas importantes sobre la puerta de su nevera, porque es la puerta que se abre y se cierra más veces al día. De ahí que haya tantos obesos, imagino.
En Sevilla era la guiri, y aquí soy la española, incluso ¡la sevillana! para algunos.
Para que os hagáis una idea de cómo ha sido mi adaptación a Estados Unidos, he escrito una lista de curiosidades con las que me he encontrado. Soy americana por parte de madre, pero desde los veinte años no había vuelto más que de vacaciones, he descubierto toda una serie de curiosidades que os detallo a continuación:

- Aquí no hay sanidad pública. Sólo para los que son pobres como las ratas ... literalmente. Pero entonces no tienes casa. No sé que es peor. Por ponerle cinco puntos en la boca a mi hija, me cobraron $700 dólares, y otros $300 por quitárselos (y eso que tenía un seguro). Ahora tenemos uno de los seguros médicos más baratos, y aún así pagamos $600 al mes, por cuatro personas. Y eso es sin ir al médico. Cuando visitamos al especialista, los primeros $500 (por persona asegurada) salen de nuestro bolsillo y a partir de ahí, el seguro paga el 80% del recibo. Muchas familias pagan una media de $1000 al mes (sin incluir las visitas médicas). Una vecina mía fue a urgencias por una bronquitis, sin seguro, ¡y le cobraron $3000 por la visita! Quien no tiene seguro se arriesga a arruinarse si se pone enfermo. A otra amiga, por una noche de hospital y unas pruebas médicas, le quisieron cobrar $35.000 (sin seguro médico) pero su marido negoció y por pronto pago algunos de los servicios se los dejaron al 50%. Como en un mercadillo, vamos. Yo me rompí la nariz, entré a urgencias sangrando ... me tuvieron (con mis hijas pequeñas) esperando 3 horas en la sala de urgencias y me dijeron que no me podían atender porque no tenían unidad de traumatología. ¿Y por qué no me lo dijeron cuando entré? ¿Y por qué me cobraron por decirme eso? Increíble pero cierto. Unos amigos perdieron a su hijo de 12 años (murió de cáncer) y de paso perdieron la casa y se declararon en bancarrota porque no podían afrontar las facturas médicas. Tristísimo. Aún no he visto "Sicko" de Michael Moore pero me temo que va de todo esto.

- Es imposible ir caminando, y mucho menos cruzar la calle a pie, donde yo vivo. No hay pasos de peatones, ¡y las calles son de seis carriles para los coches! NADIE camina salvo que sea para hacer deporte (naturalmente somos cuatro locos). Incluso la policía a veces para a quien va caminando ¡porque es sospechoso que no vaya en coche! Se me han quitado los callos, claro.

- Para no contaminarse de otras personas, venden unas pastillas para tomártelas antes de subirte a un avión o entrar en unos grandes almacenes, ¡para evitar pillar los microbios de los demás! He escuchado decir a mamás en los parques que sus hijos con alérgicos ¡AL AIRE! y que por eso no salen mucho de casa.

- Es TAN caro ir al dentista, que venden kits para arreglarte los dientes ¡tú mismo en casa! Me pareció increíble al principio, pero me ha venido bien, porque se me saltó una muela comiendo caramelos (¡quién me mandaría hacer eso, pero tienen un aspecto demasiado tentador en los supermercados ..:!), y me he hecho un apaño de momento.

- En la guardería me dijeron que si mi hija de tres años y medio se hace pipí encima durante la siesta, no la pueden ayudar a cambiarse de ropa, porque es ilegal. A la profe la pueden expedientar, ¡y yo misma la podría denunciar! He tenido que firmar un papel dando permiso a la profesora para ponerle crema solar a mi hija durante los días de más radiación. De lo contrario, no tienen permitido tocar la piel a los niños.

- Podría hacer casi todos mis recados sin salir del coche, desde ir a la tintorería, comer, ir a la farmacia, hacer la compra, y no tener que mover los pies para nada. Eso sí, he de reconocer que con dos hijas pequeñas, a veces me viene muy bien poder hacer esto.

- Los octogenarios aquí no tienen más remedio que conducir, claro, y en Florida son los que más accidentes provocan. Eso sí, van desde su casa al coche en su silla de ruedas motorizada, la meten en el coche, y a "pasear" en auto.

- Hay carteles publicitarios, anuncios de televisión y de todo incitándote a poner denuncias a todo el mundo, desde por mirarte mal, hasta por un accidente de coche. La mayoría son por errores médicos.... por eso aquí ni el pediatra quiere tocar a tu hijo durante la revisión médica.

- Han matado a tiros al repartidor de un periódico aquí cerca .... Naturalmente en las tiendas "normales" venden armas y munición ... Yo misma podría comprar una pistola y balas. Está cerca de los artículos para la pesca ... ¡?

- Aquí no hay yonquis ni gorrillas como en Sevilla, ni cristales rotos ni colillas en los parques, pero a menudo hay quien me avisa de que no pierda de vista a mis hijas ni un SEGUNDO porque me las roban. Imaginaos el estrés.

- En cambio, al vivir en una zona relativamente tranquila, puedo dejar abierto el coche, incluso con bolsas llenas de compra en el interior, bien visibles, y no pasa nada. Dejo mi bicicleta fuera y nadie me la roba. Hace poco estuve varios días fuera de casa, y al volver, en la puerta me esperaba un enorme paquete con un envío de una tienda, y nadie me lo quitó. ¡En España no me hubiera durado ni diez minutos! Recuerdo que hasta me robaron la bombona de butano de la puerta de mi casa en una ocasión.

- He descubierto que toda la comida empaquetada, aunque sea la misma que se vende en España, como los cereales .... tiene el doble de azúcar y sodio, y la mitad de fibra, por ejemplo, porque a los americanos les gusta así (y por eso hay cada vez más diabéticos). He encontrado jamón serrano y queso manchego a precio del oro, pero no puedo evitar comprarlo. Los quesitos de la Vaca que Ríe son de importación y están entre los alimentos de gourmet. Carísimos, por cierto.

- Aquí los antibióticos y benzodiazepinas y otros medicamentos .. sólo se pueden comprar con receta y a un precio de cientos de dólares por un envase .... pero en cambio los puedes adquirir sin receta y más barato a través de internet a farmacias canadienses y te lo envían por correo. Bush está intentando hacer que esto sea ilegal.

- Todo el mundo va en ropa deportiva, ¡pero pocos practican deporte! De hecho más del 50% de la población americana es obesa. Desde que vivo aquí, he bajado un par de tallas de ropa, ¡pero no porque haya adelgazado! En España llevo la mediana o la grande, y aquí, la pequeña o super pequeña (¡que a veces me queda grande!), porque el tallaje se hace en función de la mayoría, de dimensiones enormes.

- Eso de tomar tapitas y cervecitas aquí no existe. Sólo se puede beber alcohol en un "bar" (nocturno) y aquí cuando la gente sale de copas, va a cogérsela. Si quieres llevarte tu lata de birra a la piscina, has de taparla con la consabida bolsa de papel marrón que se ve en las películas, y te miran como si fueras alcohólica. De hecho está prohibido beber alcohol en la playa, en los parques, etc. a menos que (en algunos estados) pidas permiso al comisario. Pero a cambio ¡no hay botellona!

- Mientras en Sevilla las cofradías se preparaban para los pasos de la Semana Santa, aquí las tiendas estuvieron llenas de huevos de chocolate y conejitos, que son el emblema de estas fiestas.

- El otro día entré en una tienda "española", ilusionadísima, y me recibieron con una actitud gélida que no entendí. ¿Por qué se han americanizado en vez de conservar su sangre caliente?

- Cuando digo que soy española, muchas personas se creen que soy sudamericana. En cambio, un librero que quería pedir mis libros, me preguntó si mis obras escritas en castellano las podría entender un cubano, por ejemplo, porque no tenía claro qué idioma se habla en España.

- También hay cosas positivas, claro: en el supermercado no sólo te meten la compra en bolsas, sino que te la llevan hasta el coche, sin tener que pagar propina. Es comodísimo.

- El servicio al cliente aquí siempre es bueno, porque existe el despido libre (e inmediato), y como te quejes de que te han tratado mal en una tienda, el gerente puede poner al vendedor de patitas en la calle ipso facto. Hace poco me quejé de un empleado que no quiso atenderme (me dijo que era una pérdida de tiempo ya que estaba claro que yo no iba a comprar el teléfono movil de $200 que pretendía venderme), y la empresa me pidió disculpas y me envió un cheque regalo en compensación.

- En comparación con las cosas caras: (alquiler de una mini mansión-barata- $1500 guardería: $500 al mes por media jornada, seguro médico: entre $500 y $1300 para una familia de cuatro), también hay todo lo contrario. Planchas buenísimas por $10, una super aspiradora por $40, un secador de pelo con veinte mil funciones, $15. Y así con todo: televisores, ordenadores, etc. La ropa funcional también es muy barata. Eso sí, cuando las cosas se estropean, se tiran a la basura. Nadie arregla nada.

- En las librerías te puedes sentar en el suelo a leer libros enteros, nadie te lo impide. Incluso en la zona de los niños puedes dejarles leer y jugar con cuentos o muñecos, y es lo normal. Aquí se lee mucho, y las bibliotecas también son fuente inagotable de diversión y entretenimiento para adultos y niños.

- Los bancos abren de 8 de la mañana a 6 de la tarde todos los días menos el domingo. No sabeis lo cómodo que es.

- Se pueden pagar casi todas las facturas (luz, agua, teléfono …) por internet, y si un mes no te llega el dinero, puedes fraccionar los pagos en cómodos plazos.

- Siempre hay algún evento artístico o cultural al que acudir, incluso en una zona más bien rural como es la mía. Festivales de música, de arte, incluso literarios. Aquí los propios autores montan sus tenderetes y venden sus libros en cualquier mercadillo y aprovechando cualquier oportunidad. Yo misma ya lo he hecho con bastante éxito.

- Aquí a los escritores se nos respeta bastante. Esto me ha sorprendido gratamente, claro. En España, cuando decía que era escritora, era como si hubiera contado un chiste malo, en cambio aquí abren los ojos y emiten ooooohs y aaaaahhs muy agradables al oído y al ego del autor. Conseguí que se importaran mis libros editados en España, escribo para dos periódicos, y espero que pronto se publique aquí mi primera libro en inglés, en el que colaboro con una coautora.

5 comentarios:

RUGAC dijo...

http://sietevoces.blogspot.com/2007/12/manual-practico-de-escritura-creativa-1.html

RUGAC dijo...

Gracias, Lorraine;) Tu libro es uno de los que se cita en el mío;)

Miranda dijo...

¡Qué bueno!
Gracias por compartir esa lista de diferencias. Hay cosas sorprendentes.

Sabía lo de la seguridad social y algo había oído sobre los dentistas, pero... ¿kits para uso en casa? ¡Madre mía!

¿Y eso de que no puedan cambiar a las niñas la ropa si se hacen pis? Entiendo dónde puede estar el origen, el motivo que llevaría a adoptar esas medidas, pero... ¿cómo podemos los seres humanos llegar a ese punto, con tanta exageración?

En fin...

Si se te ocurre alguna cosa más, ¡¡no dudes en compartirla, por favor!!

Un saludo!

Lorraine C. Ladish dijo...

Si, hija, un desastre. Todo es porque hay denuncias a go-gó por acoso sexual del tipo más insospechado ... y contínuas. Pero efectivamente este es un país de locos ultimamente. Claro que es un mundo de locos también.
Considero, eso sí, que mientras ciertas cosas me parezcan aberraciones es señal de que todavía conservo cierta medida de sentido común y salud mental.
:)

Rosa Torres dijo...

hola Lorraine, madre mía qué pasada lo de la Seguridad Social y luego hay gente en España que se queja jajaja, me parto, si cada vez que acudo al médico tengo que pagar un mínimo de 300 euros, alucino, madre mía, no me quiero imaginar en mi situación actual, embarazada, que me ve el ginecólogo de la S.S una veaz al mes y pagando por ello, o por romperte la nariz! vaya pasada!!
Y claro, lo de que no cambién a los críos... si es que el mundo está loco! una cosa es el acoso, que m parece aberrante, pero joer, que se haga pi-pí una cría y la tengan empapada en su orina...
Por cierto, no sé si se puede pero si quieres te enví algún embutido, que encima yo que vivo en la sierra salmantina, aquí son exquisitos, si se puede dímelo, en serio que te envío un ragalito de navidad
Mil besitos