martes, diciembre 04, 2007

El sistema de salud en EE.UU., el más surrealista.

Desde que falleció nuestro buen amigo hace unos días, tengo una picazón y un sarpullido que me resulta muy difícil ignorar. Llevo así muchos días. Si estuviera en España, ya habría ido al médico, vía la tan criticada Seguridad Social o por el seguro privado que pagaba cuando vivía allí (porque me lo podía permitir y me gustaba tener ambas opciones). En cambio ahora que vivo en Florida, opto por aguantarme hasta que el tema de salud es más que urgente. Y aún en esos casos, es para pensárselo. Ahora me decanto por el reiki, por alimentarme (y alimentar a los míos) bien (es decir, no consumiendo comida basura y gastando una fortuna en alimentos orgánicos que no tengan hormonas y agentes cancerígenos) y hacer ejercicio.
Para comprender cómo funciona el sistema de salud americano hace falta ser un genio ... ni los americanos que llevan aquí toda la vida lo entienden. Y es que en realidad no hay quien comprenda cómo en un país tan avanzado, un porcentaje muy alto de la población no pueda ir al médico y termine por morir de enfermedades que no se detectaron a tiempo.
Aquí es muy factible terminar en la bancarrota debido a facturas médicas que el enfermo ni su familia pueden afrontar.
Para daros algunas anécdotas de primera mano:
- Unos amigos míos que no tenían seguro médico (porque es carísima la cuota mensual), tuvieron que ir a un hospital de urgencias y tras determinar que no sabían qué tenía mi amiga, le dijeron que tendrían que operarla. Su marido decidió que no, que se irían a Venezuela (su país de origen) y allí la operaron muy bien de un quiste ovárico y prácticamente gratis. Luego les llegó una factura de ... $35.000 por una noche de hospital y otras facturas pof varias pruebas. Para llorar. Además eran facturas diferentes, del que hizo la admisión, del personal de rayos x, del laboratorio, etc. Mi amigo, asesorado por otros que sabían más que él del tema, le aconsejaron que negociara la reducción de la factura por "pronto pago", y como tenía el dinero para hacerlo, pagó a tocateja la mayoría de las facturas y se las dejaron al 50%. Vamos, como si fuera un mercadillo.

- Ahora pagamos un seguro médico "barato", que nos sale por $500 al mes por cuatro personas. Pero cada vez que vamos al médico es una sopresa. Por un chequeo anual en el que afortunadamente no me encontraron nada, recibí facturas que suman $500 y que estoy pagando a plazos. Mi marido tuvo que ir a urgencias porque tosía sangre. Afortunadamente resultó ser una bronquitis que le curaron con antibióticos que nos costaron cientos de dólares. Pero la factura del hospital (con seguro médico) ¡es del $2000! Le hicieron una placa de rayos X, le sacaron sangre, un electro y le extendieron una receta. Además fueron muy desagradables, hasta el punto de que me quejé a la directora de personal. (Aquí en EE.UU. la atención al cliente suele ser de primera). He pedido pagar esa factura a plazos pero todavía me están estudiando el caso, y entretanto recibo más avisos del hospital diciendo que si no pago la factura completa, la enviarán a un centro de cobro de morosos. Y aquí eso te revienta el historial crediticio, que es otro cantar ... y otro dolor de cabeza.

- A unos amigos nuestros se le murió el hijo de 12 años de cáncer. Pues bien, además de eso, tuvieron que vender la casa y declararse en la bancarrota debido a las facturas médicas. Aquí esto no es algo descabellado.

- Para acceder a "Medicaid" que es para la gente de bajos recursos hay que estar literalmente en la calle. Alguien que gane poco pero que tenga un techo no es considerado lo suficientemente "pobre" como para recibir atención médica gratuita.

- En las "farmacias" venden kits para arreglarse uno las caries en casa ... porque el dentista es (como en España, eso sí) inaccesible para muchas personas.

En fin, a mí me queda el consuelo de que (y espero no necesitarlo jamás) si alguno de nosotros enferma gravemente podemos ir a España y acceder a la Seguridad Social (ya no pago un seguro privado porque no me puedo permitir pagar uno aquí y otro en España) ...
Pero vamos, que si viajáis a EE.UU. por vacaciones o cualquier otro motivo, aseguraos bien de tener un seguro médico de viaje o bien que vuestro seguro privado os cubra en el extranjero.
De lo contrario os podéis ver endeudados hasta límites insospechados, por una simple caída o una gripe.
Recordad que un día y noche de hospital son unos $35.000.

No hay comentarios: