viernes, noviembre 30, 2007

Algo se muere en el alma cuando un amigo se va ...

... sobre todo cuando se va para siempre y porque decidió que ya no podía más. Aquí hay dos fotos con Eric, nuestro amigo que hace dos noches no quiso seguir viviendo. La pena nos invade, pero imagino que hay que respetar estas decisiones. Estaba deprimido y ni el tener a su lado a la mujer de su vida lo salvó de sí mismo. Por favor, si alguien lee esto y se encuentra mal, sin fuerzas para seguir adelante, que busque ayuda ... no sólo por su propio bien, sino por las heridas profundas que se abren en los que lo quieren de verdad.
Adios, amigo.

No hay comentarios: