jueves, junio 21, 2007

Cuando el alumno está preparado ....


... aparece el maestro, o los maestros, porque no tiene por qué ser uno sólo. TENGO que repetir que una de las maravillas de la vida, es que nunca es demasiado tarde para casi nada.
Y yo que pensaba que sabía bailar salsa ... Ahora es cuando estoy empezando a aprender y a DISFRUTAR, a sentirlo en el alma. La danza hace reverberar mi espíritu, hace que me sienta a gusto en mi cuerpo, y me ayuda a expresar lo que no puedo expresar con palabras escritas. Uno de los requisitos para bailar bien, o al menos para que nadie advierta que te equivocaste en un paso, es SONREIR siempre, y mostrarte segura de lo que haces, aunque tropieces sobre los pies de tu compañero. Así es en el día a día también.
He redescubierto el baile, y con ello me estoy redescubriendo a mí misma. Ahora es el momento de poner SALSA en mi vida, a pesar de las ampollas en los pies, las agujetas y los errores sobre la pista de baile. De todo se aprende. Las ampollas se curan, las agujetas se pasan, los errores se corrigen, y la danza de la vida sigue ... con una SONRISA.

lunes, junio 18, 2007

Remedios para el malestar

Siempre hay remedio para el malestar emocional y espiritual. La fotografía es de la playa principal de Naples, Florida, donde vivo, y donde suelo ir cuando quiero levantar el ánimo, o sentir acariciado mi espíritu.
Considero un privilegio vivir tan cerca del mar, pero incluso cuando no era así, siempre he tenido a mano una lista de alternativas para los momentos difíciles.
- Correr, caminar o nadar hasta que ya no puedo más.
- Escuchar un libro de superación personal en mi ipod.
- Ducharme y arreglarme, aunque no vaya a salir o ver a nadie.
- Hacer una lista de lo que me preocupa o me causa malestar en ese momento, y guardarla. Más adelante suelo comprobar que todo ya pasó, o que lo que me preocupaba no llegó a ocurrir.
- Ver una película divertida; nada deasiado profundo o dramático. Recuerdo que una vez para animarme fui a ver "Million Dollar Baby" sola, !y salí del cine con una crisis existencial!
- Hablar con una buena amiga por teléfono o mejor aún, en persona, y pedirle que me recuerde por qué es mi amiga.
- Acurrucarme en el sofá con mis hijas y leerles un cuento o ver juntas una película para niños.
- Ir a una clase de baile.
- Tener presente que todo pasa.
- Hacer una lista de cosas por las que estoy agradecida.
- Comprarme algo asequible: un libro, una barra de labios, un esmalte de uñas, bisuteria.
- Buscar conchas en la playa.
- Escuchar música.
- Escribir en mi diario.
- Escribir en mi blog.
:)

jueves, junio 07, 2007

8 cosas sobre mí


Hestia (http://miramemalo.blogspot.com/) me invitó a escribir 8 cosas sobre mí.

Me parece divertido no sólo porque los demás me conozcan mejor, sino por descubrir cómo me veo yo.

1. Siempre me ha gustado dormir MUCHO. Soy capaz de dormir 12 horas seguidas ... o más. Soy un buho, me encanta la noche y cuando aún no era madre, escribía o traducía de noche y al día siguiente me levantaba lo más tarde posible. Ahora me despiertan mis hijas, pero les enseñé que es BUENO DORMIR y sobre todo !levantarse TARDE los fines de semana!
2. Detesto madrugar (obvio, después de lo primero que dije), y por las mañanas no puedo pensar y mucho menos hablar hasta que bebo un par de litros de café (ya no vuelvo a beber café hasta el día siguiente).
3. Me gusta la soledad y hacer cosas sola, como escribir, leer, correr ... Pero también disfruto enormemente de la compañía de personas afines. Me considero tímida, pero los demás me dicen que soy abierta y sociable. ¿Quién tendrá razón?
4. No me resulta fácil hacer amigos del alma, pero cuando los hago, suele ser mediante una química casi instantánea, y mis AMIGOS son para toda la vida.
5. Me reconforta estar rodeada de libros. Siempre hay pilas de libros sobre mi mesa de trabajo, mi mesilla de noche, en el suelo, el sofá, debajo de la cama, en el coche, en mi bolso... Mis hijas tienen más libros que juguetes.
6. Tengo un sentido del humor muy peculiar (humor negro) y que no todo el mundo comprende o comparte, y que por lo general sorprende a quienes lo descubren en mí por primera vez. Como no sé contar chistes, me divierto contando barbaridades o exageraciones, en tono muy serio, para ver como reacciona mi interlocutor. Los relatos que escribo son de este estilo.
7. El mar es un imán para mí. Lo que más me gusta de vivir en la costa es que puedo ir a la playa a diario a pasear, correr o sentarme a meditar en la orilla, mirando las olas y recargando mis sentidos y mi alma. Un momento especialmente mágico para mí es la puesta del sol sobre el agua.
8. Me encantan las tormentas eléctricas seguidas de la salida del sol. El arco-iris me hipnotiza.

Hmmm, no puedo nominar más que a otro blogger para que haga la misma lista, porque en realidad no tengo tiempo de socializar mucho por aquí. Es Delfín Carbonell. http://onlanguageculture.blogspot.com/ No sé si se animará, pero ... probemos.

miércoles, junio 06, 2007

Aprender a Querer

Recuerdo haber dicho, e incluso escrito, que yo no releo mis propios libros. Pues bien, hace un par de días encontré este mismo, titulado Aprender a Querer sobre la mesa de la cocina de una amiga mía. Comencé a hojearlo, y sin darme cuenta me senté a leer los primeros capítulos. Era como si otra persona hubiera escrito esas palabras, que ahora me hablaban a mí, a mi situación actual, y que tanta falta me hacía escuchar o en este caso, leer.
En realidad otra persona escribió ese libro, y aunque vive en mi, no soy yo, porque evolucionamos y cambiamos cada día. Parte de nosotros se renueva a diario, hasta que después de un cierto tiempo, ya no somos los mismos. Eso, si lo hacemos de forma constructiva, aprendiendo de los errores y fallos, superando obstáculos y reconociendo la necesidad de abandonar viejos patrones para poder dar lugar a nuevos, es la evolución personal
El caso es que este libro, escrito por alguien que ya no existe, porque evolucionó hasta convertirse en quien soy ahora, me ha recordado las bases del amor más importante: el amor hacia uno mismo.
Para poder querer y dar amistad y apoyo a los demás y abrir tu corazón para recibir lo mismo de ellos, primero tienes que quererte tú, tratarte bien y ser tu mejor amigo/a. De acuerdo, no es una noticia de primera plana, pero a menudo los conceptos más sencillos son los más eficaces, y si llegan cuando nos hacen realmente falta, dan en el blanco.

sábado, junio 02, 2007

Escribir, a tu alcance


Os presento con mucha ilusión mi decimosegundo libro, recién publicado en España. Si haces doble click en el título de esta entrada, te llevará a Jirones de Azul, donde podrás ver el precio y comprarlo o recomendarlo a quien le guste la escritura. Da un poco de pudor recomendar un libro propio, pero la experiencia me ha enseñado que si una no apoya su propia obra es como si no apoyara a sus hijos.
Hace poco escribí una entrada sobre cómo me sentía al corregir las pruebas de imprenta del libro. Ahora que todo eso pasó, llega la etapa de la fascinación que se siente cuando una ve publicada su obra. Es el momento en que por fin se puede compartir lo que se pasó tiempo y esfuerzo fabricando en solitario.
Escribir a tu alcance contiene el temario de los cursos de escritura que he impartido en diferentes lugares, y que no tienen otro fin que fomentar la producción creativa en escritores de cualquier nivel.
El temario en principio lo diseñé para seguirlo en un entorno de grupo, en una clase, con un moderador o guía, que comencé siendo yo misma, y que luego han sido otros colegas escritores.
También se puede seguir con éxito el curso a solas, siempre que pongas en práctica las sugerencias que doy en el mismo.
Siempre recomiendo hacer lo posible por conocer y reunirse con otros escritores, para intercambiar impresiones y motivarse unos a otros a continuar escribiendo a pesar de las inseguridades, falta de tiempo, incomprensión, y todas las trabas que nos asaltan a diario.
El primer paso para ser escritor es escribir. De eso trata mi libro: de cómo encontrar inspiración, de cómo estructurar las ideas, de cómo perder el miedo a la página en blanco, cómo aceptar y dar críticas constructivas, y más. Lo importante es que, si sientes la necesidad de hacerlo, te lances a escribir pese a quien pese. La calidad de lo que escribas irá mejorando con la práctica.