lunes, mayo 14, 2007

m.a.l.o.



M.a.l.o. es el título de un blog que recomiendo a cualquiera que le interese leer los sentimientos sinceros de una persona que intenta a través de su blog ayudar a otras que comparten sus mismas inquietudes, temores, malos recuerdos, y también las ganas de reconstruir su vida sobre las cenizas y salir adelante y VIVIR.

M.a.l.o. son las siglas de Mírame a los ojos.

Uno de los temas que trata en su blog Hestia -su autora- son los trastornos alimentarios: bulimia y anorexia y cualquier cosa que tenga que ver con estas enfermedades que pueden llegar a ser mortales. ¿Cómo sé que pueden ser tan graves? Porque, como me ha hecho recordar el blog m.a.l.o, yo también pude haber muerto a manos de un trastorno alimentario, y escribí dos libros sobre ello. El primero, titulado Me Siento Gorda, fue un recuento visceral de cómo marcó la bulimia mi adolescencia y primeros años de adulta. Me resultó doloroso escribirlo y nunca lo he vuelto a leer, y hace catorce años que se publicó por vez primera. Unos años más tarde, una editorial me encargó otro libro sobre el mismo tema, que al principio no quise hacer. Pero para entonces ya era madre, y pensé que era mi deber escribir de nuevo sobre algo que formaba parte de mi ser, ya que podía hacerlo desde una perspectiva más subjetiva pero sin olvidar mis raíces. Lo titulé Miedo a Comer.

Pienso que todos pasamos épocas oscuras en la vida, y que el primer paso para salir de ellas es reconocerlas, al menos a una misma. No es preciso confesarse ante el mundo, aunque si eliges hacerlo, a menudo encuentras más apoyo y más comprensión de la que puedas imaginar.

Desde aquí mis palabras de aliento para cualquier que ahora se encuentre sumida o sumido en anorexia, bulimia, o cualquier adicción ... Se puede salir, siempre se puede salir, incluso aunque haya recaídas, momentos de terror, de desespero y depresión ... Se puede llegar a ser feliz, pero sin bajar nunca la guardia. ¿Cual es la solución? Hay muchas pero todas se basan en cortar el ciclo compulsivo, aumentar la autoestima y perseverar, siempre perseverar.

Y por último, incluso cuando se salió del pozo, no olvidar jamás que una estuvo allí, y que podría volver a caer en el momento más inesperado.

You are as sick as your secrets, se dice en inglés. (Cuantos más secretos tengas, más enfermo/a estás). Confiésatelos a ti mismo o a tu mejor amigo o alguien que te comprenda, y habrás dado un gran paso hacia tu recuperación.

Visita el blog que recomiendo haciendo click en el título de esta entrada.

No hay comentarios: