lunes, mayo 28, 2007

Baila como si nadie estuviera mirando ...


La danza ha sido y es una de mis aficiones pasionales. Es una pasión que tenía abandonada y que, al retomarla recientemente, después de (demasiados) años, me he dado cuenta de lo mucho que la añoraba.
A lo largo de mi vida practiqué danza moderna, jazz, baile de salón, salsa, merengue y sevillanas, (porque viví ocho años en Sevilla). Aprendí algunas técnicas en clases, otras sobre la pista de baile, y ahora compruebo que todavía me queda mucho por aprender. Pero lo que también siento de nuevo es que, independientemente de que lo haga mejor o peor, llevo la danza en la sangre, y que cuando bailo me olvido de problemas y de preocupaciones y soy capaz de disfrutar plenamente el momento. Bailando me siento viva, sube mi autoestima, y la explosión de adrenalina y de endorfinas perdura más allá del rato en que estuve moviendo las caderas al son de ritmos latinos.
La vida es una y es corta, y si encontraste una actividad que te gusta y te hace sentir bien, haz lo posible por practicarla regularmente, sobre todo si atraviesas un momento difícil en tu vida. No importa que no lo hagas a la perfección: si te equivocas en un paso, siempre puedes rectificar, y seguir aprendiendo. Baila (o pinta, o esculpe, o canta) como si nadie estuviera mirando, y al menos en ese rato, serás realmente feliz.

miércoles, mayo 23, 2007

Cómo manejar las crisis

Para cualquiera que esté pasando por una crisis y domine el inglés, recomiendo este libro titulado "Bienvenido a su Crísis: Cómo usar el poder de una crísis para crear la vida que deseas". Tendemos a considerar los momentos de crísis, como pueden ser la pérdida de un empleo, una separación sentimental, un divorcio, la muerte de un ser querido o una grave enfermedad, como algo negativo. La autora del libro, Laura Day, cuya madre se suicidó cuando ella tenía sólo catorce años, admite que las crisis pueden ser extraordinariamente dolorosas. Pero tabién dice que cuando se afrontan de lleno a pesar del miedo y de la angustia, las crisis pueden ser fuente de poder, esperanza y de una nueva visión de uno mismo, y el comienzo de la vida que uno realmente desea.
A veces para renacer es preciso tocar fondo, y cuanto más profundo sea ese fondo, mejor, porque al menos ya sabes que más bajo no puedes caer, ya más no puedes sufrir. Si ahora te sientes rota por dentro y crees que este sufrimiento nunca tendrá fin, intenta recordar otros momentos de tu vida en que superaste situaciones y angustias que pensaste que serían eternas.
Si te preguntas por qué te despidieron a ti, por qué enfermaste, por qué te abandonó tu pareja y por qué sientes que se te ha partido el alma, piensa en lo peor que crees que te pasó en la vida con anterioridad a este momento, y cómo a la larga creciste interiormente o consguiste algo positivo a consecuencia de ello.
Crísis tenemos todos en algún momento: está en nuestra mano dejarnos inmovilizar por ellas, o bien usarlas para evolucionar y aprender. Sé que es fácil de decir y más difícil de hacer, ya que el hecho de haber leido este libro es porque yo misma atravieso una crísis, otra más de las muchas que he superado y que seguramente, todavía me quedan por lidiar.

lunes, mayo 14, 2007

m.a.l.o.



M.a.l.o. es el título de un blog que recomiendo a cualquiera que le interese leer los sentimientos sinceros de una persona que intenta a través de su blog ayudar a otras que comparten sus mismas inquietudes, temores, malos recuerdos, y también las ganas de reconstruir su vida sobre las cenizas y salir adelante y VIVIR.

M.a.l.o. son las siglas de Mírame a los ojos.

Uno de los temas que trata en su blog Hestia -su autora- son los trastornos alimentarios: bulimia y anorexia y cualquier cosa que tenga que ver con estas enfermedades que pueden llegar a ser mortales. ¿Cómo sé que pueden ser tan graves? Porque, como me ha hecho recordar el blog m.a.l.o, yo también pude haber muerto a manos de un trastorno alimentario, y escribí dos libros sobre ello. El primero, titulado Me Siento Gorda, fue un recuento visceral de cómo marcó la bulimia mi adolescencia y primeros años de adulta. Me resultó doloroso escribirlo y nunca lo he vuelto a leer, y hace catorce años que se publicó por vez primera. Unos años más tarde, una editorial me encargó otro libro sobre el mismo tema, que al principio no quise hacer. Pero para entonces ya era madre, y pensé que era mi deber escribir de nuevo sobre algo que formaba parte de mi ser, ya que podía hacerlo desde una perspectiva más subjetiva pero sin olvidar mis raíces. Lo titulé Miedo a Comer.

Pienso que todos pasamos épocas oscuras en la vida, y que el primer paso para salir de ellas es reconocerlas, al menos a una misma. No es preciso confesarse ante el mundo, aunque si eliges hacerlo, a menudo encuentras más apoyo y más comprensión de la que puedas imaginar.

Desde aquí mis palabras de aliento para cualquier que ahora se encuentre sumida o sumido en anorexia, bulimia, o cualquier adicción ... Se puede salir, siempre se puede salir, incluso aunque haya recaídas, momentos de terror, de desespero y depresión ... Se puede llegar a ser feliz, pero sin bajar nunca la guardia. ¿Cual es la solución? Hay muchas pero todas se basan en cortar el ciclo compulsivo, aumentar la autoestima y perseverar, siempre perseverar.

Y por último, incluso cuando se salió del pozo, no olvidar jamás que una estuvo allí, y que podría volver a caer en el momento más inesperado.

You are as sick as your secrets, se dice en inglés. (Cuantos más secretos tengas, más enfermo/a estás). Confiésatelos a ti mismo o a tu mejor amigo o alguien que te comprenda, y habrás dado un gran paso hacia tu recuperación.

Visita el blog que recomiendo haciendo click en el título de esta entrada.

jueves, mayo 10, 2007

Feliz Día de la Madre

Ya, ya sé que en España el Día de la Madre es el primer domingo de mayo, pero en EE.UU. que es donde vivo ahora, es el segundo domingo de mayo. Así que os felicito a todas las madres - NOS felicito - entre medias de ambas fechas. Ser madre no es fácil, eso ya lo sabemos, pero si no tuviera recompensas, nadie repetiría la experiencia de embarazarse y parir y criar más de un hijo. Yo tengo dos y a veces siento que me falta cabeza, manos y tiempo para atenderlas bien y además trabajar, cuidarme mínimamente, y mantenerlo todo en equilibrio.
En realidad no hay un día de la madre, sino una vida de la madre cuando tienes locos bajitos. Y esta vida es complicada: a veces llegas al final del día con ganas de llorar, porque las rabietas de tus pequeños te dejaron sin energía, o porque no quisieron cenar o ... simplemente porque no lograste hacer todo lo que te propusiste para esa jornada. En cambio hay otros en que todo fluye: logras hacer bien tu trabajo, la colada, ir al gimnasio, y además leer cuentos a los peques antes de acostarse, y para colmo se duermen rápidamente y sin despertarse ni una sola vez durante la noche. Hablo de cuando son pequeños, claro, porque cuando son adolescentes ya es otra historia, mucho más complicada.
Todas las madres nos sentimos a ratos (!o a menudo!) que no somos perfectas, y es que no lo somos ... Lo que deberíamos interiorizar es que mientras tengamos la intención de ser la mejor madre que nuestra situación y nuestras posibilidades personales nos permitan ser, eso es más que suficiente. Nuestra labor es amar a los hijos, darles apoyo y atención.
Nadie nos va a dar una medalla, o un diploma por nuestro trabajo diario como progenitoras y menos aún nos van a calmar nuestras dudas internas ... de modo que !a desterrar el sentimiento eterno de culpa, y a disfrutar de una de las labores más importantes del mundo, que es ser mamá! Felicidades a todas, las que son madres biológicas, las que lo son por adopción, y también las que decidieron no parir hijos pero que son excelentes tías, madrinas o simplemente amigas de los hijos de sus amigas. Toda mujer, de alguna manera, ejerce de madre alguna vez.
Amigas, estamos todas juntas en este barco, !y no vamos a permitir que se hunda!