miércoles, julio 12, 2006

Seguir "palante"

Algunos días, cuesta levantarse de la cama. Creo que esto nos pasa a todos alguna vez, aunque hay quien lo experimenta a diario. Todos tenemos problemas o circunstancias que en ocasiones parecen adherirse a nuestra alma de tal forma que el peso de la misma hace difícil el enfrentarse al nuevo día.
Pero, pase lo que pase, hay que seguir "palante", porque la vida es así. No importa que llueva, que brille el sol, que tengamos dinero o no en el banco, una enfermedad pasajera o crónica, amigos o falta de ellos, entre otras muchas cosas.
Importa el hecho de que no estamos solos. De nosotros dependen otras personas, como nuestros hijos, padres, hermanos y amigos. Nacemos y morimos solos, sí. Pero en el día a día, es un acto de extremo narcisismo e incluso egoismo, el permitirse el lujo de llevar el pesimismo o los problemas por bandera. Uno no puede dejarse arrastrar por la melancolía, sobre todo si va a arrastrar o contagiar a quienes lo rodean y sobre todo a quienes lo quieren a uno.
Siento que tengo la responsabilidad de sonreír, de jugar, de infundirles a mis hijas ganas de vivir y la sensación de que "todo está bien", aunque no siempre sea cierto.
Ellas son mi motor, y el motivo de que hoy, aunque no tenga ganas de trabajar, esté al teclado, y haya sentido la necesidad de escribir esto antes de enfrentarme a las vicisitudes del día de hoy.

No hay comentarios: