miércoles, junio 28, 2006

"No he tenido tiempo"

Una de las cosas que menos entiendo del mundo actual es que, cuando alguien no ha podido (o no ha querido) ponerse en contacto con una, responder sus llamadas telefónicas, mensajes o e mails, arguya que "no ha tenido tiempo". A mi entender, y aunque yo misma peque de semejante grosería, esto significa simplemente que mi interlocutor simplemente olvidó responderme, o bien que, como me decía recientemente mi querido padre, esa persona eligió hacer otras cosas en lugar de atenderme.
Si uno no tiene tiempo de hacer algo, es que durante esos minutos decidió dedicarse a otra actividad. Eso en sí no me molesta. Lo que realmente me fastidia, es cuando alguien que supuestamente trabaja contigo en equipo: llámese editor, agente literario, relaciones públicas, o tu propio jefe en la oficina, te ignora por completo durante meses, y luego te dice que es que "no ha tenido tiempo" de responderte. O sea, que no ha querido o no ha intentado sacar unos minutos, o incluso segundos, para atenderte.
Es como "la llamada en espera" ... cuando alguien habla contigo por teléfono, y en mitad de una frase suena un pitido y te dice "ay, te dejo, que me está entrando otra llamada". A menos que te haya advertido de antemano que espera una llamada que va a cambiar su suerte, como el anuncio de que le ha tocado la lotería, o la muerte de un familiar, es tamaña grosería colgar a media conversación, con semejante excusa.
Lo mismo que atender el teléfono móvil o celular, y charlar animadamente con quien llama, mientras tu interlocutor físico espera mirando a las musarañas, o fingiendo revisar su agenda, a que termines esa conversación que interrumpió la que manteníais vosotros.
Esto me hace pensar que a veces yo misma peco de "no tener tiempo" para responder e mails o llamadas, y me hago el firme propósito de al menos enviar una frase que le haga saber a quien me escribió, que la tengo en mente. Y sobre todo, cumplir con la promesa de responderle en el plazo que prometí hacerlo, a menos que un huracán o una parálisis me impidan hacerlo.
Es cuestión de establecer prioridades, y sobre todo darse cuenta del mensaje que lanzamos al otro cuando lo ignoramos o le decimos que tenemos cosas más importantes que hacer que ponernos al teléfono con él o ella.
"No he tenido tiempo" en realidad significa: "no me ha dado la gana".

No hay comentarios: